bc

Deseando a mi jefe

book_age18+
1.4K
FOLLOW
7.4K
READ
HE
age gap
boss
bxg
kicking
brilliant
office/work place
friends with benefits
like
intro-logo
Blurb

Laura Berrios, tiene muchas deudas por las facturas médicas de su difunta madre. En su

primer día de trabajo se entera que su nuevo jefe es engreído e exigente. Al verlo en persona se da cuenta que es todo eso, pero sobre todo es muy atractivo.

Pero los romances en el trabajo están prohibidos. Sin embargo, surge en su interior un deseo secreto hacia él que la hace soñar.

Pero sus fantasías se alimentan cuando él la mira como si quisiera devorarla. Sumérgete en este romance de oficina.

chap-preview
Free preview
Capítulo 1
Narra Laura Entré al edificio de Corporación Berlín. Llegué al mostrador de recepción, mi cabeza giraba de izquierda a derecha, queriendo verlo todo a la vez y sin creer que ahora era parte de ello. Este fue el primer día de mi nueva vida. Ciudad Nueva. Nuevo trabajo. Nuevo todo. —¿Puedo ayudarla, señorita? La voz rompió mis pensamientos y me concentré en el anciano guardia detrás del mostrador. Su uniforme azul de seguridad colgaba holgadamente sobre su frágil cuerpo. —Hola–miré la etiqueta con su nombre—.Jim. Soy Laura Berrios y hoy es mi primer día. Sus dedos nudosos escanearon el papel sobre su escritorio. —Ah, aquí está. Oh, es la nueva interna del señor Brown —él sonrió disculpándose. Eso fue raro. ¿Estaba sintiendo lástima por mí? No podría ser. Fui la graduada más afortunada de todas las universidades del país. Esta fue la pasantía más solicitada en Wall Street y fui yo quien la obtuvo—.Firme aquí y suba directamente al último piso. Ese es el piso ejecutivo. Luego gire a la izquierda hacia la oficina del director financiero. Cuando me registré, estallaron susurros a mi alrededor, algunos de ellos lo suficientemente fuertes como para que yo los escuchara. —Pobre chica. —Espero que esta dure más de un mes ¿Qué esta pasando? Esto no tenía ningún sentido. Mi entusiasmo disminuyó un poco hasta que Jim me entregó mi tarjeta de empleado. Extendí ambas manos y cerré los dedos alrededor como si me estuviera otorgando un pergamino sagrado. Esto era por lo que había trabajado tan duro durante los últimos ocho años. Contuve un grito de alegría mientras apretaba mi recompensa por no rendirme nunca. —Escanee su tarjeta en la puerta de allí para llegar a los ascensores— dijo con otra sonrisa de disculpa—. Y buena suerte para usted, señorita. Ignoré la expresión de lástima en su rostro. —Gracias, Jim–dije animadamente y seguí a los otros trajes a través del vestíbulo. Mire mi tarjeta de empleado, pasé el pulgar por el plástico liso, con una sonrisa en mi rostro. Mi nombre estaba impreso en letras grandes y en negrita junto a las exquisitas letras laminadas del logotipo de la empresa. Apretándolo contra mi pecho, miré hacia el cielo y susurré: —Lo logré, mamá— ella habría estado muy orgullosa. En la puerta de acceso, escaneé mi pase y las puertas corredizas transparentes se abrieron con un silbido de bienvenida. Siguiendo a los otros trajes, metí mi gran trasero en el ascensor lleno de gente. El ascensor se detuvo nueve veces y los empleados se dirigieron a sus respectivos pisos. Al quedarme sola para continuar hasta el último piso, estallé en un baile feliz. No podía creer mi suerte al conseguir esta prestigiosa pasantía. No. No es suerte. Sangre, sudor, lágrimas, ojeras permanentes bajo mis ojos y manchas de baba en mis camisas por quedarme dormida entre clases y turnos de trabajo. Me había tomado más del doble de los años que normalmente se requieren para terminar mis estudios universitarios debido a todos los trabajos a tiempo parcial que tuve que aceptar para mantenerme y pagar las facturas médicas de mamá. Finalmente me gradué en Finanzas y solicité la pasantía días antes de cumplir veintiocho años. El arduo trabajo había dado sus frutos. Finalmente. Sentí que todo el dolor de los últimos años había quedado atrás. Podría empezar de nuevo. Un nuevo comienzo. Moví mis caderas, moví mi cabeza de lado a lado y moví mi cabello hacia adelante y hacia atrás. Incluso intenté hacer twerking. Fracaso total. Pura euforia se extendió por mi cuerpo. Arqueé la espalda, levanté la cabeza y me quedé inmóvil en la postura de un contorsionista ¡Oh, mierda! Estaba mirando directamente a la cámara de vigilancia. Qué manera de hacer el ridículo en tu primer día, Laura. Rápidamente me enderecé adoptando una postura propia de una mujer de negocios seria mientras mi cerebro luchaba por descubrir quién podría haberme estado observando. Suspiré y la confianza regresó junto con el entusiasmo del primer día de trabajo. También me consoló pensar que ninguno de mis compañeros de trabajo directos habría visto esa torpe exhibición.

editor-pick
Dreame-Editor's pick

bc

Mi Sexy Vecino [+18]

read
49.6K
bc

La esposa rechazada del ceo

read
159.9K
bc

Prisionera Entre tus brazos

read
85.4K
bc

Bajo acuerdo

read
7.2K
bc

Navidad con mi ex

read
8.6K
bc

Tras Mi Divorcio

read
508.1K
bc

Yo, no soy él

read
88.0K

Scan code to download app

download_iosApp Store
google icon
Google Play
Facebook