bc

La Canción de los Lobos

book_age18+
1.1K
FOLLOW
5.1K
READ
billionaire
love-triangle
curse
kickass heroine
bxg
mystery
werewolves
small town
childhood crush
supernatural
like
intro-logo
Blurb

Arties, España.

Desde tiempos antiguos se han narrado historias...viejas leyendas, que hablan de seres sobrenaturales qué rondan los viejos bosques...seres qué entre aullidos le cantan a la Luna...un pueblo pequeño con gente pequeña, temerosa, donde el rico somete al pobre y los hermanos son separados para cumplir intereses de otros...donde la gente le teme a las bestias de la luna y a los gemelos qué nacen en medio de su luz.

Amelia O´Neill ha regresado al pueblo de su infancia junto a su amada lechuza, la tierra que la vio nacer, donde todo comenzó y donde todo lo perdió, sin embargo, tiene mucho para decir en los secretos que se ocultan en sus bosques y montañas.

Buscando recuperar lo perdido y volver a ser libre de la familia que se la llevo hacia tantos años, se encuentra con una fragmento de su pasado, aquel niño al que habia extrañado tanto, su añorado reencuentro con Caleb Artigas, su viejo amigo de niñez, sin embargo, se vera empañado por un secreto que este esconde de todos.

Su cruel hermanastro y prometido, Alexander O´Neill, magnate millonario, tiene algo que esconder y mucho poder para ganar y no se detendrá hasta que los aullidos a la luna obedezcan solo sus voluntades.

Misterios antiguos en los bosques Pirineos, hombres que se transforman en bestias que le cantan a la luna, una doncella con un destino por cumplir sin una mitad que le fue robada, enemigos poderosos, implacables, que no se detendrán hasta cumplir sus objetivos...un inocente amor de infancia que renace como el fuego de las cenizas, tan pasional e intenso, que lo quemara todo a su paso.

La Canción de los Lobos por J. I. Lopez.

Acompáñame a leer esta magnifica historia de hombres lobo, diferente, emocional y completamente romántica, te aseguro que te encantara.

chap-preview
Free preview
El regreso al lugar en donde te conocí
Desde tiempos antiguos se han narrado historias...viejas leyendas, que hablan de seres sobrenaturales qué rondan los viejos bosques...seres qué entre aullidos le cantan a la Luna...un pueblo pequeño con gente pequeña, temerosa, donde el rico somete al pobre y los hermanos son separados para cumplir intereses de otros...donde la gente le teme a las bestias de la luna y a los gemelos qué nacen en medio de su luz...   Arties, España.   Las verdes praderas parecían brillar como el jade bañadas en la luz dorada del sol, las nevadas montañas brillaban como la plata, los bosques de pino lucían tan majestuosos como los recordaba de memorias de infancia, aquel pueblo, Arties, era tan bello y pintoresco que parecía el escenario de un cuento de hadas, y, sin embargo, no se sentía como la princesa de uno de ellos. Amelia O´Neill después de tantos años regresaba al pueblo, en compañía de su hermanastro y prometido Alexander, había dejado aquel pintoresco lugar contra su voluntad cuando aun era una niña, y estaba más que ansiosa de por fin bajar del vehículo, se imagino corriendo por los verdes y floridos prados y recorriendo de nuevo sus bosques…se pregunto si aquel amado y añorado amigo de su infancia aún seguía en el pueblo…secretamente, deseaba que fuese así, pues de toda la maravilla que tenia Arties para extrañar, su viejo amigo era lo que más echaba de menos. Sacando la cabeza por la ventanilla de la lujosa camioneta, Amelia daba un silbido sin dejar de mirar al cielo, el viento fresco y limpio de la montaña, acariciaba con gentileza su hermoso rostro de finas y delicadas facciones, su piel era blanca, tan blanca como el papel, su cabello era rubio, tan claro que se percibía como blanco, sus gruesas y largas pestañas eran del mismo color, sus ojos, eran de un color extraño, del mismo color de la lavanda, un violeta tan puro y limpio, que engrandecía aún más su rara belleza albina, el albinismo con el que nació, era un trastorno genético heterogéneo, causado por mutaciones en diferentes genes, que produce una reducción o ausencia total del pigmento melánico de ojos, piel y pelo, podría darse en los seres humanos y también en los animales, sin embargo, aquello no la acomplejaba en lo mas mínimo, pues su piel y cabello, hacían un homenaje a la belleza de la luna. – Guarda silencio Amelia, no quiero que los sucios pueblerinos de este lugar vean a mi futura esposa silbando como salvaje a su avechucho – Mirando con desdén al hombre de rizados cabellos dorados, Amelia lo ignoro monumentalmente como solía hacerlo, detestaba a su hermanastro…su prometido. Alexander O´Neill era un hombre despreciable, mayor a ella por cuatro años, un niño rico y heredero universal de su familia, empresario multimillonario de empresas internacionales…y un obsesivo de la perfección y la belleza, se conocían desde niños, cuando su padre, aprovechando la reciente muerte de sus padres y hermano, se la llevo con ellos sin que nadie se opusiera, alejándola de todos los que amaba y alguna vez la amaron…los O´Neill eran ruines y oportunistas, siempre conseguían todo lo que deseaban, dinero, poder…personas…y nadie podía detenerlos, eran intocables. – No es un avechucho, es una lechuza y tiene un nombre, Ayla, recuérdalo, Ayla – dijo con el entrecejo fruncido la hermosa Amelie. – No me aprenderé el nombre de tu ave mascota, agradece que te permití conservarla, después de todo, lloraste desconsolada cuando mi padre ordeno que se deshicieran de ella el día en que llegaste a formar parte de mi familia, y yo, por supuesto, interveni para que la conservases, así que no retes a mi paciencia y haz lo que te ordeno, siéntate como la dama que se supone que eres y no le silbes a esa maldita ave – dijo Alexander con arrogancia. Amelie apretó sus puños con fuerza, estaba harta, mas que harta de los O´Neill y su arrogancia, volver a España era su oportunidad para buscar lo perdido y escapar de su control…y aun cuando sabia lo poderosos que eran, nunca se quedaría callada ante ellos. – Disculpa ricitos de oro, pero yo no pedí que tu padre me llevara con ustedes, y, aun así, si su majestad ordenaba que se llevaran a Ayla, ella siempre volverá a mí, es mi mejor amiga y mucho mas confiable que el nido de víboras que son los O´Neill – dijo Amelia con burla. Alexander observo a su joven prometida, Amelia no era como las demás mujeres, tenia carácter, demasiado para su gusto, y aun cuando se hallaba en clara desventaja, escupía lo que pensaba sin temor a las represalias, era una verdadera belleza albina, extravagante, de rareza extrema, sus ojos violeta no disimulaban el profundo desprecio que tenia hacia el y toda su estirpe, pero poco importaba lo que ella pensara, deseara o hiciera, estaba forzada a ser su esposa, y no podía negarse aun así fuese lo que mas deseara…después de todo, solo los O´Neill conocían el paradero de lo que buscaba con desesperación, pues, lo tenían bajo su resguardo.   – Di todo lo que quieras Amelia, eres una O´Neill, llevas nuestro apellido, no eres mas que una de mis propiedades, serás mi esposa y como mi mujer debes estar a la altura de tu hombre, no habrá mas trotes a caballo, ni tampoco mas lechuzas que duerman en tu alcoba, serás perfecta, una hermosa muñeca que me de hijos, y nada más, no debes olvidar cual es tu lugar y porque tienes que permanecer en el – dijo Alexander con un deje de burla. – Eso lo veremos ricitos, no soy una propiedad, ni tuya ni de nadie – respondió Amelia bajando del vehículo que finalmente se estacionaba frente a las puertas de la vieja mansión O´Neill. La vieja mansión que se erigía orgullosa sobre la colina mas alta del pueblo, lucia tan majestuosa como la recordaba, todos los niños de Arties se contaban historias de miedo con respecto a esta, o al menos, aquellos relatos infantiles formaban parte de sus recuerdos, todos en el rustico pueblito, temían de los O´Neill y su gran poder, jamás se iba contra los deseos de ellos, los únicos que se les oponían y tenían tanto poder e influencias para ello, eran los Artigas, familia española con mucho territorio en el país y otros continentes, sin embargo, contrarios a sus acérrimos rivales, los Artigas eran personas sencillas, bastante nobles y gentiles, con una rica historia familiar que databa de muchos siglos atrás y que los ligaba a la realeza, ella lo sabia bien, pues su único amigo en el pueblo era el hijo de esa prestigiosa familia. Los Artigas y los O´Neill, eran rivales en todo sentido, los segundos, dedicaban gran parte de sus esfuerzos en derribar a los primeros, quienes únicamente actuaban en defensa o cuando sus rivales excedían su nivel de crueldad hacia otros…aun así, no habían podido ayudarla, pues ella misma se había negado a recibir cualquier ayuda de ellos…los O´Neill, aun tenían consigo, y oculto del mundo, a su mayor tesoro, aquello que usaban para mantenerla a raya y medianamente sometida a su voluntad, aunque, por supuesto, solo sería cuestión de tiempo hasta que ella recuperara aquello y con ello, también su libertad. Silbando de nuevo a los cielos, aquella hermosa y majestuosa ave de grandes alas blancas, acudía a ella sin demora, Ayla, era una bellísima lechuza de prístino plumaje blanco, lo único que conservaba de su antigua vida…el ultimo obsequio que recibió de su padre y también, su mejor amiga. – Hey, ¿Viste todo el pueblo? Cuéntame, ¿Qué tal ha sido? – le preguntaba Amelia con una sonrisa a su lechuza. – Dios, solo mírate, hablas con ese avechucho como si fuese una persona, es patético – decía Alexander bajando también del vehículo y caminando hacia el interior de la enorme mansión. Amelia negó en silencio. – No le hagas caso Ayla, un bastardo como el jamás podría hablar con una belleza como tu – dijo entre risitas la bella albina. El interior de la mansión era tal y como se esperaba de los O´Neill, opulencia y elegancia más allá de lo tolerable, mirando las columnas del comedor que parecían revestidas en oro, Amelia hizo una mueca de desagrado, detestaba lo terriblemente derrochadores y arrogantes que eran, una vez más, se repetía mentalmente que jamás encajaría en esa familia, pues ella apreciaba la belleza de la sencillez. – Me voy, regresare en un par de días, tengo una reunión importante con un nuevo socio, ya he dado las instrucciones para que se te atienda como la futura señora O´Neill, espero no encontrar una comidilla de chismes a mi regreso – dijo con arrogancia Alexander. – No te preocupes, no solo será una comidilla, me encargare de que el pueblo entero te tenga algún buen chisme de mí, así que puedes marcharte tranquilo a tus asuntos que no me interesan – dijo Amelia con una sonrisa sarcástica dibujada en su hermoso rostro. Alexander enrojeció de rabia, pero no pronuncio palabra alguna, después de todo, ya sabia que esperar de la hermosa albina que tenia por prometida, saliendo para de nuevo subir a su lujosa camioneta, se marcho por el momento, dejando a Amelia sola para descansar de su fastidiosa presencia. Caminando por el pasillo donde la servidumbre la conducía a su nueva alcoba, se quedo asombrada al mirar lo amplia y hermosa que esta era, había encantadoras pinturas de los bosques que rodeaban el pueblo, los grandes ventanales conducían a una extensa terraza que era solo para ella y que estaba decorada con un sinfín de coloridas flores en sus maceteros, los muebles, parecían ser algo antiguos, pero estaban bastante limpios y demasiado hermosos, de estilo victoriano, su vieja casa de muñecas la habían colocado también allí, al menos, su nueva prisión estaba a su entero gusto. Saliendo a tomar el aire fresco de la mañana a su bella terraza, Amelia observo las casitas del rustico pueblo, las praderas y los bosques estaban en su esplendor primaveral, revistiendo a los mismos de múltiples y brillantes colores. Colocándose unos cómodos jeans, una hermosa camisa a cuadros de franela y sus inseparables botines sin tacón, Amelia decidió recorrer el pueblo…con suerte, quizás lograría encontrarse con aquel al que añoraba desde la niñez en que fueron separados. – Ayla – Amelia llamaba silbando a su bella lechuza, para así, ambas comenzar su recorrido por el pueblo.   Arties, en España, era un pueblito alejado en los montes Pirineos, provisto de una belleza sin igual, sus pobladores eran personas en su mayoría bastante sencillas y el turismo era una de las fuentes de ingreso para el pueblo, sin duda, era un lugar al que los citadinos podían escapar para olvidarse de la pesada rutina, había sido su deseo el regresar al pueblo donde había crecido, donde todo termino y comenzó, Alexander había accedido después de años a dejarle volver y ella estaba dispuesta a arriesgarlo todo para recuperar lo que le pertenecía. Solo era una chica de 18 años, muy joven aun, pero con grandes expectativas de vida, ella no deseaba ser la esposa de alguien, su mas grande anhelo era recuperar lo perdido y viajar por el mundo sin nunca detenerse…mirando las hermosas alas blancas de Ayla, Amelia suspiraba, deseando volar con la libertad en que lo hacia su hermosa lechuza. Sus pasos, finalmente se detenían en aquel sitio, el lugar en donde el fuego había arrasado con todo…sus padres…su hermano…sus sueños…su libertad…caminado en aquel basto terreno que una vez perteneció a su familia, memorias de tiempos felices llegaban hasta ella, cuando era una niña de apenas 10 años y no conocía el sufrimiento, sus padres, irlandeses albinos, habían sido temidos en el pueblo debido a leyendas que se relacionaban con su extraña genética, sin embargo, a pesar de todo, eran increíblemente felices. Risas infantiles golpeaban sus recuerdos causándole dolor, la sonrisa de su hermosa madre se dibujaba en sus memorias…los fuertes brazos de su padre protegiéndola aquella noche…desviando su vista del sitio donde una vez se hallo su hogar, una lagrima se derramo sobre su blanca mejilla…aquellos recuerdos siempre dolerían, sin importar la cantidad de años que pasaran, siempre iban a doler. Silbando de nuevo a su fiel lechuza, se alejo de aquellos abandonados terrenos, sin embargo, no hubo respuesta alguna de su amiga alada, preocupada, se adentro en los bosques esperando que se encontrara explorando por allí, silbando una vez más, escucho el ulular de su majestuosa ave, temiendo que se encontrase en peligro, Amelia corrió en dirección a donde la escuchaba, tan solo para encontrarla posada en el brazo de alguien más.   Cabello castaño que a la luz del sol brillaba como el cedro, ojos oscuros, lobeznos, que la miraban con confusión y fiereza, piel besada por la luz del sol, trigueña…demasiado hermosa, alto, de al menos 1.90, figura atlética, un joven demasiado apuesto y de hermoso rostro familiar…el paso de los años le había sentado muy bien, dejando atrás su figura infantil dando paso a la de un hombre extremadamente apuesto. Una sonrisa se dibujo en el rostro de la hermosa albina, aquel a quien siempre traía de regreso en sus memorias de infancia, estaba frente a ella, sosteniendo a Ayla en su brazo. – Caleb – dijo casi en un murmullo mas para si misma que para el joven que la miraba expectante. – ¿Eres tú Amelia? – pregunto con voz varonil aquel joven de cabellos castaños. Cabello rubio, casi blanco, piel en extremo pálida como la nieve en las montañas, belleza sin igual, albina, exactamente como la recordaba pero ya en sus curvas de mujer…hermosos ojos violeta, como la lavanda que crecía en los prados…era ella, su vieja amiga…su primer amor. Corriendo hasta el sin meditarlo, Amelia se aferro al fuerte pecho del viejo amigo al que había añorado tanto, dejando caer lagrimas desde sus bellos ojos violeta. – Creí…que jamás volvería a verte, Caleb – dijo la hermosa albina sin desear soltar al joven jamás. Caleb envolvió entre sus brazos a la delicada y mucho mas pequeña figura de su vieja amiga de infancia, aquella que fue robada por los O´Neill y a la creyó jamás volver a ver. – En verdad estas aquí…después de tantos años…regresaste – dijo el joven castaño aun asimilando lo que estaba pasando. – Estoy aquí Caleb, y no deseo volver a marcharme…ha sido duro, estar completamente sola en un lugar al que nunca pude acostumbrarme, pero te ha encontrado, Ayla te encontró sabiendo que te he extrañado tanto – dijo Amelia sin soltarse de aquel muchacho. Violeta y n***o se miraron fijamente después de años que sintieron como dolorosa eternidad…sin embargo, Caleb sabia que las cosas habían cambiado…no era el mismo al que la hermosa albina había conocido, y aquel secreto no lo podía conocer jamás.   El regreso al lugar en el que te conocí, Amelia y Caleb se reencontraban después de muchos años, sin embargo, no eran los mismos niños que fueron cruelmente separados, cada uno, guardaba secretos, secretos que no querían que nadie mas supiera, una buscaba lo que había perdido, el otro ocultaba su verdadero ser…y ambos, se habían añorado en la soledad de sus noches, deseando poder verse una vez más. 

editor-pick
Dreame-Editor's pick

bc

Efimero (Devil's touch)

read
372.5K
bc

En los Zapatos de Renatas

read
1.3K
bc

UN TOUCHDOWN A TÚ ❤️

read
225.4K
bc

Casado con la ¿Gordita?

read
312.0K
bc

AMOR CON ODIO

read
12.6K
bc

Mi jefe esta paralitico

read
3.2M
bc

Una esposa de mentira. Saga familia Duque.

read
8.2K

Scan code to download app

download_iosApp Store
google icon
Google Play
Facebook