bc

Una esposa para el mafioso

book_age18+
25.6K
FOLLOW
146.7K
READ
dominant
sensitive
brave
mafia
city
secrets
like
intro-logo
Blurb

Helen, es una joven estudiante que trabaja en la pequeña tienda de su padre. Ella descubrirá que su progenitor contrajo una importante deuda con el mafioso Dalton Walker, esto la obliga a ser vendida, para convertirse en la esposa del hombre más temido de su ciudad, comenzando así una nueva vida. Sin embargo, a pesar de los secretos que hay a su alrededor estará atrapada por la atracción y el deseo que siente por Dalton ¿ Quieres descubrir que sucederá? Te invito a leerla.

chap-preview
Free preview
Capítulo I
Llegue a mi casa, donde mi padre me esperaba para comer. Al pararme pude ver un auto oscuro estacionado en la acera de enfrente. Un hombre estaba de pie apoyado en la puerta del conductor. Sentí como mi corazón se sobresaltaba. Era Dalton Walker, el mafioso que controlaba toda la ciudad. Parecía mirar hacia donde nosotros estábamos. Sus brazos estaban cruzados en su pecho y en una de sus manos sujetaba un cigarrillo, daba la sensación de que estuviera esperando a alguien. Giré mi cabeza para mirar detrás de mí, pero no había nadie, solo la acera vacía y la puerta de la tienda de mi progenitor. Cuando volví la mirada al auto este estaba sentado en el asiento del conductor y salía de la calle sin volver a mirarnos, si es que era a nosotros a quienes había estado observando. Eso me pareció extraño.   *** Ya era sábado, y estaba haciendo la comida cuando mi padre me llamó desde la tienda para que bajara con urgencia. Apagué el fuego y corrí escaleras abajo. —¿Qué ocurre, papá? —Tienes que llevar esto al restaurante Castas, al parecer ayer se les olvidó apuntarlo en el pedido y lo necesitan con urgencia. Es un producto  caro ten cuidado. Corre, pero que no se te caiga. —No te preocupes, papá—tome el paquete besando su mejilla—. En menos de quince minutos estaré allí. Anduve deprisa, corriendo a ratos, y en poco más de un cuarto de hora me encontraba en la puerta del restaurante. Me asomé a la puerta principal, al ver movimiento dentro entré sin pensármelo dos veces jadeando por el esfuerzo. Las mesas de manteles a cuadros rojos y blancos decoraban el espacio. Me acerqué a un muchacho, le pregunté por el encargado y me señaló, de forma distraída, una puerta al fondo de la sala. Toqué suavemente con los nudillos y al no obtener respuesta entré sin permiso. De reojo detecté movimiento en el lado derecho, donde dos personas, un hombre y una mujer, se encontraban sentados en un amplio sofá. No pude evitar observarlos unos segundos sin que mi presencia se hiciera evidente. Dalton Walker se encontraba con la mujer en su regazo. Se estaban besando, y la mano de él se perdía bajo su falda; haciendo que se balanceara. Ella frotaba sus pechos contra el torso del hombre, agarrándose a su nuca como si así evitara caer al suelo. Jadeé asombrada por la imagen y di media vuelta para salir por donde había entrado. —¿Helen? —me llamó el señor Walker. Me quedé congelada en el sitio. Ni siquiera me atreví a girarme— .¿Qué haces aquí? —Vine a traer algo de la tienda con urgencia. Yo… pasé por la entrada principal del restaurante y alguien me señaló esta puerta. Siento… yo… me voy a la cocina, señor—respondí. Salí corriendo de allí sin darle tiempo a amonestarme. Unos pasos resonaron tras de mí y acto seguido alguien agarró mi brazo haciendo que me diera la vuelta. Estaba aterrorizada. Había interrumpido posiblemente a un capo de la mafia en un momento de intimidad y no me había hecho notar, al contrario, me había quedado mirando y seguramente lo iba a lamentar—. Perdóneme, señor. No era mi intención interrumpirle. Me equivoqué. —Helen —dijo en voz baja—. Te creo, no pasa nada, ¿de acuerdo? —dijo. Tragué saliva asintiendo, dirigiendo la mirada hacia mis pies. Estaba temblando. Estiré el brazo para darle el paquete, pero al levantar su mano derecha, aquella que había estado bajo la falda de la mujer rubia de labios rojos,  retiré el paquete y luego levanté la vista hasta su cara. Su expresión pasó de extrañeza a comprensión. Tiró de mí brazo hasta la puerta que se suponía que daba a la cocina y la cerró. Me soltó para lavarse la mano en una pila y después de secarse, con un trapo de cocina, me ofreció su palma para que dejara en ella el paquete. El cocinero ni siquiera nos prestó atención—. Ahora sí—me sonrió de manera pícara, y noté como mi rostro se calentaba—. Si me esperas vuelvo en un minuto y te llevo de vuelta a la tienda—agregó. Desapareció por la misma puerta después de dejar el producto; y yo aproveché para escabullirme por la de servicio y marcharme. Ni loca me subiría a un auto con ese hombre después de lo que había visto. Las imágenes de la lengua de Dalton Walker perdiéndose en la boca de la mujer mientras le tocaba en su intimidad, me perseguirían más de una vez aquella tarde.   Fui al parque un rato. Observaba a las parejas que se sentaban a mi alrededor; cómo reían, hablaban o se hacían arrumacos, se robaban besos y susurraban cosas al oído. Aquello me produjo cierta envidia. Ansiaba saber qué se sentía siendo abrazada, deseada y compartiendo confidencias en pareja, aunque estaba claro que con Jonathan mi novio no llegaría a aquello en breve. Él era muy tímido y apenas me rozaba los labios. Ser testigo de lo sucedido en las salas privadas del restaurante, había despertado algo en mí, quería verme envuelta en la misma pasión de la que habían disfrutado el señor Walker y su amante esa tarde. Cuando llegué a casa fui consciente de que el señor Walker había ocupado todos mis pensamientos, me dispuse a dormir pensando en él.    Nota: Esta historia será narrada del punto de vista de Helen.

editor-pick
Dreame-Editor's pick

bc

Navidad con mi ex

read
8.6K
bc

La esposa rechazada del ceo

read
159.9K
bc

Bajo acuerdo

read
7.2K
bc

Mi Sexy Vecino [+18]

read
49.6K
bc

Prisionera Entre tus brazos

read
85.4K
bc

Tras Mi Divorcio

read
508.1K
bc

Yo, no soy él

read
88.0K

Scan code to download app

download_iosApp Store
google icon
Google Play
Facebook