bc

Empresarios ardientes

book_age18+
1.8K
FOLLOW
6.1K
READ
billionaire
love-triangle
HE
bxg
kicking
city
love at the first sight
friends with benefits
like
intro-logo
Blurb

Ella es una abogada que necesita un empleo, un día es llamada para una entrevista, se da cuenta desde el primer momento que los dos empresarios frente a ella la desnudan con la mirada. Ese día no consigue el trabajo, pero días después le proponen un contrato que se le será difícil declinar. La pasión, romance y el placer se desbordan en esta historia.

chap-preview
Free preview
La llamada
Narra Hanna Era difícil de creer que una semana antes tenía un trabajo estable y podía permitirme algo más que cenas congeladas. Aunque era solo una pasantía, me pagaban. Pero la duración de seis meses había terminado y no tenía nada que hacer porque no me habían ofrecido un puesto de tiempo completo. Apestaba. Quiero decir, realmente apestaba. Me había convertido oficialmente en una de esas personas que se graduaron pero no tenían trabajo. Obtuve calificaciones casi perfectas, tuve casos legales en segundo lugar y recibí recomendaciones entusiastas, pero todavía no tuve suerte. Me había graduado en derecho. Estaba convencida de que terminaría como asistente legal o asistente, pero sabía que tenía que seguir intentándolo porque no me endeudé mucho con préstamos estudiantiles para terminar con un trabajo mediocre. Estaba viviendo en un departamento con mi amiga Susan. Prometí conseguir un trabajo para el fin de semana, sin importar nada, tenia que ayudarla con el alquiler. Así que me presenté a cada firma y compañía alrededor, esperando que alguien me llamará. Sabía que habían montones de solicitudes y por lo tanto, dudaba que mi resplandeciente currículum y mi experiencia laboral mejoraran mis posibilidades. Tampoco la foto que se requería para una de las aplicaciones, para el caso. Por supuesto, Tengo una cara bonita y probablemente ya tendría un trabajo si lo usara a mi favor. Pero decir que no sabía cómo sería quedarse corto. Mis caderas y curvas eran solo barreras para los jeans y las camisas abotonadas, no algo que solía controlar a los hombres. El sol se asomaba a través de la ventana y me sentí lujosa mientras me remojaba en la bañera con las últimas sales de baño buenas. Apoyándome en la almohada de toalla, cerré los ojos y traté de relajarme, pero podía sentir la tensión en todo mi cuerpo. Estaba constantemente esperando a que mi teléfono sonara en estos días, así que cuando lo hizo, prácticamente salí volando de la bañera, esperando que no fuera solo Susan diciendo que había olvidado su llave. Miré mi teléfono, sin reconocer el número. —Hola, soy Hanna Smith—dije, acostumbrada responder como un profesional. —Hola, soy Martha de Recursos Humanos en Coorporaciones S. A. La llamo para informarle que tiene una entrevista programada para esta tarde a la una. Su voz alegre se deslizó, pero una mirada a la hora no me permitió disfrutar de las buenas noticias—.Puede ingresar por el frente y será dirigida. —Muchas gracias—colgó antes de que pudiera preguntar por qué diablos no me habían notificado antes. Salté de la tina, sin molestarme en vaciarla y lavarla, y rápidamente comencé a secarme, preguntándome cuándo, o si, había recibido previamente una notificación sobre la entrevista. Había estado pegada a mis correos electrónicos y llamadas durante días. No tenía tiempo para obsesionarme con un atuendo, así que simplemente me puse un vestido n***o y un blazer, encontré unos tacones respetables y me até el cabello en un moño. Sabía que faltaban veinte minutos para la oficina, así que llegaría tarde si no me iba en diez minutos. Pero justo cuando estaba a punto de salir, tuve que registrar la habitación en busca de las llaves de mi auto. Busqué en mi dormitorio, la sala de estar, el baño y mi dormitorio nuevamente antes de encontrarlos finalmente en el refrigerador. En la nevera. Luego, por supuesto, necesitaba encontrar mi carpeta; aparecer sin él significaría un retraso inmediato. Sin embargo, sinceramente, me preguntaba si tenía una oportunidad, ya que probablemente llegaría tarde incluso si me apresurara. Finalmente encontré la maldita cosa en mi montón de papeles en la mesa de café, salí corriendo por la puerta. La ciudad estaba tan llena de autos y camiones que tuve que tomar carreteras secundarias, pasando por tantos baches que no me habría sorprendido si mis tapacubos no estuvieran—.Vamos, vamos— canté, a menos de cinco minutos. Corrí a un lugar de estacionamiento en el estacionamiento al otro lado de la calle. Saltando de mi auto, tuve la desgracia de pisar un bache y romperme el talón—¡Mierda!— lloré, bastante segura de que el talón se había partido por la mitad. Sabiendo que no podía entrar a una entrevista tan importante con un talón roto, corrí de regreso a mi auto y agarré el par de zapatos planos que siempre llevaba conmigo. Cuando finalmente logré entrar al edificio, sentí que mi moño se aflojaba. Mi piel estaba sonrojada y el aire fresco del interior no ayudó en nada. Me acerqué al mostrador de información. Todo era elegante, claro y lujoso, y al instante me hizo sentir fuera de mi alcance. El nombre de la empresa ocupaba la pared detrás del escritorio—.Hola. Tengo una entrevista a la una —anuncié. La mujer miró el reloj que marcaba las doce y cincuenta y nueve. —Espere aquí, por favor—dijo la mujer, y señaló los sofás junto a la puerta. Presioné mis labios juntos. Ya era tarde, y ahora tenía que esperar. Me pregunté si esto era una señal de que ya había arruinado mis posibilidades. Sabía que me veía un desastre, con mis zapatos andrajosos y mi cabello empeorando rápidamente. Esta entrevista ya estaba resultando ser un desastre de proporciones épicas —¿Señorita Smith? Apareció una mujer de mediana edad con una voz suave. Me puse de pie rápidamente, reconociendo su voz por el teléfono. —Sí. Hola—me alisé la falda y el pelo y la seguí hasta los ascensores. —Hola. Mi nombre es Martha y la llevaré a la sala de conferencias donde esperarás al Señor Harrison y al Señor White — explicó en el ascensor. —Gracias—dije—¿Todos los solicitantes fueron invitados hoy?— pregunté con curiosidad. —No. El Señor Harrison acababa de darme su información antes de que la llamara—luego me miró de arriba abajo y frunció los labios.Luché por mantener mi expresión neutral. Después de tan poco tiempo, ¿qué esperaban? ¿Pensaron que estaría simplemente sentada con un traje, esperando su llamada con mi cartera en la mano? Llegamos al último piso y agarré mi bolso y mi carpeta mientras caminábamos por el pasillo. Los cubículos se alineaban a un lado, mientras que las pequeñas vainas de sillones se alineaban al otro. Los números del mercado se mostraban en una pantalla gigante. Al final del pasillo, nos detuvimos en una puerta transparente, de esas por las que solo puedes ver sombras—.Espere aquí—instruyó Martha. La vi alejarse con su traje pantalón gris y de alguna manera supe que la odiaba. Cambiando mi peso de un pie al otro, esperaba no tener que estar de pie por mucho tiempo. Mis zapatos eran demasiado pequeños, me dolían los pies y el sudor me corría por la espalda. Era la una y media cuando la puerta se abrió. Me sobresalté levemente, pensando que estaba mirando los modelos publicitarios de la compañía. Uno de ellos, alto, de cabello rubio y ojos azules, lucía una sonrisa de bienvenida. Su traje azul marino parecía una segunda piel, la chaqueta ajustada llamaba la atención sobre sus músculos. Y el otro era la definición exacta de moreno y guapo. Su cabello castaño oscuro colgaba ingeniosamente alrededor de sus ojos marrones, que eran agudos, al igual que su mandíbula. Mis ojos recorrieron su boca, dándome cuenta de que estaba frunciendo el ceño. —H-hola— tartamudeé—.Soy Hanna Smith —extendí mi mano, y el más amistoso la tomó. Hubo una buena demora de cinco segundos antes de que el otro se moviera para estrecharme la mano. —Soy Daniel Harrison— dijo el más amistoso—.Y él es Gael White—sonrió cálidamente de nuevo y me relajé un poco hasta que noté que Gael todavía fruncía el ceño, mirándome como si fuera un espécimen raro. —Es maravilloso conocerlos a ambos— dije, agarrando nerviosamente la correa de mi bolso. —Por favor, entre—dijo Daniel dándose la vuelta. Podría haber jurado que le lanzó una mirada a Gael. Mientras los seguía, deseé haber pasado más tiempo preparándome; Hubiera valido la pena llegar tarde para tener maquillaje, peinado adecuado y zapatos que no estuvieran rotos. Me senté frente a los dos; habían elegido una mesa en la esquina, así que si me movía en la dirección equivocada, chocaría con sus rodillas, ya que ambos eran muy altos. Gael se quitó la chaqueta del traje n***o y se inclinó sobre la mesa. Los tatuajes se asomaron en su muñeca y mis ojos se abrieron antes de mirar hacia otro lado y mirar a Daniel en su lugar. Me dio otra cálida sonrisa y le entregué mi carpeta. —Entonces, señorita Smith, ¿por qué quiere proteger nuestros activos?— preguntó Gael. Nota: Historia corta, para personas de mente abierta sobre un trío amoroso. Lenguaje y escenas explícitas.

editor-pick
Dreame-Editor's pick

bc

Bajo acuerdo

read
7.2K
bc

Mi Sexy Vecino [+18]

read
49.6K
bc

Navidad con mi ex

read
8.6K
bc

Prisionera Entre tus brazos

read
85.4K
bc

La esposa rechazada del ceo

read
159.9K
bc

Tras Mi Divorcio

read
508.1K
bc

Yo, no soy él

read
88.0K

Scan code to download app

download_iosApp Store
google icon
Google Play
Facebook