bc

Matrimonio con el billonario

book_age18+
2.6K
FOLLOW
12.7K
READ
friends to lovers
drama
city
like
intro-logo
Blurb

Cristian Grizman, un billonario soltero y algo mujeriego asiste a un viaje de negocios en Las Vegas, esa noche conoce a una mujer que llama su atención. Ella también siente atracción por él. Lo que ambos no esperaban era despertar al día siguiente en una misma cama, con anillos de matrimonio en sus dedos. Deciden seguir con su compromiso por un acuerdo; Sin embargo, en el proceso no podrán   negar la química que sienten ¿podrán firmar los documentos de divorcio cuando llegue el momento y omitir sus sentimientos? Te invito a leer esta historia.

chap-preview
Free preview
La mujer de la piscina
Narra Cristian Me recosté contra el lujoso asiento de cuero detrás de mí, mientras observaba las brillantes luces de Las Vegas. Este era el último lugar en todo el mundo en el que quería estar. Y mi viaje apenas había comenzado. Había una reunión que necesitaba mi presencia, no tuve más remedio que acudir a esta estúpida y jodida gala. Qué desperdicio de un viernes por la noche. Tendría que poner una sonrisa falsa en mi cara con la esperanza de que consiguiéramos algunos inversores más para la compañía. La compañía era el foco de todos, la vida de todos. Incluida la mía. El vuelo había sido bastante fácil, pero de nuevo, siempre me propuse volar con nuestro jet privado, así que todo fue como me gustó. Teniendo en cuenta que no tenía más remedio que estar aquí, me aseguré de que cada pequeño detalle fuera perfecto. Fue largo, pero más fácil con un vaso de alcohol fuerte en la mano. Pero estando en Las Vegas, no quería nada más que volver a subir a ese avión y volver a casa, incluso si eso significaba volar toda la noche para llegar allí. Tal vez fue la diferencia horaria o tal vez que no tuve la opción de venir aquí, pero no podía pensar en mucho peor en el mundo que ponerme ese esmoquin que había lavado y enviado al hotel y actuar como la cara de la compañía durante unas horas. Había una razón por la que mi padre solía dar un paso adelante para trabajar en este tipo de eventos, y era porque prefería beber mucho y coquetear con todo lo que se movía por interpretar al hombre de negocios junto. Todavía. No era como si tuviera muchas opciones. Había reservado una habitación en el mismo hotel que el evento para ahorrarme tener que hacer más viajes de los que tenía que hacer, y estaba deseando relajarme un poco antes de tener que prepararme para salir a esta gala. Mi cuerpo se sentía apretado por estar en el avión tanto tiempo, y estaba listo para nadar para resolver algunos de los problemas en mis músculos. —Llegamos señor —el taxista me miró en el espejo. Me dejó en el hotel y apareció un botones para ayudarme con mis maletas. Deben haber reconocido mi nombre cuando estaba haciendo la reserva porque recibí el tratamiento real tan pronto como entré por la puerta. —¿Cristian Grizman? —una hermosa mujer con una sonrisa sexy se me acercó. —Si—asentí y le devolví una sonrisa. —Hemos mejorado su habitación a una suite— anunció suavemente, extendiendo su mano y estrechando la mía antes de entregarme una llave con mi número de habitación. Tenía el pelo rubio perfectamente alisado y un traje que parecía almidonado diez minutos antes, lejos de mi tipo, pero nunca iba a decir que no a las atenciones de una mujer hermosa como ella. —Gracias—asentí con la cabeza—¿Y el traje? —El traje que envió ha sido lavado y preparado para usted— respondió tímidamente—.Lo encontrara en tu habitación. La piscina está en nuestra planta baja, cerca de los ascensores. Espero que disfrute de su estancia aquí, Señor. Y si hay algo que podamos hacer por usted, no dude en preguntar. —Gracias— respondí y tomé mi bolso del botones y subí las escaleras de inmediato. Agarré mis cosas de natación y me dirigí a la piscina, mi cuerpo ansiaba el agua fría a pesar de mi agotamiento por el viaje. Al entrar en el vestuario, me alegré de ver que el lugar era lo suficientemente tranquilo. Supuse que el hotel estaba casi reservado para la gala esa noche, y todos los demás se estarían preparando para codearse. Debería haber estado allí, pero necesitaba un minuto para mí primero, solo para poner mi cabeza en orden. Cuando salí al área de la piscina, inhalé el aroma del cloro, dejé que el calor de la habitación me mimara y de inmediato comencé a sentirme mejor. Deslizándome bajo el agua, hice un par de vueltas antes de darme cuenta de que no era la única persona en el área. Estaba sentada en un sillón a diez pies del borde de la piscina, reclinada como el modelo en alguna obra de arte renacentista. Ella sostenía un libro (no podía distinguir el título, pero había una imagen de acuarela en el frente) y bebía un cóctel, vistiendo un traje de una sola pieza que estaba cortado en la parte delantera para mostrar su generoso escote. No había parte de ella que no fuera una curva, desde la suave pendiente hacia adentro de su cintura hasta sus gruesos muslos y la forma en que su cabello oscuro yacía en suaves ondas a través de un lado de su pecho. Se llevó el cóctel a la boca y envolvió sus labios alrededor de la pajita, sin quitar los ojos del libro, y la forma en que persiguió la pajita alrededor del vaso con su lengua envió un chisporroteo directamente a mi pene. Hice una pausa por un momento, viendo si ella me notaba, pero no levantó la vista de las páginas. Me encogí de hombros y seguí nadando, disfrutando de la vista cuando salía a tomar aire, y dejé que mi mente se detuviera en lo que haría si ella mirara en mi dirección. Tal vez ella estaría en la gala esa noche. Ciertamente parecía que pertenecía a un evento como ese. No estaba seguro de cuánto tiempo estuve nadando allí, pero fue lo suficientemente largo como para que cuando me detuve para recuperar el aliento en el otro lado de la piscina, el reloj me dijera que solo faltaban veinte minutos para que comenzara la gala, y necesitaba ponerme el en marcha. Me levanté y salí de la piscina, dirigiéndome a una ducha rápida, y cuando miré hacia el lugar donde esa mujer había estado sentada, lo encontré vacío, excepto por el vaso del que había estado bebiendo. No me habría importado comprarle una bebida, o dos. Preparándome lo más rápido que pude, me vestí con el traje recién lavado que había elegido para la noche y bajé las escaleras a la sala donde se estaba llevando a cabo la gala. Cuando llegué, la habitación estaba llena de ruido y gente, el zumbido de la charla se elevaba por encima de la multitud y llenaba el enorme espacio. Respiré hondo y cavé profundamente dentro para encontrar mi cara de juego. Yo podría hacer esto. Cuando di un paso adelante después de la jubilación de papá para hacerme cargo de la compañía, sabía que esta mierda era parte del trabajo, y era bueno en eso cuando realmente lo intenté. —¡Cristian! —me volví cuando escuché que alguien gritaba mi nombre. Me encontré frente a Alex Harrison, un rival amistoso de mi padre desde hace mucho tiempo—.Es bueno verte aquí—me tendió la mano, la estreché y luego saludé a un camarero que pasaba para tomar una copa. Si iba a estar aquí, entonces iba a aprovechar el alcohol gratis que probablemente costaba tanto como las joyas que goteaban de todas las mujeres del lugar. —Es bueno verte a ti también— respondí fríamente. Antes de que pudiera detenerlo, me vi atrapado en una conversación sobre cómo iban los negocios para él. Me presentó a un amigo suyo, un prometedor aquí en Las Vegas, y me di cuenta de que esta noche podría ser útil si mantenía mi mente abierta y hablaba con quién pudiera. O tal vez fue solo el champán que me aflojó un poco. —Dame un minuto—levanté la mano para escabullirme de la conversación con Alex y el recién llegado, con mi bebida seca—. Voy a tomar otro vaso. Cuando me volví, me encontré mirando directamente a la mujer que había estado en la piscina antes. No había duda en mi mente de que era ella. Habría reconocido ese cuerpo en cualquier lugar, incluso si ahora estuviera vertido en un vestido de terciopelo verde oscuro en lugar de un traje de baño. Su cabello estaba tirado hacia un lado, las ondas brillantes y suaves en la tenue luz de la habitación. Habló con alguien que no reconocí, su rostro iluminado y animado, una copa de champán en la mano mientras echaba la cabeza hacia atrás y se echaba a reír de algo que habían dicho. El vestido estaba tan bajo que parecía que alguien acababa de cortar una "V" en la parte delantera para mostrar su escote perfecto. Quería trazar las líneas de ella con mis dedos, pero luego recordé dónde estaba y qué se suponía que debía hacer. A regañadientes aparté mi mirada de ella y volví al camarero con el champán. La noche se había vuelto mucho más interesante ahora. Tal vez podría comprarle esa bebida ... o algo caballeroso como eso.

editor-pick
Dreame-Editor's pick

bc

Mi Sexy Vecino [+18]

read
49.6K
bc

Bajo acuerdo

read
7.2K
bc

Prisionera Entre tus brazos

read
85.4K
bc

La esposa rechazada del ceo

read
159.9K
bc

Navidad con mi ex

read
8.6K
bc

Tras Mi Divorcio

read
508.1K
bc

Yo, no soy él

read
88.0K

Scan code to download app

download_iosApp Store
google icon
Google Play
Facebook