bc

La niñera y el padre soltero

book_age18+
4.3K
FOLLOW
17.7K
READ
billionaire
HE
age gap
pregnant
bxg
lighthearted
city
love at the first sight
like
intro-logo
Blurb

Jason White, es un padre soltero con tres niños traviesos. Necesita urgentemente una niñera para poder concentrarse en su trabajo. En un día difícil con ellos, recibe una llamada de una candidata, y desesperadamente la contrata.

Helen, esta en el mundo del deporte, pero sufrió un accidente y quedó traumatizada. Su amiga le habló sobre Jason White y la necesidad que tenia por encontrar una niñera. Al principio no se le será fácil controlar a estos pequeños, pero con el tiempo ganará su confianza y en el camino la atención de su jefe caerán sobre ella. Es así que ambos se involucraran sexualmente, pero no podrán evitar enamorarse, iniciando un historia de amor.

chap-preview
Free preview
Pequeños traviesos
Narra Jason —Y en ese sentido...—a pesar de mis intentos por mantener la concentración, el ruido ambiental de mi suite me irritaba. Había un juguete encendido cantando feliz cumpleaños en la habitación y podía escuchar pequeños pasos corriendo, junto con risitas mezcladas con tonos ásperos, una receta para el desastre, lo sabía, pero no había mucho que pudiera hacer al respecto. ¿Cómo diablos se suponía que iba a concentrarme en vender a mis inversores una gran adición al complejo si no podía concentrarme?—.Y en ese sentido—lo intenté de nuevo, intentando y fallando en recordar de qué mierda estaba hablando. Revisé mis notas justo cuando escuché una bofetada y luego un grito de uno de mis hijos, lo que hizo que volviera la cabeza y abriera la boca, listo para gritarle a quien lo había hecho, pero lo pensé mejor y me volví. Volviendo a la llamada, cerrando la boca. Mis inversores me miraron a través de Zoom e intenté encogerme de hombros, con la esperanza de que pudieran tener hijos propios y entenderme. No parecían divertidos, ¿y por qué deberían hacerlo? Para alguien que tenía activos por valor de más de mil millones de dólares, seguramente podría permitirse contratar una buena niñera, pero desafortunadamente, mis hijos eran pequeños remolinos—.Si me disculpan por un minuto—dije, inclinándome de una manera que indicaba que sabía lo poco profesional que parecía. Salí de la habitación y entré en la sala de juegos, donde mi hija mayor, Lisa, estaba tratando de forzar una cuchara de juguete en la boca de mi hija menor, Katherine y esta definitivamente no lo estaba entendiendo y había tratado de morder a su hermana. Mi hijo, Ben, estaba en la esquina golpeando las paredes con su par de sables de luz de cuatrocientos dólares que le habíamos comprado en Disney World.Esto podría ser un anuncio de condones—.Niños—dije con mi mejor voz de padre—.Necesito que estés en silencio durante cinco minutos más. ¿Puedes hacer eso por mi? Como en un acto directo de desafío, Katherine gritó tan fuerte como pudo. —Date prisa, White —escuché desde la otra habitación—no tenemos todo el día. Mierda. ¿Cómo se suponía que iba a ser padre cuando no me sentía como tal? Amaba a mis hijos, pero mi difunta esposa definitivamente los quería más. Ahora que ella se había ido, todo era prueba y error para mí. —Cinco minutos. Por favor, chicos. Corrí de regreso a la oficina y puse mi mejor sonrisa de negocios— Lo lamento—recogí mis notas y finalmente encontré mi lugar nuevamente—.Como se puede ver... —¡La venganza del monstruo ! Juro por Dios que el tiempo se detuvo y pensé en los problemas que tendría si tiraba al suelo a mi hijo de siete años. Pero no tuve tiempo suficiente para actuar cuando Ben corrió a mi alrededor, gritando tan fuerte como pudo. —Nos comunicaremos contigo otro día, White. —Señores, por favor. Es solo un niño. —Consigue una maldita niñera como un humano civilizado— dijo uno de los viejos bastardos arrugados. No me molesté en decirle que había contratado a varias, todos los cuales habían salido corriendo de mi casa gritando como si los estuviera persiguiendo Michael Myers. La llamada terminó y casi lloré. Trabajar en la industria del turismo y vivir en un completo turístico de esquí, era bastante difícil con tus amigos siendo tus competidores, por no hablar de que tu propio engendro te saboteara. Me volteé hacia Ben. —¿Me estás tomando el pelo?— grité, el volumen un poco más alto de lo que pretendía que fuera. Ben se echó a llorar, me arrojó una de las espadas láser antes mencionadas y salió corriendo hacia su habitación.Me desplomé en la silla de mi oficina, poniendo mi cabeza en mis manos. Esta reunión era realmente importante, y me había estado preparando para ella durante meses, solo para que tres niños menores de diez años la sabotearan. Nunca extrañé tanto a mi esposa como en estos momentos. Ella habría sabido qué hacer. Me levanté de mi silla y resistí el impulso de golpearme yo solo. Caminé lentamente hacia la sala de juegos para encontrar a mis hijas mirándome con rostros culpables. Aparentemente, habían renunciado a jugar a ser "bebés" y habían pasado a ser "pintores" En todas las paredes había manchas gigantes de color hechas a mano, y aunque normalmente fomentaba su creatividad, esto casi me rompe—.¿Pintaron en las paredes?— les pregunté, apenas manteniendo la calma. Ambas negaron con la cabeza, las expresiones vacías realmente vendían su remordimiento—.Entonces, ¿por qué tienen pintura en las manos ? —Lisa se encogió de hombros y Katherine trató de esconder sus manos detrás de su espalda. Suspiré y los agarré a ambas por los codos, llevándolas al baño. Cuidadosamente lavé sus brazos desde el codo hasta la punta de los dedos y enjuagué algunas manchas de pintura perdida de su cabello. Luego los ayudé a cambiarse de ropa y los senté en la mesa de la cocina con un refrigerio—.Por favor, quédense aquí—les supliqué—.Podemos ir a comprar helado si se quedan aquí mientras papá trae a Ben. ¿de acuerdo?—las niñas asintieron al unísono y fui a cazar a mi hijo. Lo encontré escondido en el cesto de la ropa debajo de la ropa. Tuve que dárselo a Ben; vio el mundo de una manera muy singular—.Oye, hijo— dije, agachándome al lado de donde vi su pequeña nariz descubierta y un pie sobresaliendo—¿Qué estás haciendo ahí? —Escondidas— respondió. —¿Ocultarse de quién?— pregunté, preguntándome si esto era una cosa de un amigo imaginario o si estaba a punto de decirme que una pequeña niña muerta lo visitaría en la noche. —Tú—respondió.Hubiera preferido el fantasma. —¿Por qué te escondes de mí?— pregunté. —Porque eres malo—gritó, sentándose en la cesta, con ropa limpia por todas partes—.Eres el malvado papá monstruo, y te voy a vencer. Honestamente, fue una evaluación justa, me gustara o no. ¿Puedo reclamar un seguro por un ataque de un niño de siete años? —Ven aquí— le dije, agarrándolo por el brazo y levantándolo para abrazarlo. —Siento haberte gritado— dije—.Sabes que papá te ama, ¿verdad? Ben, siendo el agitador de mierda que era, negó con la cabeza. —¿Qué te convencería de que papá te ama?—pregunté, abriéndome a una nueva lata de gusanos. Ben puso una mirada muy astuta en su rostro antes de convertirlo en un puchero de cachorrito. —Un Nintendo Switch con Pokémon. ¿No podría haber dicho pastel? —Tenías un Switch con Pokémon y lo rompiste, ¿recuerdas? Ben asintió. —Pero si me amas, me conseguirías otro, ¿verdad? —Podemos hablar de eso, ¿de acuerdo? Ahora preparémonos para la cena. Estaba a punto de dar de comer a los maníacos cuando sonó mi teléfono e instintivamente atendí. No reconocí el número, pero ¿y si fuera uno de los inversores? —Hola—dije, solo medio concentrado. —Hola, ¿es Jason White?—era una hermosa voz femenina. Suena más joven, pero lo suficientemente educada como para que ella haya sido una adulta. —Sí—respondí?—¿Quién es? La línea se quedó en silencio por un momento, luego ella volvió a hablar. —Mi nombre es Helen Bermudes. Soy amiga de Ana. ¿La novia de Kevin? Parecía extremadamente insegura de sí misma, y ​​casi me río. —Está bien, ¿sí? —Bueno me dijeron que estaba buscando una niñera—dijo—.Y me preguntaba si podría enviarle mi currículum. ¿Era este mi día de suerte? ¿El karma me traía una niñera a cambio de que no hubiera llevado a mi hijo al espacio exterior? —¿Sabes cocinar?—pregunté. —¿Qué? —¿Sabes cocinar?—lo repetí. —Algo así—dijo ella. —¿Algún historial criminal? —No. Sin embargo, soy una mujer deportista. No estoy segura si eso importa—dijo. Tenía razón al decírmelo porque, estuviera o no calificada para ser niñera, imaginé que sería activa con los niños. —Estás contratada—le dije—¿Cuando puedes empezar? —¿Qué? Me reí de su sorpresa. —¿Respondes a todo así? Hubo otra larga pausa y prácticamente pude escuchar su vergüenza. —No. —Bueno, bien, porque tendremos mucho de qué hablar cuando vengas mañana a las 9 a.m. ¿Eso funciona para ti? —Sí—dijo ella, respondiendo con entusiasmo—.Eso funciona muy bien. —Maravilloso— le respondí—.Hasta entonces. Tendría que acordarme de darle las gracias a Ana porque, en ese momento, podría haberme dicho que su salario era de cien dólares la hora y yo le preguntaría a nombre de quién tenía que hacer el cheque.Me volteé hacia mis hijos, que habían comido milagrosamente, y les sonreí. —¿Adivinen qué?—dije, esperando que mi entusiasmo los emocionara a ellos también—. Van a tener una nueva niñera. De repente, fue un coro de abucheos y ruidos y me di cuenta de que mi estrategia había fallado. —No queremos otra niñera— dijo Lisa—.Ella no durará más que los demás. Empecé a tomar respiraciones profundas mientras trataba de recordar que estos eran mis ángeles preciosos. —Ya veremos— dije—.Y todos ustedes serán tan buenos como puedan, ¿verdad? Los tres querubines me miraron con expresiones en blanco.Fantástico, pensé. Realmente me estaba comunicando con ellos.

editor-pick
Dreame-Editor's pick

bc

Bajo acuerdo

read
7.2K
bc

La esposa rechazada del ceo

read
159.9K
bc

Mi Sexy Vecino [+18]

read
49.6K
bc

Navidad con mi ex

read
8.6K
bc

Prisionera Entre tus brazos

read
85.4K
bc

Tras Mi Divorcio

read
508.1K
bc

Yo, no soy él

read
88.0K

Scan code to download app

download_iosApp Store
google icon
Google Play
Facebook