bc

Cuidandote

book_age18+
994
FOLLOW
11.4K
READ
sex
drama
comedy
sweet
bxg
humorous
first love
secrets
addiction
seductive
like
intro-logo
Blurb

Sefora está en una relación violenta en la cual no sabe cómo salir de eso escondiéndolo de su familia que cree que tiene una relación perfecta y que están a punto de casarse, no reúne las fuerzas para negarse hasta que conoce a ese hombre que debe cuidarla, que la mima, que la trata con suavidad y que la ama...

chap-preview
Free preview
Capitulo 1
Sefora. Sefo—. Hola, ¿estas?. Jonás—. Si, ¿Qué pasa?. Sefo—. ¿Vamos a almorzar?. Jonás—. Iría pero no cobré Sefo. Sefo—. Yo invito no te hagas drama. Sefo—. ¿Quieres?. Jonás—. Dale. Sefo—. Ya estoy saliendo para allá. Busco ropa que mas o menos pueda estar comoda, me decido por un jean, una remera de algodón, zapatillas bajas y una campera fresca; mientras bajo voy revisando mi billetera para saber si llevo todo lo que preciso, el carnet, las tarjetas y el documento, mi papá me mata si me sacan el auto por no tener los papeles conmigo, fue lo primero que me dijo cuando trajeron el auto de la agencia, mas te vale que siempre tengas los papeles y el carnet contigo porque el día que te lo saquen a mi no me molestes. —¿Tia, a fubamos? mia que a galo tio Bena, ¡muy mozo!. —me agacho dándole un abrazo mientras miro la muñeca. —No puedo mi cielito, voy a salir, cuando vuelva jugamos. —¿Pode il?. —No Kezi, hoy no puedo llevarte mi cielito. —¿A polqué?. —se pone triste haciendo que me den deseos de llevarla pero no puedo. —La tia ya dijo que no Kezi. —se cruza de brazos por lo que le dice Jemi—. No me hagas esas caras. —A muy ojaa yo. —No te enojes, mañana te llevo a tomar un heladito y a pasear, ¿Qué dices?. —Si, a pasial. —Bien, mañana salimos solitas. —me paro mirando a Jemi—. ¿El papá o la mamá?. —En la cocina. —mientras guardo la billetera en la cartera voy a la cocina. —Mami, —estaban a los arrimones contra la mesada mientras mis hermanos toman el desayuno como si nada pasara porque ya estamos acostumbrados—. Voy a salir con Jonás. —Bueno, ¿a qué hora llegas?. —Calculo que como a las dos porque vamos a ir a almorzar. —Eso si no se le ocurre que le compres zapatillas. —O ropa. —O alguna cosa que justo necesitaba. —Dejen de decir eso. —saco una tostada mirándolos con enojo. —Pobrecito de Jonacito, él nunca cobra, nunca tiene plata, nunca le alcanza. —Pobrecita de Sefora que lo ve y no hace nada. —le doy un golpe a Adiel cuando habla. —Basta ustedes tres. —Me voy. —llego bastante rápido a la casa de Jonás, toco bocina viendo que sale de inmediato, cuando se sube se inclina dándome un beso—. ¿Cómo estas?. —Ahí, estaba que no venia. —¿Por?. —manejo hacia el centro de la ciudad para ir a comer algo rico—. Si quieres hablo con mi papá así te da una mano con lo del trabajo, no puede ser que nunca te paguen a tiempo, hay cosas que pagar y después llegan con recarga. —No es eso, es que no tengo ninguna zapatilla como la gente Sefo, me da vergüenza salir contigo. —¿Y las zapatillas que te regalé el mes pasado?. —Tuve que usarlas para trabajar si las otras ya no servían para nada. —Bueno, podemos ir a comprarte otro par mas. —No Sefo, me avergüenzas cada vez que haces eso. —¿Vergüenza? Estas loco Jonás, trabajas y no te alcanza y a mi si, somos novios no hay que tener vergüenza, ¿cuando nos casemos que vamos a hacer?. —Vas a tener que acostumbrarte a vivir con lo poco que gano o vamos a tener que vivir donde tus papás, porque la vida que llevas no puedo mantenerla Sefo. —Yo trabajo, cada vez tengo mas renombre. —¿Me estas cargando? ¿Como modista? ¿Tela vamos a comer?. —Pero al menos comer algo, —lo miro alzando las cejas porque se emperra en no y no lo sacas de ahí—. No quiero vivir donde mis papás, ya te lo dije. —Pues eso vamos a hacer y ya te lo dije, y cerrado el tema que no quiero discutir por una decisión que ya tomé. —Pero... —Ya basta Sefora. —decido ir a centro comercial así después le compro zapatillas que tanto necesita. —Llegamos. —Creí que íbamos a ir a un restorán. —Dijiste que te sentías mal por las zapatillas, comamos comida rápida y después vemos las tiendas. —vamos de la mano hacia la entrada—. Me gustaría que el fin de semana vayamos al cine, ¿Qué dices?. —Si, si me pagan si, porque al final pagas todo tu. —Sabes que no es problema para mi, —lo envuelvo por la cintura riendo—. No te pongas mal. —Lo dices porque tu familia es de plata y no saben lo que es la necesidad. —dejo de sonreír de inmediato, esos comentarios me molestan demasiado. —No hace falta que digas eso cada vez que nos vemos, estamos hablando. —Lo digo porque me recuerdas cada vez lo miserable que soy. —¡Ay, nada que ver!. —me alejo negando porque dice cada cosa que me hace enojar mucho. —Si, nada que ver, en terrible auto andas que nunca me dejas manejar. —Porque es mío Jonás, no se lo paso a nadie. —Cuando nos casemos eso se va a terminar, yo voy a manejarlo. —me cruzo de brazos mirando las tiendas—. Mira las zapatillas que tienes, valen dos sueldos míos, la ropa, esa ropa olvídate cuando... —Siii, cuando nos casemos. —me gira del brazo apretando con fuerza, me sacude parándose bien cerca mío mirándome a los ojos—. Suéltame Jonás, estamos en un lugar con muchas personas. —No me vuelvas a hablar así o vas a ver cuando vayamos al auto. —Ya suéltame. —sacudo el brazo haciendo que me deje—. Vamos a comer que tengo hambre. —No me vuelvas a hablar así Sefora. —No, ya déjame. Mientras comemos lo miro hablar y hablar y hablar y me digo del porque lo invité a salir, ¿para escucharlo todo el día quejarse? Que aburrimiento, me encantaría poder estar en mi casa, cos mis cosas, mis telas, mi maquina, mis tijeras, pero ya metí la pata, aunque me digo que debería ir acostumbrándome a esto ya que en menos de un año nos casamos y ahí no lo voy a ver dos o tres veces a la semana, ahí va a ser a diario, comiendo juntos, durmiendo juntos, conviviendo juntos, debo aprender a comprenderlo, porque de querer lo quiero, solo que por ahí siento que no congeniamos, mis papás dicen que con los años las personas se va conociendo y formando un carácter juntos, que no siempre se está de acuerdo con todo, mis papás se llevan de maravilla, muy pocas veces pelean, ellos están complementados, mi papá es el loco en todos los aspectos y mi mamá la calmada que le baja los decibeles cuando se le suben mucho, pero de los años que llevo con Jonás nunca pude sentir que estemos complementados, siento que cada cosa que digo es hiriente hacia él, que debo pensar bien las cosas o lo ofendo y no quiero vivir así, quiero que podamos ser uno, no solo en el sexo o los gustos culinarios que esto último es en lo único que estamos de acuerdo, ya que con el sexo no tengo idea, nunca pasamos siquiera de los besos y muchas veces me digo que no quiero pasar mas de los besos. . .

editor-pick
Dreame-Editor's pick

bc

Bajo acuerdo

read
13.4K
bc

Mi Sexy Vecino [+18]

read
56.3K
bc

La esposa rechazada del ceo

read
177.3K
bc

Prisionera Entre tus brazos

read
88.4K
bc

Navidad con mi ex

read
9.5K
bc

Tras Mi Divorcio

read
516.2K
bc

Yo, no soy él

read
89.4K

Scan code to download app

download_iosApp Store
google icon
Google Play
Facebook