bc

El amante

book_age18+
detail_authorizedAUTHORIZED
1
FOLLOW
1K
READ
billionaire
forbidden
age gap
pregnant
like
intro-logo
Blurb

Tras la muerte de sus padres, María, a los nueve años, conoció al misterioso Sarkon Ritchie, de diecisiete, que decía ser amigo de su padre y quería tomarla bajo su protección y cuidar de ella.

A medida que crecía, se dio cuenta de que Sarkon procedía de un mundo totalmente distinto al suyo: un mundo de plutócratas, la gente más poderosa y adinerada de la alta sociedad de Lenmont, y la vida de María había dado un giro extraordinario…

A pesar de la insistencia de Sarkon en ser el tutor de María, que juró protegerla en lugar de su padre, ella se enamoró de esa mirada azul impactante y ese encanto bestial. Pero, ¿qué significaba amar a la segunda persona más poderosa de la alta sociedad de Lenmont? ¿Le correspondería él alguna vez? ¿O será María un peón más en una lucha de poder?

«El amante» ha sido creado por Elle Gobe, autora de eGlobal Creative Publishing.

chap-preview
Free preview
Capítulo 1: Un amor secreto
El sol de la tarde brillaba alto en el cielo, proyectando sus rayos dorados sobre la metrópoli de Lenmont, una enorme jungla de asfalto conocida en el mundo como la “Tierra de la esperanza y los sueños". Desde la estratosfera de la Tierra, Lenmont era una lágrima gigante rodeada por las partes más azules del océano. Ese día, el océano era excepcionalmente azul. Alegre, incluso, como un gran espejo que refleja el cielo soleado. Los pájaros planeaban sobre una extensión de arena brillante bordeada de ondas brillantes. Junto a la playa, una villa se alzaba orgullosa en medio de una pradera del tamaño de seis campos de fútbol mientras ondas de música brillante brotaban de su interior. Una figura esbelta con cabello largo y delicioso de color rojo pardusco, la única en Lenmont, se balanceaba suavemente con un violín en medio de sus hermosas manos rubias. Luego, hizo una pausa. Giró sus elegantes caderas y frunció levemente el ceño ante su doncella que estaba cerca. “¿Le gustará esto al tío Sarkon?" La mujer de uniforme, que era más madura y de comportamiento más sabio, le devolvió la sonrisa y respondió con sinceridad: “Por supuesto que lo hará, señorita María. Has practicado muy duro". María, de dieciocho años, se quitó el instrumento de su cuello enrojecido y levantó los dedos. Se habían formado nuevas ampollas sobre callos viejos. Sonriendo débilmente, inclinó la cabeza delicadamente hacia la izquierda y luego hacia la derecha para aliviar el dolor de su cuello. La criada notó más callos a lo largo de la suave curva de su hombro y se tragó un suspiro. “Valdrá la pena", murmuró su joven ante el mar reluciente. "Sí. Definitivamente valdrá la pena, señorita María. Al señor Sarkon le encantará, estoy seguro". Sólo el sonido de su nombre fue suficiente para provocar una enorme sonrisa en esos labios rosados. Una sonrisa de secreto; el más profundo afecto por ella única. El único que podía hacerla temblar con furiosos aleteos de millones de mariposas esperando estallar en su pecho. Una preciosa amante conocida sólo por su corazón. Pero él no era un amante, todavía no. María pensó y agarró su arco voluntariamente. No es que no le agradara. Él simplemente... Él no lo sabía todavía. La doncella vio la expresión encantada de su pequeña ama y sonrió con el afecto de una hermana mayor y la complicidad de una mejor amiga. Conocía el secreto en el corazón de María y la persona que ocupaba cada centímetro de su mente. Desde que la joven tenía once años, anunció repetidamente que se casaría con Sarkon, su tutor, quien la adoptó cuando tenía nueve años. Al principio, las palabras de María fueron pensadas como un juego de niños y tratadas como tales. Las niñas de su edad siempre quisieron casarse con su padre cuando fueran mayores, pero luego tuvieron sus propios maridos. La criada pensó que Sarkon era como una figura paterna para María. Pero no fue el caso de María. Por el contrario, su deseo de casarse con Sarkon, el segundo hombre más poderoso y peligroso de Lenmont, se convirtió en algo más que se hizo más fuerte con cada año que pasaba. Ella nunca lo mantuvo en secreto. Desde que se plantó en ella la semilla del amor, todos los días mostró su afecto abiertamente y de todo corazón para que todos en la casa lo vieran. Anhelaba a Sarkon y que él le devolviera su afecto como lo haría una mujer enamorada. “¿Volverá a cenar hoy?" La voz de María resonó en el fresco espacio, trayendo a la criada de regreso a la biblioteca donde habían estado practicando violín durante las últimas cuatro horas. "Por supuesto", respondió la criada con seriedad. “Sabes que lo hará. Por muy ocupado que esté, siempre volverá a casa para cenar contigo". María levantó la mirada hacia las brillantes aguas azules del exterior. Le recordaron esos hermosos ojos de un azul profundo. Un rostro inundó su mente. Esa nariz afilada, esos labios carnosos y esa mandíbula fuerte y cincelada pertenecían sólo a Sarkon. Su Sarkon. La sonrisa se transformó en una línea seria. María había visto recientemente la forma en que Sarkon la miraba. Hubo un cambio. Él la estaba viendo de manera diferente... Ayer, mientras daban su habitual paseo de sobremesa por los jardines, María, de improviso, les propuso dar un paseo por la playa. “Todavía podemos ver la puesta de sol. ¡Vamos!" Ella chirrió emocionada ante el rostro inexpresivo que la miraba. Sarkon nunca había mostrado ninguna emoción desde el día en que lo conoció. Al principio, ella lloraba de miedo cada vez que encontraba su mirada. Ahora estaba acostumbrada. Sonriendo ante el rostro frío y serio, ella le agarró la mano y lo atrajo hacia el sonido de las olas rompiendo. Él la siguió en su habitual silencio. Mientras sus pies se movían por la suave arena, notó los brillantes zapatos de cuero n***o de Sarkon que caminaban silenciosamente a su lado y se rió. El viento soplaba a través de ellos, jugueteando con sus rizos de color rojo parduzco y agitando su vestido ferozmente como la vela de un barco. Se metió el pelo detrás de la oreja mientras se giraba hacia la yema anaranjada del sol que descansaba en el horizonte del mar metálico. Sosteniendo una mano sobre sus ojos como si fuera un techo, se maravilló ante la gloriosa vista. "Es tan hermoso, ¿no?" Sarkon no le respondió. María giró hacia su izquierda y se quedó paralizada. Bañado por el cálido resplandor de los colores del atardecer, el hombre que se veía a sí mismo como su guardián, el hombre que ella veía como su protector, el hombre que había estado invadiendo sus sueños todas las noches, se encontraba ante ella como una hermosa estatua de bronce en su totalidad. traje n***o. Sus profundos ojos de cristal azul se clavaron en los de ella. Vio algo en ellos que nunca antes había visto: un deseo tan fuerte que casi no podía respirar. "Señorita María", la voz de su doncella la devolvió bruscamente al violín en sus manos. “¿S-sí?" Ella respondió lo más fríamente que pudo. "Señor. Sarkon ha vuelto. María se dio la vuelta. No pudo ocultar su gran sonrisa. "¿En realidad?" Luego, miró hacia abajo y jadeó horrorizada: “¡Esto no sirve! Necesito cambiar, Sophie". Sophie le devolvió a su pequeña ama una sonrisa de complicidad. "Por supuesto." Las dos mujeres corrieron a lo largo de pasillos alineados con costosos tapices y obras maestras de arte y escultura hasta que llegaron a una gran puerta de roble. María fue más rápida que su doncella y rápidamente abrió la puerta. Sin esperar su ayuda habitual, corrió a su armario y cogió un vestido del color del cielo azul sin nubes salpicado de estrellas. Sosteniéndolo contra su frente, María le sonrió a Sophie en el espejo: "Quedará hipnotizado". Sophie no pudo evitar sonreír también. "Sí, no podrá quitarte los ojos de encima." María se rió con orgullo. "Vamos a vestirnos, señorita. Yo le peinaré". Hubo un suave golpe en la puerta. Sophie desapareció para contestar. La tela sedosa se ajustaba perfectamente a su piel, mostrando sus curvas en los lugares correctos. María miró el escote en V y la parte superior de sus senos y sonrió. Sophie apareció de nuevo en el espejo. María sonrió ampliamente ante su reflejo, "¿Cómo me veo?" Sophie intentó sonreír, pero María lo sabía mejor. Con los hombros caídos, convenció a la criada para que le dijera lo que pensaba. "¿Qué pasa? ¿Le pasó algo al tío Sarkon?" Sophie negó con la cabeza: "Está bien, señorita". María se llevó una mano al pecho aliviada. "Pero el señor Sarkon está con una invitada. Una mujer". "¿Una mujer? ¿Sabes quién?" María sintió una mezcla de incertidumbre y celos. Ella se dio la vuelta. Sophie sacudió la cabeza a modo de disculpa. "Albert no dijo nada excepto que el señor Sarkon espera que la señorita esté presente en cinco minutos. El invitado no debería estar esperando". María abrió mucho los ojos con incredulidad. Se le secó la boca. Sonó como una orden. El primero de Sarkon. Durante los nueve años que vivieron juntos, él nunca le dio órdenes ni la apresuró a hacer nada. Tampoco había traído nunca a una mujer a casa. ¿Cuál es su relación con Sarkon? Una extraña sensación de pánico se apoderó de María. Entonces, una sensación de temor se disparó en su pecho. Sus ojos esmeralda se abrieron ante el suelo alfombrado de color beige mientras su mente buscaba la razón más plausible. Probablemente sea una socia comercial. Respira, María. María inhaló profundamente y exhaló lentamente. Ella comprobó su reflejo. Una vocecita en su cabeza le dijo que fuera rápidamente a ver a Sarkon. María logró sonreírle a Sophie. "Vamos." "Pero señorita, su cabello". "Dejémoslo así", María se dio la vuelta y se deslizó hacia la puerta. “El tío Sarkon tiene razón. No deberíamos hacer esperar a nuestro invitado". *** Como siempre, los ojos de María se dirigen instintivamente a Sarkon. Debido a su constitución atlética y gran altura, a María le recordaba a un Hulk. Pero este armatoste de veintiséis años exudaba un carisma mortal y tenía el magnetismo de un modelo de revista. Los hombres de todo Lenmont siguieron su estilo de trajes con un corte masculino clásico y un tupé elegante, mientras que las mujeres se pisoteaban unas a otras solo para llamar su atención durante más de cinco minutos. Ninguna de esas mujeres lo logró. Excepto, por supuesto, María. Pero todo eso cambiaría.

editor-pick
Dreame-Editor's pick

bc

Her Triplet Alphas

read
7.8M
bc

The Heartless Alpha

read
1.7M
bc

My Professor Is My Alpha Mate

read
529.4K
bc

The Guardian Wolf and her Alpha Mate

read
653.2K
bc

The Perfect Luna

read
4.1M
bc

The Billionaire CEO's Runaway Wife

read
655.5K
bc

Their Bullied and Broken Mate

read
501.4K

Scan code to download app

download_iosApp Store
google icon
Google Play
Facebook