bc

Mis dos sugar daddys

book_age18+
2.1K
FOLLOW
11.0K
READ
love-triangle
HE
boss
bxg
kicking
brilliant
city
friends with benefits
like
intro-logo
Blurb

Soy una chica con grandes sueños. Hay

un anuncio en una página web de sugar daddy que parece mi solución. Son dos hombres atractivos buscando a la mujer indicada, pero soy virgen y no estoy segura si quieren a alguien sin experiencia; sin embargo, necesito el dinero y me arriesgare a todo para lograr mi objetivo.

chap-preview
Free preview
Capítulo 1
Narra Johana Estuve trabajando mucho últimamente, todo para ahorrar para ir a la unas de las mejores universidades científicas. Era ambicioso, lo sabía. Pero después de haber hecho todo lo posible para prepararme. Mi sueño era hacer algo increíble con mi vida y la oportunidad estaba ahí para aprovecharla. Empujé las puertas de la cocina para poner los platos en el fregadero y unos segundos después encontré a mi padre mirándome con esa mirada comprensiva suya. Podría haber llorado. —Oye.Hay que tomarse un día libre de todo esto. —Papá, estoy bien—otra sonrisa forzada mientras me enjuagaba las manos—.Además, no puedes hacerlo todo tú mismo—era demasiado dulce para sentirse mal por la vida humilde que brindaba. Todo le encajaba perfectamente. La posada, el pequeño pueblo, los clientes constantes. Pero no yo. Quería más; Siempre lo quise. Y eso nunca fue su culpa —.Papá, escucha, sé que te preocupas, pero no es necesario. Estoy muy bien aquí. Me encanta poder trabajar contigo y verte todo el tiempo. Sus ojos brillantes y arrugados y esa sonrisa que decía: Sé que no eres feliz simplemente me devolvían la mirada. ¿Qué se supone que debía decir? —¿Necesitas que saque esta bandeja?— Paola dijo. —No, ya voy—me apresuré y agarré la bandeja. En el proceso, le lancé a mi papá una simple sonrisa, y esa vez no fue forzada. Sabía que se sentía mal por no poder pagar mi educación, pero no se daba cuenta de lo mal que yo me sentía por él. Mis sueños y metas eran de lo único que había hablado durante los dos años anteriores y lo único que hizo fue hacerle consciente de que no podía darme la vida que siempre había querido. Aunque yo era una adulta. Estaba decidida a llegar a la universidad después de graduarme y comenzar mi propio negocio; Planeé asegurarme de que nunca más tuviera que trabajar un día más en su vida. *** Eran casi las diez, lo que significaba que pronto tendría un momento de tranquilidad para mí. Preparé un espresso recién hecho para mi café con leche, mi papá ya se había ido a casa. —Johana— la voz me apuñaló mis oídos desde atrás. Salté y derramé el agua del vaso antes de tener siquiera la oportunidad de verterla en la máquina. —¡Mierda! —¡Lo siento!—ella se rio de mí, como siempre, y en cuestión de segundos, yo también comencé a reírme—.Quiero mostrarte algo— ella vino y tomó mi mano. Sus ojos recorrieron el café mientras el último cliente se levantaba para irse—.Vamos—estábamos en la cocina antes de que pudiera preguntarle qué era tan importante que no podía esperar ni dos segundos a que preparara mi espresso. Sacó su teléfono del bolsillo y comenzó a revisar algunas cosas antes de mirarme. Sus ojos recorrieron mi rostro durante una pausa y me dieron ganas de reírme de ella, pero antes de que pudiera, apagó la pantalla y se metió el teléfono en el bolsillo trasero—.Está bien, primero que nada, sabes que te quiero, ¿verdad? —Sí—respondí lentamente. No sabía adónde iba esto, pero estaba empezando a sentir mariposas en el estómago. —Y sabes que sólo quiero lo mejor para ti. —Está bien, ¿qué está pasando? Paola me miró fijamente durante unos segundos más antes de ceder. —Está bien, está bien, pero no quiero que pienses que estoy loca—sacó su teléfono del bolsillo y desbloqueó la pantalla—¿Recuerdas cuando mi amiga Lucy de la escuela de cocina vino de visita el mes pasado?—asentí—.Ella me estaba hablando de su amiga en la ciudad. Consiguió un trabajo para un sugar daddy—la voz de Paola se calmó al final mientras iba y miraba por la pequeña ventana de la puerta de la cocina. Nadie había entrado, o habríamos oído el timbre de la puerta principal. Pero hablar de un sugar daddy era motivo para ser cautelosos—¡Ganaba diez mil dólares cada mes! —¿Diez mil?— Vale, no podía creer que ningún trabajo pagara tanto, pero era todo oídos. –Tendrías todo el dinero que podrías necesitar para la universidad y sólo seria el verano. Johana, puedes asistir en otoño como quieras—los ojos de Paola se suavizaron cuando tocó mi brazo. Ella era como la hermana que nunca tuve. Habíamos estado tan unidas durante tanto tiempo, desde el año en que ella se mudó a la ciudad. Ella siempre se preocupó y cuidó de mí. —¿Pero qué es exactamente un sugar daddy?—pregunté. Claro, había escuchado un poco el término. Un hombre mayor que paga todo por una mujer más joven—¿Paola? Dime. Respiró hondo y luego me entregó su teléfono. Mientras me desplazaba, ella explicó. —Estos hombres buscan una compañera, alguien a quien puedan obsequiar con lujosos obsequios y con quien divertirse. Son súper ricos y, supongo, un poco solitarios. Eso o simplemente quieren desfilar entre mujeres jóvenes y bonitas. —¿Como yo?—me reí. Después de mirar las fotografías, estuve de acuerdo en que algunos de los hombres eran guapos y ricos. Si me ofrecieran dinero para pasar tiempo con ellos, no diría que no. ¿Pero yo?—.No soy una modelo ni nada por el estilo. —¡Chica, eres hermosa! Tienes ojos azules brillantes y cabello rubio dorado. Y tu sonrisa es perfecta. ¡Estrella de cine perfecta! —ambas nos reímos de sus palabras. —¿Por qué alguien pagaría sólo por pasar el rato conmigo? —No se limitan a pasar el rato contigo—los ojos de Paola se tensaron mientras me miraba directamente—.Pagan para estar contigo. —¿Qué?—supongo que tenía sentido dado que los hombres ricos rara vez se deshacían de su dinero a menos que fuera por una buena razón, pero aún así estaba conmocionado hasta lo más profundo—.Eso es como... prostitución —Eso es como... diez mil dólares. —Paola, no sólo es moralmente incorrecto, también es ilegal. Ella me dio un suspiro mientras hojeaba las fotos. —Estos tipos pueden pagar cualquier cosa, incluidos los abogados. Son discreto, lujoso y completamente consensuado. Además, puedes decir fácilmente que en realidad estabas saliendo y que él te estaba mimando como lo hacen todos los buenos novios— su ceja se arqueó con la última palabra, y fue como si no tuviera otra opción que al menos escucharla. Sin embargo, había un problema. Pola era definitivamente mi mejor amiga en el mundo, pero no se dio cuenta de que todavía era virgen. Si lo supiera, no habría estado impulsando la idea del sugar daddy. Sabía que ella sólo quería lo mejor para mí y que estaba tratando sinceramente de ayudarme, así que lo mínimo que podía hacer era darle una pista. —Soy ...—me mordí el labio pensando justo cuando ella me miraba—.Sigo siendo una virgen. Su ceño inmediatamente se frunció. —¿De verdad? —Sí, en serio. —Está bien, ya veo. No tienes que ponerte a la defensiva. —Bueno, ¿de qué otra manera se supone que debo actuar? Estaría vendiendo mi cuerpo a alguien que ni siquiera conozco, y por primera vez. Simplemente no sé cómo me siento al respecto. —Entiendo completamente. Pero, Johana, tienes como veintiún años. Ella soltó una risa rápida. —¿Sí?—yo también me reí mientras envolvía mis brazos alrededor de mi pecho en un apretado giro. —¿Ni siquiera con Jack del último año? Negué con la cabeza. —Wow—murmuró, luego nuestros ojos se encontraron y ella comenzó a sonrojarse—.Mira, ¿no es hora de que conquistes este hito de tu vida adulta y mires con ansias tu futuro? Piense en la recompensa. La universidad está a tu alcance. Tienes totalmente el cuerpo adecuado y la personalidad adecuada para satisfacer…—hizo una pausa cuando la fulminé con la mirada—.Lo siento lo siento. Eres perfecta para algo como esto. Se honesta contigo misma y piensa en la aventura y en todas las cosas divertidas que podrás hacer durante el verano. No tendrás que venir aquí a limpiar mesas y servir café por propinas. Estará en el buen camino para hacer las cosas que siempre soñaste. Respiré hondo y dejé que sus palabras asimilaran. Tenía razón en todo. Era hora de que realmente diera un salto e intentara algo con todo lo que tenía en lugar de sentarme y esperar que algún día ahorraría lo suficiente para hacer mis sueños realidad. —Dame el telefono—extendí la mano y agité los dedos hasta que ella obedeció. Pola básicamente estaba disparando confeti con las yemas de sus dedos mientras entregaba el teléfono. —Esa es mi chica. Oh mira, éste es guapo. —Sólo estoy mirando. No se te ocurran ideas locas todavía. —Ya que lo dijiste, es mejor que sepas que pagan más por las vírgenes—no estaba segura de si debería haberme emocionada o disgustada por eso, pero todo lo que pude hacer fue murmurar un suspiro condescendiente—.Solo prométeme que mantendrás la mente abierta. Esto podría ser realmente fantástico para ti.

editor-pick
Dreame-Editor's pick

bc

La esposa rechazada del ceo

read
159.9K
bc

Bajo acuerdo

read
7.2K
bc

Prisionera Entre tus brazos

read
85.4K
bc

Mi Sexy Vecino [+18]

read
49.6K
bc

Navidad con mi ex

read
8.6K
bc

Tras Mi Divorcio

read
508.1K
bc

Yo, no soy él

read
88.0K

Scan code to download app

download_iosApp Store
google icon
Google Play
Facebook