bc

Lo prohibido [Anexo]

book_age18+
5
FOLLOW
1K
READ
HE
age gap
arrogant
drama
campus
highschool
secrets
war
musclebear
civilian
like
intro-logo
Blurb

Artur y Meik se conocen en una época difícil. El primero, es un chico de diecisiete años. El segundo, un soldado bajo las órdenes del padre de Artur. Ambos saben desde el segundo en el que se conocen que las cosas no serán sencillas, que lo que están haciendo no es correcto, pero lo harán de todas maneras, intentando que lo que sienten florezca.

Nota de la autora: este es un anexo de la historia "Del otro lado del cerco" puede haber spoilers de la historia ya mencionada.

Autora: Yaoi-Hands-Mio

chap-preview
Free preview
Capítulo 1
Narra Meik Miré por la ventanilla del auto mientras escuchaba a mi superior hablar, pero no le prestaba mucha atención, solo rezaba porque no me reubicaran de nuevo y me mandasen al frente de batalla. Realmente nunca tuve la intención de entrar a la milicia, pero lo he hecho por mandato de mi padre y mi abuelo; toda mi familia por parte de mi padre siempre fueron militares, pero a mí no me gusta esto en lo absoluto. Una vez que el auto se detuvo, uno de mis superiores, otro soldado y yo nos bajamos. El teniente coronel se paró firme ante un capitán general y lo saludó con la veña, rápidamente imité sus acciones. —General Henlein, trajimos a un soldado para que lo ayude en la administración de este lugar. El capitán general me dirigió la mirada y extendió su mano hacia mí, la estreché mirando cuidadosamente sus facciones. No era más que otro soldado frío que sirve al Führer. —Soy Niklas Henlein —se presentó con seriedad—. Eres suboficial, ¿verdad? —asentí. —Soy Meik Fellner, suboficial. Esta vez él fue quien asintió, haciendo un ademán con la mano para que lo siguiera. Echamos a caminar hacia la casa que, imagino, le dieron para su familia dado su cargo. —¿De dónde eres? —preguntó mientras entrábamos. —De Oranienburg. Miré por encima del hombro de Henlein, vi pasar a un chico caminando de manera somnolienta hacia lo que supongo era la cocina. El general me llevó hasta su despacho y me entregó una pequeña carpeta amarilla, luego me guio a la sala donde comencé a leer los informes que me había dado. —Dices que vienes de Oranienburg —asentí—. Tu legajo dice que has trabajado en Sachsenhausen —volví a asentir, guardé los papeles en la carpeta y lo miré—. Ven —lo seguí—. Conocerás a mi familia y, dado que en el campo ya no hay lugar para que duermas te quedarás aquí, en la habitación extra —me explicó mientras entraba en una de las puertas. —Bien. Entramos al comedor donde se encontraban un par de niños, una mujer y una sirvienta. —Oh, hola —dijo la mujer sonriendo—. Soy Amelie, y ellos son Artur y Noah —paseé mi vista de la mujer a los niños que se encontraban en la mesa. —Encantado de conocerlos —paseé mi vista nuevamente por todos ellos deteniéndome en el rostro de uno de los niños. —Él es el suboficial Meik Fellner —el niño apartó la mirada de mí para mirar a su padre—, espero —ahora se estaba comportando como un padre, pero conservaba el tono militar— que le muestren tanto respeto como me lo mostrarían a mí. Henlein hizo un ademán para que me sentase con ellos. Me senté frente a los niños sintiendo la mirada de uno de ellos fija en mí. Luego del desayuno, Henlein me llevó hasta su despacho dónde empezamos a hacer papeleos por mi traslado y me ponía al tanto de la situación del campo. Mi trabajo aquí es mucho más sencillo que en Sachsenhausen, donde el general a cargo del lugar obtuvo un cargo más alto nombrado por Hitler y me dejó el cargo a mí, ya que era su mano derecha. —Bien, eso es todo —dijo Henlein entregándome unas cuantas carpetas más—. La sirvienta debe estar en las escaleras con tu equipaje, así que ella te mostrará tu habitación —se levantó de su escritorio—. Ponte al día con el trabajo-asentí y salí del despacho. Me dirigí algo desorientado hacia la escalera donde encontré a la criada de la que hablaba Henlein. Ella tomó mis maletas cuando me vio acercarme, pero la detuve cuando estuve junto a ella, le di los papeles que traía yo y tomé las maletas, ella me agradeció el gesto con una pequeña sonrisa para luego guiarme hasta la habitación que usaría. Una vez dentro me sentí fuera de lugar, tal como en Sachsenhausen. —Todo por la culpa de la tradición de la familia —pensé abriendo la ventana de mi cuarto, me asomé un poco y suspiré—. Al menos eligieron un lugar bonito para hacer la mierda de campo de trabajo. Me aparté de la ventana, subí mi maletas a la cama y comencé a desempacar, aunque no saqué muchas prendas, ya que unos golpes en la puerta me distrajeron. Rápidamente me acerqué a la puerta y la abrí, del otro lado se encontraba uno de los hijos de Henlein. —D-disculpe que lo moleste —dijo de manera tímida desviando la mirada hacia el suelo—. M-mi madre quiere saber si se siente a gusto en este cuarto. Una pequeña sonrisa apareció en mi rostro sin que pudiera evitarlo. Por alguna extraña razón, él me parecía bastante lindo. —Sí, gracias por preguntar —intenté sonar lo más amigable que pude. Revolví un poco su cabello, en su rostro apareció un pequeño sonrojo—. Escucha, ¿por qué no me ayudas a desempacar y guardar mis cosas? —asintió con una sonrisa en el rostro entrando rápidamente al cuarto. Artur pasó la tarde conmigo ayudándome a desempacar todo lo que había traído. Cuando terminamos, él se sentó en la cama, mientras yo me sentaba frente al escritorio, dejé las carpetas con el papeleo y comencé a leer un par de informes. —¿Le gusta hacer esto? —lo miré arqueando una ceja—. Ser soldado, ¿le gusta? —no, realmente no era algo que me guste. —Claro —mentí volviendo mi mirada a los papeles—. Mi padre, mi abuelo y el abuelo de mi padre fueron parte del ejército. Es algo de familia —sonreí sin despegar la mirada de las oraciones que no había prestado atención desde que saqué los informes. Eran alrededor de las cuatro de la tarde cuando tocaron la puerta de mi habitación, le pedí a Artur que abriera, él asintió, se levantó de mi cama y se precipitó a la puerta. —¿Qué haces aquí? —escuché la voz de Henlein ni bien la puerta se abrió—. Vete a jugar por ahí con tu hermano y deja tranquilo a Fellner —me giré rápidamente hacia él y negué con la cabeza. —El niño no molesta —Artur se giró rápidamente hacia mí y esbozó una sonrisa—. Además, parece interesarse en nuestro trabajo, tal vez tenga un futuro soldado aquí —Henlein lo miró como si considerara aquella posibilidad—. ¿Por qué vino, señor? —Habrá una gala con el Führer en un par de días, irás como mi mano derecha —asentí—. Te daré detalles luego. Salió del cuarto y, antes de que pudiera cerrar la puerta, su hijo salió rápidamente y comenzó a pedirle que lo llevásemos a la gala. Cuando la puerta volvió a cerrarse, solté una pequeña risa, aún podía escuchar un poco sus voces, sobre todo la de Artur insistiendo. Durante la cena, sentí la mirada fija de Artur sobre mí, la cual apartaba cuando le devolvía la mirada. Es un niño bastante lindo cuando se sonroja al cruzar miradas conmigo. —¿Has decidido si llevar a Artur a la gala? —dijo de repente la esposa del general, desvié rápidamente la mirada hacia Henlein, él miró a su hijo mayor un par de segundos para luego asentir soltando un suspiro. Artur sonrió. —¿Ya has hablado con Noah? —su esposa asintió. —Hablé con él cuando llegó de jugar, le dije que vendrán sus abuelos a cuidarlo. Le sonrió al menor, quien le devolvió la sonrisa sin mirar ni por un segundo a su padre. Al parecer, Henlein se lleva mejor con su primer hijo que con el segundo, en todo caso, me alegra que sea así; por alguna razón me entusiasma más de lo que debería que este niño venga con nosotros a la gala. -------------------------------------------------------------- En el momento de ir hacia la gala, Henlein me pidió que fuera en otro coche con su hijo, ya que sabía que terminaría molestando, dado que el viaje era realmente largo. No tuve otra opción que aceptar, aunque realmente preferiría que Artur fuera con sus padres. —¿Emocionado por ir? —dije subiendo a la parte trasera del auto, dónde él ya se encontraba sentado. —Sí —me mostró una amplia sonrisa—. Es la primera vez que mi padre me deja ir. Me emociona —le revolví un poco el cabello intentando no despeinarlo demasiado. El viaje fue tranquilo, Artur se la pasó hablando la primera mitad del camino y durante la segunda mitad se la pasó durmiendo contra mi hombro. Cuando llegamos al hotel donde nos hospedaríamos estos dos días, Artur se fue con sus padres a su habitación, mientras yo me acomodaba en la habitación junto a la suya. Luego de sacarme mi uniforme, me acosté y me dediqué a contemplar el blanco techo mientras pensaba en mi madre y en mi hermana. —Serán dos días muy largos aquí —solté un suspiro pesado—. Espero que todo esto termine pronto. De repente, unos toques en la puerta interrumpieron mi pequeño soliloquio, me levanté rápidamente y abrí. Nuevamente estaba frente a mí, pero esta vez acompañado por su madre, la cual tenía una expresión desanimada en el rostro. —¿Qué se le ofrece, señora? —le pregunté con un tono fingido de soldado. —Lamento molestarlo, pero... —desvió la mirada hacia Artur—. ¿Mi hijo podría pasar estos dos días aquí? Titubeé unos instantes. No me apetecía fingir todo el tiempo frente al hijo de Henlein, pero no parecía tener otra opción. Finalmente, asentí resignado a hacerle el favor a la mujer, ella me sonrió para luego darle las típicas instrucciones que una madre le da a sus hijos en cuanto a cómo debe comportarse con alguien, Artur simplemente asintió, saludó a su madre y entró en mi habitación. Cerré la puerta cuando la mujer se fue. —Puedes usar la cama, yo usaré ese sofá —dije apuntando al pequeño sofá que se encontraba junto a la ventana, él asintió dejando su mochila en el suelo junto a la cama. —Lamento molestarlo, señor Fellner, pero mi padre se ha enfadado conmigo y decidió que sería mejor que esté lejos de él estos días. Se sentó en la cama cabizbajo. Por un instante me recordó la relación que tenía con mi padre cuando tenía su edad. Parecía ser que todos los militares son así de fríos con sus hijos. —No te preocupes, niño —revolví su cabello, para luego sentarme a su lado—. ¿Sabes? Mi padre era igual conmigo cuando tenía tu edad, siempre intentaba apartarme, pero no es tan malo —él asintió soltando un pequeño suspiro—. Mientras no estés cerca de él mucho tiempo, puedes quedarte aquí conmigo mientras no tenga mucho que hacer y el resto del día estar con tu madre, así tu padre no sentirá que lo "molestas" —hice énfasis en las comillas de la última palabra, dado que realmente dudo que la intención de Artur sea molestar. —Está bien. Gracias, señor —esbozó una pequeña sonrisa—. Intentaré no causarle problemas mientras esté con usted —asentí dando paso a un pequeño silencio—. A mi hermanito lo trata peor que a mí, pero es porque él no es más que un niño tonto que no entiende el trabajo de mi padre. Yo soy el protegido de mi padre desde que comencé a tener interés por lo que él hacía, por eso no fue difícil convencerlo de que me trajera —comentó de repente con bastante entusiasmo. Este niño realmente admiraba a su padre. No veía que él solo pensaba en el partido y en que le podía ser de utilidad en algún futuro. A pesar de eso, parecía ser que Artur era un buen niño. Sabía que con él podré hacer un pequeño amigo lejos del ambiente de las SS.

editor-pick
Dreame-Editor's pick

bc

TÚ ME PERTENECES (BL)

read
18.5K
bc

Entre mi salvador y mi verdugo

read
5.0K
bc

(+18) 40 Días de Sexo - Quédate en Casa

read
192.1K
bc

Only Mine

read
10.8K
bc

Prisionera Entre tus brazos

read
87.3K
bc

Navidad con mi ex

read
9.1K
bc

Mi Sexy Vecino [+18]

read
53.3K

Scan code to download app

download_iosApp Store
google icon
Google Play
Facebook