bc

Sexo por 30 días

book_age18+
12.6K
FOLLOW
73.9K
READ
one-night stand
HE
powerful
boss
blue collar
bxg
kicking
city
seductive
like
intro-logo
Blurb

Astrid estaba desesperada por dinero, necesitaba pagar sus viejas deudas. Se le presentó la oportunidad de participar en una subasta de millonarios, lo que nunca se imaginó, es que su comprador tenía el derecho de estar con ella por 30 días.

Ethan, es el director ejecutivo de una empresa multimillonaria. Él

Recibió un mensaje invitándolo a la subasta, quedó pensativo al leerlo, pero al final decidió asistir. Cuando vio por primera vez a Astrid, quedó impactado por su belleza. Estaba decidido a quedarse con ella y darle placer durante el tiempo determinado. Sexo por 30 días es una historia llena de pasión, drama, sentimientos y mucho más, te invito a leerla.

chap-preview
Free preview
La invitación
Narra Ethan Me recuesto en mi gran sillón de cuero oscuro y miro por la ventana del tamaño de una pared, contemplando la ciudad.Es mediodía y ya estoy agotado. Apenas he dormido durante el último mes ya que mi empresa, ha pasado por cambios estructurales enormes. Adquirimos uno de nuestros competidores más pequeños y, en el proceso, tuvimos que cambiar las cosas para adaptarnos a sus nuevos empleados y fabricación.Ha sido agotador, pero el final está casi cerca. Y cuando hayamos terminado, será una de las empresas de tecnología de fabricación más grandes del mundo. Suspiro, estirándome. Me rompo el cuello y me inclino hacia atrás, gimiendo. Me siento como un hombre mayor, aunque solo tengo treinta y dos. He pasado la mayor parte de mi vida hasta ahora, desde cuando era un desertor de la universidad a la edad de veinte años hasta ahora, construyendo esta empresa y haciéndola crecer agresivamente. Empecé con una idea simple, una modificación del proceso de fabricación, y la convertí en un conglomerado mundial. Sacrifiqué mucho para llegar a donde estoy. A todas las revistas les gusta llamarme el soltero más codiciado menor de cuarenta años, pero rara vez me siento así. Me abrí camino a través de la escena de la alta sociedad, porque no tengo tiempo para acercarme a las mujeres.Pero, ¿dónde me ha dejado eso? No puedo evitar preguntarme a veces si las cosas serían mejores si le diera a una mujer más de una noche. Tal vez no sea una relación, porque no me interesa que me aten, pero algo. No sé qué. Una amistad, una compañera. Demonios, apenas tengo tiempo para nada fuera del negocio en estos días. Me inclino hacia atrás y pongo mis manos en la parte de atrás de mi cabeza, suspirando. Probablemente no importe, de todos modos. Tengo suficiente dinero para jubilarme y vivir una vida rica en este momento, pero sé que nunca lo haré. Ese no es el tipo de hombre que soy.Sentar cabeza no es algo que quiero. Trabajo duro y juego duro cuando tengo tiempo. Vivo para ganar y para dominar todo lo que me rodea, así he llegado hasta donde estoy. Pensar demasiado en mi vida no servirá de nada, no en este momento.Cuando estoy a punto de volver a mi escritorio y volver a estos contratos, suena mi teléfono celular. Lo recojo y desbloqueo la pantalla, ladeando la cabeza ante el mensaje. Es de un número bloqueado. Lo cual es inusual, porque tengo mi teléfono configurado para bloquear todos los mensajes entrantes de números bloqueados. Pero esa no es la parte más rara. Mientras leo el mensaje, no puedo evitar pensar que he sido transportado a un nuevo universo. Estimado Señor Lockheed. Está cordialmente invitado a pujar por las mujeres más hermosas del mercado. Esta subasta es solo para hombres de millonarios y de poder. Es un evento privado. Si está interesado, simplemente responda a este mensaje. Fue invitado por el Señor Mark William. Responda en veinticuatro horas. Cordialmente, Dulce fantasía. Leo el mensaje dos veces antes de empezar a entender lo que dice. Es una invitación a una subasta humana. He oído hablar de estas cosas, pero solo como susurros. Se dice que hay lugares donde solo las mujeres más atractivas se venden a precios elevados y largos periodos de tiempo. Es una forma de comprar una esposa o incluso una amante, o tal vez solo una novia por una semana. Nunca fui a buscar estas subastas porque nunca lo necesité. Sé que algunos de mis compañeros se involucran en ellos, porque es más fácil comprar una mujer por una semana que recoger una, pero por lo general me gusta la persecución. Es divertido seducir y ser seducido. Estas escorts son solo una forma de follar y terminar. No tengo ni idea de por qué Mark me invitó a esta subasta. Mark William, es uno de mis amigos más cercanos y el propietario de una empresa con la que hacemos negocios a menudo. Hemos estado juntos en varias fiestas y sabe que no tengo problemas para conseguir mujeres cuando las quiero. Molesto, rápidamente llamo a Mark. Contesta al tercer timbre. —¡Hola!—él dice—¿Qué deseas? Pensé que estabas demasiado ocupado para hablar en este momento. —Acabo de recibir un mensaje realmente extraño, Mark, de Dulce Fantasía. ¿Sabes sobre esto?—hay una pausa, y por un segundo creo que nos desconectamos. Cuando Mark finalmente habla, suena apresurado y distraído. —Vamos a encontrarnos para almorzar— dice—. Hablaremos de eso entonces. —Mark —me quejo—. Sabes que no puedo. Solo dime cuál es el trato con esto. —No podemos hablar de eso por teléfono—dice en voz baja—. Te veo a las dos.de las tarde ¿Bueno? Hago una pausa, con la cabeza ladeada. ¿Qué es tan importante que no podemos hablar de eso por teléfono? Pero, de nuevo, el mensaje decía que era muy privado. No era amenazante, no exactamente, pero siempre hay una amenaza velada cuando se trata de secretos. Siempre es mantener este secreto, o de lo contrario.Tengo que admitir que estoy intrigado. Mark tiene buen gusto y nunca antes me había guiado mal. Además, esto del secreto me tiene interesado. Quiero saber más sobre eso ahora solo porque se supone que no debo hablar de eso. —Bien—digo. Él cuelga rápidamente. Dejo el teléfono y niego con la cabeza, sin saber qué hacer con esto. Es de la nada. Estuve en una fiesta con Mark hace unos dos meses, antes de que esta fusión se volviera demasiado loca. Estábamos hablando de mujeres y relaciones, y dijo algo un poco extraño. Mencionó pagar mucho dinero por una novia en ese momento, lo que supuse que significaba que solo paga los almuerzos y las habitaciones de hotel. Me reí y dije que siempre estaba buscando un trato. Tal vez esto es de lo que estaba hablando. Tal vez quiso decir que literalmente paga mucho dinero. Nunca he comprado coño antes. Nunca tuve que hacerlo. Pero, de nuevo, Mark nunca tiene ninguno de los dos, o al menos no pensé que lo necesitara. Tiene más o menos mi edad, un poco menos rico, pero sigue siendo bastante guapo. Nunca antes lo había visto luchar para traer a una mujer a casa.Si lo está pagando esta gente, debe ser serio. Aún así, la idea de pagar por ello me parece tan extraña y ajena. El día pasa rápidamente mientras vuelvo a sumergirme en el trabajo. Es la una y cuarenta y cinco cuando vuelvo a mirar hacia arriba y prácticamente tengo que correr escaleras abajo para subirme al auto de la compañía que me lleva a Luciano's, un pequeño lugar italiano en las afueras de la ciudad. No estoy seguro mientras salgo del auto y le digo al conductor que me espere. No creo que me quede todo el almuerzo, considerando la montaña de papeleo que tengo en la oficina esperándome. Además, todo esto es sobre prostitutas, y yo solo... no estoy tan interesado. Me siento extrañamente nervioso cuando entro en Luciano's. No estoy seguro de por qué, ya que Mark es uno de mis amigos más cercanos, pero hay algo en todo esto que me tiene nervioso. La anfitriona me indica una cabina privada en la esquina trasera, lejos de la multitud normal del almuerzo.Me deslizo en la cabina frente a Mark. —No pensé que vendrías — dice. —Cumplo con mis citas—él sonríe y nos damos la mano. Mark tiene ese encanto juvenil sobre él. Su barba está recortada y recortada, y siempre se ve muy arreglado. Recuerdo cuando empezó, el chico no podía usar nada más que sudaderas y jeans. Ahora está en un traje de tres piezas con un reloj caro. Yo también he cambiado con los años. Sigo tan motivado como antes, pero toda mi ingenuidad juvenil me ha sido apaleada. No se llega tan lejos en los negocios sin aprender cómo funciona el mundo y cómo dominarlo. Eso inevitablemente cambia a un hombre. —Entonces, ¿qué es bueno aquí?—le pregunto. —Los martinis—él sonríe. —No puedo.Tengo trabajo que hacer. —No importa— Mark le hace señas a la mesera y ella trae dos bebidas, obviamente ya preparadas.Suspiro y tomo el mío, agradeciéndole, y tomo un sorbo. Es un buen martini, y no puedo evitar preguntarme por qué Mark me está halagando. —Está bien, Ethan—dice—.Antes de que me grites, solo escucha. Levanto una ceja. —No iba a gritar. —Tienes esa mirada. —¿Cuál mirada? —Ya sabes cual—me sonríe—.Es la mirada de "Soy un CEO decepcionado". No funciona conmigo, pero puede ser jodidamente intimidante de todos modos. —No sabía que había echado un vistazo —digo, riéndome—.Pero adelante. Dame tu explicación. Se inclina hacia mí, poniéndose serio de repente. —La verdad es que tienes suerte de que te inviten. —¿Afortunado?—le doy una mirada. —No necesito pagar por el coño, ya sabes. —Oh, eso lo sé—da un sorbo a su martini y me mira—.Pero eso no es de lo que estamos hablando. Hago una pausa, no estoy seguro de lo que quiere decir. —El texto decía una subasta—digo. —Es una subasta y es para mujeres, pero no es solo para coños. —¿Qué más hacen?—pregunto—¿Limpian la casa? —Tal vez— dice, con una mirada seria en su rostro—.La verdad es, hombre, que harán lo que quieras. Mientras estés pagando. Y estas chicas, son hermosas. Intacta, algunas son vírgenes y otras son profesionales. Todas en general son... especiales. No puedo evitar reírme y negar con la cabeza. Está hablando como si estuviera enamorado de estas chicas o algo así. Todavía son solo personas, solo mujeres, y no puedo imaginar que sean algo sorprendente. Debo admitir que me estaba imaginando un montón de prostitutas viejas y gastadas, pero probablemente eso no sea justo. Las escorts de alto nivel suelen ser jóvenes y hermosas. Pero lo hace parecer como si fueran vírgenes reales o algo así. —¿Has ido tu?— le pregunto. —Absolutamente. —¿Por qué?—pregunto, desconcertado—.No tienes problemas para traer mujeres a casa. —Es difícil de explicar—dice en voz baja—.Cuando compras estas chicas... te pertenecen. Es como todas las fantasías que has tenido, todas juntas, y las obtienes durante el tiempo que las deseas. —No tengo tiempo para comprar a nadie —digo, riéndome de nuevo, aunque a Mark no le hace gracia—.Simplemente no es el momento. —Este es el momento perfecto. Quienquiera que traigas a casa estará allí, en tu casa, esperándote. Si no la tocas, es tu elección, y no importará. Esto no es trabajo. Solo una compañera atractiva que está dispuesta a cualquier cosa—debo admitir que lo está haciendo sonar tentador. Tal vez sea el martini, pero me gusta la idea de una hermosa mujer esperando que llegue a casa, lista para ser dominada y dispuesta a hacer lo que sea que le pida. Termino mi martini en un movimiento rápido. —Última pregunta. Dulce Fantasía ¿Son peligrosos?—él asiente una vez. —Ellos lo son. Pero solo si los cruzas. Si decide no asistir, simplemente elimine el mensaje y nunca vuelva a hablar de esto. Incluido para mí. —¿Hablas en serio?— pregunto. —Muy serio. —Está bien entonces— digo—.Esta es la última vez que hablaremos de eso—me deslizo fuera de la cabina y me pongo de pie. —Estás cometiendo un error—dice Mark. —No estoy tan seguro. —Lo estas —me mira a los ojos—.Ve a la subasta. Confía en mí. No te arrepentirás. Lo observo por un segundo. —Te veré luego, Mark. Él asiente y vuelve a su martini mientras salgo del restaurante y vuelvo a salir. El conductor todavía me está esperando, y me subo a la parte trasera del auto. Por el resto del día, no puedo dejar de pensar en lo que dijo Mark. Parecía tan serio, tan serio, y es difícil ignorar ese tipo de cosas. Mark no es el tipo de hombre que bromea o exagera. Si dice que algo es de cierta manera, puedes estar bastante seguro de que es de cierta manera. Lo que lo hace tan intrigante. Aún más que eso, el hecho de que Dulce Fantasía sea peligroso, y cuán en serio los toma, me fascina aún más. Este es un mundo secreto que se esconde debajo de nuestro mundo, y me están dando un vistazo. Puedo elegir dar marcha atrás e ignorarlo todo, o puedo sumergirme y unirme a él. No sé por qué no puedo quitármelo de la cabeza. He estado estresado últimamente, muy estresado, y tal vez un poco de sexo sin sentido me haga bien. Me vendría bien el lanzamiento por lo menos. Mark lo hace sonar como un regalo del cielo o algo así, y tal vez tenga razón.Son alrededor de las dos de la mañana cuando termino mi día de trabajo y saco una botella de whisky. Sirvo un trago en un vaso y pateo mis pies sobre mi escritorio. Hay un sofá contra la pared del fondo y mi propio baño privado con ducha, y sé que dormiré en ese sofá y me ducharé en esa ducha otra vez esta noche. Podría irme a casa, pero tengo que estar aquí a las cinco de todos modos. No tiene sentido perder el tiempo que podría estar usando para dormir.Pero no tengo ganas de dormir. Leo el mensaje en mi teléfono de nuevo y repaso la conversación con Mark mientras bebo mi bebida. Sigo imaginando mujeres, mujeres hermosas, pero eso no es todo. Sigo viendo a esta chica perfecta en mi cabeza. Es menuda, callada, tal vez incluso un poco tímida, pero sexy como el infierno. Ella está dispuesta a hacer cualquier cosa por mí. Me dejará dominarla, controlarla, trabajar su cuerpo y devolverme todo lo que pueda.Y todo lo que tengo que hacer es aparecer y comprarla. No hay trabajo más allá de eso. Sin coqueteos desordenados ni finales incómodos. La compro, pasamos nuestro tiempo juntos y luego se acabó. Sin archivos adjuntos y sin problemas.La idea de pagar por sexo todavía me parece extraña, pero no puedo evitarlo. Todo me empuja hacia este momento. Saco mi teléfono y le devuelvo el número, aceptando sus términos. Me siento allí, mirando mi teléfono, sin saber qué acabo de hacer. Pero, sobre todo, me emociona la perspectiva de entrar en algo nuevo. No sé qué pasará después, pero confío en Mark. Espero no estar decepcionado.

editor-pick
Dreame-Editor's pick

bc

Mi Sexy Vecino [+18]

read
49.6K
bc

La esposa rechazada del ceo

read
159.9K
bc

Navidad con mi ex

read
8.6K
bc

Bajo acuerdo

read
7.2K
bc

Prisionera Entre tus brazos

read
85.4K
bc

Tras Mi Divorcio

read
508.1K
bc

Yo, no soy él

read
88.0K

Scan code to download app

download_iosApp Store
google icon
Google Play
Facebook