Chapter 1

1831 Words
La Gran Manzana 2019, Una pequeña empresa periodística: Tyler, crecido, musculoso y encantadoramente guapo, se sienta detrás de un escritorio con un viejo teclado Mac bajo sus dedos y los mueve por encima de las teclas designadas para empezar a escribir. —Vamos, hombre, piensa en algo para escribir—. Suspira, mirando sus dedos por encima de las teclas. —Maldita sea—.Se pone las manos sobre la cara, girando en la silla del escritorio, y gruñe en las palmas. Tocan a la puerta abierta. Tyler baja las manos lo suficiente como para pasar sus ojos hacia la puerta. Una joven rubia y menuda asoma la cabeza en el interior con una sonrisa exagerada que se convierte en una mueca. —¡Lo siento! Sé que no querías que te molestaran, pero me están acosando—. Dijo apretando los dientes, oscilando la cabeza, mirando al techo y hablando entre dientes. —Uuugh… —. Su mirada vuelve a dirigirse a él. —¿Tienes algo para darles?— Se gira, apretándose contra el marco, y se apoya con una mano en el interior de la habitación. Tyler resopla, volviendo a su escritorio, y cruza los brazos sobre el borde. —No—. Sacude la cabeza, despeinando sus cortos rizos negros, y deja que su mano pase por su barba mientras cae de nuevo sobre el escritorio. —La película era una m****a, pero no puedo decir eso porque aparentemente soy «demasiado negativo»—. Pone comillas en las dos últimas palabras. — Necesito este trabajo. Lo necesito para llegar al que quiero—. Dijo apoyando la cabeza en su brazo, haciéndola rodar un par de veces, y habló hacia el suelo. —¿Cómo debería hacer esto? — Dijo manteniendo la cabeza agachada y gimió. La rubia entra de puntillas en el armario de un despacho, mirando por encima del hombro, y cierra la puerta, hablando en voz baja. —Bueno, ¿hay algo que te haya gustado?— Se acerca a su escritorio, sentándose en la esquina, y se ajusta la blusa. Tyler habla sin levantar la cabeza. —No, todo lo que había era artificioso y trillado. La mejor parte era el perro, y se muere—. Levanta la vista, abriendo la boca para hablar, y se detiene en seco, mirando el par de pechos cubiertos de encaje n***o tan cerca de su cara. La rubia saca sus pechos, moviéndolos de lado a lado mientras habla. —Quizá pueda darte algo de… inspiración—. Se muerde el labio inferior, dejando que se deslice lentamente entre sus dientes. Tyler se sienta recto, deslizando las manos sobre sus muslos abiertos, y se lame los labios. —Sí, tal vez puedas—. Sonríe mientras ella se vuelve hacia él con una sonrisa. La rubia se desabrocha el resto de los botones de su blusa, sacando el par de orquillas de su moño, y se sacude el pelo. Con un pie, mete los dedos por debajo del asiento de su silla y tira de él hacia ella. Las ruedas chirrían y chirrían cuando su peso se mueve por el suelo. Riendo, ella abre las piernas, tirando del dobladillo de su falda lápiz negra, y desliza su pie entre las piernas de él hasta su entrepierna. Tyler respira profundamente, mirándola, y luego cierra los ojos cuando el pie de ella se desliza y se mueve sobre su endurecida polla. —Ven aquí—. Avanzando, la levanta de su posición, poniéndola en su regazo. La rubia suelta un rápido chillido, acomodando sus piernas a ambos lados de él, y apoya su pecho en su cara. Newport, Rhode Island En una mansión de cuatro pisos que tiene un camino de entrada con un círculo de rocas alrededor de una fuente de tres niveles y una pista de tenis y piscina detrás del patio: Una mujer alta y desalentadora recorre el suelo de mármol gris del vestíbulo, pasando su plumero Swiffer por los jarrones chinos amontonados en cada uno de ellos. Merrien se pasea, con su bata de seda rosa ondeando detrás de ella. —¡Oh, Brunhilda! Sé buena y limpia la caja de Fifí. No soporto el olor que desprende—. Sonríe a la sirvienta, golpeando y empujando suavemente los rulos demasiado grandes de su pelo teñido. Brunhilda murmura para sí misma en alemán mientras sigue quitando el polvo a una decoración muy delicada. Merrien se ríe y se detiene ante la puerta de la cocina. —Nehmen Sie diesen Ton nicht mit. Ich werde dich sofort feuern—. Se ríe de nuevo ante la mirada de Brunhilda- —Ahora, vete a la caja de los perros—. Hace un gesto con la mano hacia el conjunto de escaleras dobles que se curvan entre sí mientras suben y bajan. Nehmen Sie diesen Ton nicht mit. Ich werde dich sofort feuernBrunhilda pone los ojos en blanco y habla con un marcado acento germano. —Sí, señora Grüber, voy a limpiar la caja de m****a de su precioso cachorro—. Ofrece una sonrisa demasiado sarcástica y se dirige a las escaleras. Merrien sonríe, asintiendo una vez, y se vuelve hacia la cocina. —Apuesta tu dulce t*****o a que lo harás—. Enciende el televisor de la cocina y abre la nevera. La señora de las noticias habla con entusiasmo a la cámara. —Y en otras noticias, la última atracción que ha llegado a la nación es la de la Mansión Sykes, una casa de terror embrujada que seguramente asustará a cualquiera que entre. En los últimos tres años ha acumulado cientos de miles de dólares por estar abierta todo el año para los aficionados al terror y al miedo—. Se ríe y se dirige a su copresentador. —Seguro que no me gusta pasar miedo, pero puede que tenga que hacerlo para la siguiente parte—. Se ríen juntos mientras ella se vuelve hacia la cámara. —El misterioso propietario ofrece enviar a doce personas al interior para una fiesta privada en la que uno de ellos podría irse a casa con cien mil dólares si «sobrevive a la noche»—. Se estremece. —Oooh, suena espeluznante, ¿verdad, Tom?— Se vuelve hacia su copresentador. Tom asiente. —Seguro que sí, Janet. Claro que sí—. Se ríe, mirándola, y golpea sus papeles en su escritorio. —Puede que tenga que entrar yo mismo—. Sonríe, volviéndose hacia la cámara. — Tiene la oportunidad de recibir su invitación dorada por correo, y todo lo que tiene que hacer es enviar sus datos a través de la página web www.sykesmanor.com, que también está vinculada a f******k, Twitter, **… — Hace una pausa, entrecerrando los ojos, y habla más despacio. —StumbleUpon, Delicious y Buzznet—. Se ríe y se vuelve hacia Janet. —Vaya, parece que voy atrasado—. Sacude la cabeza. —No he oído hablar de los últimos—. Él y Janet se ríen, ambos se vuelven hacia los apuntadores, y él asiente una vez a la cámara. —Cuando volvamos, pandemónium en el centro comercial Brenton—. Señala a la cámara. —Ahora una pausa publicitaria—. La televisión cambia a un anuncio de Arby"s. Merrien reflexiona sobre la información que acababa de recibir. —Cien mil dólares no sería un mal robo. Tal vez, cuando el viejo se haya ido, pueda gorronear a ese triste bastardo—. Sonríe para sí misma, apoyando los codos en la gran isla de mármol púrpura, y se golpea los labios rosados con sus perfectas uñas francesas. —¿Qué tan difícil puede ser pasar una noche en una casa embrujada barata?— Encogiéndose de hombros, se aparta de la isla y abre su agua Fiji, pone una pajita en la botella y da un sorbo. De vuelta a la oficina de noticias de poca monta: La rubia vuelve a sentarse en la esquina del escritorio y se abrocha la blusa, sonriendo para sí misma, y clava la mirada en Tyler. Tyler se echa hacia atrás en su asiento, girándolo de un lado a otro con una amplia sonrisa. Se pasa una mano por los rizos sudados, dejando escapar un largo suspiro, y gira la cabeza hacia ella. La rubia se ríe. —¿Suficiente inspiración?— Se alisa el pelo, lo vuelve a enrollar en un moño y lo atraviesa con los palillos en forma de X. Tyler se ríe. —Postergado e infravalorado con un reparto excepcional—. Se inclina hacia delante, apoyando sus dedos enlazados en el borde del escritorio, y le sonríe. La rubia sonríe, se inclina hacia delante y apoya las yemas de los dedos bajo su barbilla. —Me alegro de haber sido útil—. Se desliza de su posición, tirando una pila de periódicos. —Oh, m****a. Lo siento—. Se agacha para recogerlos y se detiene, mirando el de arriba. — ¡Oh! ¡He oído hablar de esto!— Lo mira, quitándose el flequillo de la cara. —Sí, es esa cosa de la casa embrujada que regala cien mil dólares a quien pueda pasar la noche—. Le entrega el papel. Tyler abre la página por completo, leyéndola por encima. —Es un concurso para sólo doce personas, y tengo que darles mi dirección—. Dobla el papel. —Oh, diablos, no. Probablemente sea una forma de que un asesino en serie entre en las casas de la gente y los mate. Nunca he oído hablar de este lugar. Y no es de extrañar, está en el j****o Mississippi—. Golpea el papel sobre el escritorio. La rubia se encoge de hombros, clavando los ojos en el papel. —Ha estado en todas las emisoras de noticias. Se supone que es una sensación de la noche a la mañana—. Suspirando, apoya su t*****o contra el escritorio, apoyando las manos frente a ella. —Me parece que es una forma fácil de ganar dinero—. Arquea una ceja, apoyando la barbilla en el hombro, y lo mira fijamente. Tyler se pasa una mano por la cara, dejándola sobre la boca. —Ese dinero sería un buen comienzo—. Se ríe, dejando caer la mano. La rubia se inclina hacia él, apoyando sus dedos bajo su barbilla. —Si ganas, ven a buscarme—. Con un último beso rápido, ella sale de forma sexy de la habitación. Tyler se echa hacia atrás, poniendo las manos detrás de la cabeza, y se queda mirando la foto de la mansión Sykes en la portada de su recurso de investigación y competidor, el New York Times. —Bueno, no estaría de más al menos ver si me atrae—. Inclinándose hacia delante, toma el periódico, hojeando en busca de formas de entrar, y se dirige a la página web en su Mac.
Free reading for new users
Scan code to download app
Facebookexpand_more
  • author-avatar
    Writer
  • chap_listContents
  • likeADD