bc

Una vez rechazada, dos veces deseada

book_age18+
96.0K
FOLLOW
280.1K
READ
polyamory
fated
second chance
dominant
submissive
drama
bxg
like
intro-logo
Blurb

Author: Ambernique Leggett

This is the translation book of Once Rejected, Twice Desired (Book 1 of Blue Moon Series)

Copyright © 2021 STARY

All Rights Reserved

(Advertencia: Solo mayores de 18 años)

Cuando Alaia cumpla 18 años, sabe que eventualmente encontrará a su mate. Lo que no sabe es lo que pasará cuando al fin lo haga. La traición del rechazo la golpea, pero no está destinada a estar deprimida por mucho tiempo. Ella está destinada a la grandeza. Sígela mientras supera las pruebas para obtener todo lo que siempre ha anhelado, pero tenía demasiado miedo de intentarlo. Una vez fue rechazada, pero ahora es deseada.

**Extracto**

—No te correrás todavía, ¿entiendes, pequeña?

Escucharlo decir esto casi me desborda. Apenas puedo formar un pensamiento coherente, y mucho menos palabras.

De repente, siento un fuerte golpe en el trasero.

Jadeo por el impacto, duele muchísimo.

—Contéstame, pequeña —él gruñe en mi oído.

—¡SÍ, PAPI! ¡ENTENDIDO!

Siento que me empiezo a desmoronar. Mis piernas tiemblan incontrolablemente y las lágrimas corren continuamente por mis mejillas.

—Aguanta, bebé, solo un poco más.

Asiento con la cabeza vigorosamente.

—¡Papi, por favor! Te lo suplico —no sé si le estoy rogando que se detenga o que continúe hasta mi último aliento.

Entonces, de repente, sus dedos ya no están. Casi de inmediato mi cuerpo llora por su ausencia.

—Abre.

Hago lo que me ordena y abro la boca. El introduce los mismos dedos con los que me deleitaba al permitir que mi dulzura picante cubriera mi lengua.

Bebo mis jugos hambrienta, siento como si fuera a estallar.

chap-preview
Free preview
Uno | ¿Es mi cumpleaños?
Alaia Ojos grises de tormenta, pelo rubio sucio que recuerda a la seda más bella y la sonrisa más sexy del planeta; Alexi era perfecto en todas las maneras imaginables y de alguna manera, él era todo mío. Mi cuerpo tembló mientras sus dedos se burlaban de mi brazo y luego bailaban a través de mi cuello. ¿De verdad estaba sucediendo esto, por fin? —Ángel, un día voy a poner mi marca por aquí. No puedo esperar a hundir mis dientes en esa perfecta piel tuya. ¿Sabes tan dulce como te ves? ¿Tan dulce como hueles? Yo espero que si —susurró contra mis labios separados. Entonces sacó su lengua, apenas rozando la comisura de mis labios, haciéndome gemir e internamente rogar por más. Tenerlo tan cerca era embriagador y mi cerebro se nublaba. Levante la mano y pase los dedos por su cabello, tirando suavemente de el, provocando un gruñido sexy en su pecho. Este hombre lo era todo. ¿Cómo tuve tanta suerte? Sus largos y ágiles dedos comenzaron a hurgar en los botones de mi vestido y me maldije por vestirme como un extra en la pequeña casa de la pradera. ¿Qué pasaba con este atuendo de todos modos? Nunca en mi vida lo había visto antes, pero eso no importaba, lo haría trizas si eso significaba acercar el cuerpo de Alexi al mío. —¡Alaia! Después de lo que parecio una eternidad, finalmente soltó el ultimo botón y empujó la tela hacia atrás, exponiendo mis hombros. —Eres tan hermosa, Ángel. Gracias por ser mía—susurró, mientras besaba de manera seductora mi piel desnuda. —¡Alaia Noel Miller! Si tengo que llamar a tu nombre una vez más... Busqué de dónde venia la voz, sonaba tan familiar, pero ver a Alexi quitarse la camisa rápidamente me hizo concentrarme. —No te preocupes por ella, mi amor, solo concéntrate en mí. Prometo ser lo más gentil que pueda. Me bajó hasta la cama y mientras se inclinaba sobre mi cuerpo en busca de un beso, su exquisito rostro fue sustituido por una luz cegadora. Su voz, tan suave y profunda, se transformó en la más estridente y fastidiosa que jamás había escuchado en mi vida. ¿Cómo se había convertido el cielo tan rápido en infierno? —¡Alaia, sal de la cama ahora! ¡No me obligues a subir allí! —gritó mi madre desde el fondo de las escaleras. Me levanté y miré alrededor de mi habitación. ¿A dónde se había ido Alexi? ¿Dónde estaba ese espantoso vestido de saco de arpillera? ¿Adónde fue mi tiempo de sexo? ¿Fue todo un sueño? ¡Maldita sea! Había presionado varias veces el botón de repetición, luchando por permanecer en la tierra de los sueños y ahora iba a llegar tarde para la última semana de mi último año. ¿Por qué la escuela tenía que empezar tan temprano en la mañana? Esto debía ser un crimen o algo así. Me levanté de la cama y entre lentamente al baño en un intento de hacerme ver más humana que un zombi andante. La tercera siesta obviamente no fue suficiente porque mi cerebro seguía siendo un desastre. Abrí la ducha y cuando entré, maldije cuando el agua helada cayo en mi cuerpo. “Bueno, el primer paso, "despertar" está completo” pensé sarcásticamente mientras ajustaba la temperatura de mala gana y seguía mi rutina matutina. Una vez que me arreglé, me acomodé y me perfumé adecuadamente, salí y me envolví en mi toalla favorita de baño suavemente antes de echarme un vistazo al espejo. Todos siempre decían lo mucho que me parecía a mi madre e incluso esa mañana con las enormes bolsas bajo mis ojos enrojecidos, lo veía más y más cada día. Tenía sus grandes ojos dorados de color miel y una suave piel de caramelo. Mi largo cabello marrón chocolate casi llegaba a mi cintura, de nuevo, igual que mi madre, pero el mío era rizado mientras que el suyo se podría considerar ondulado. Tenía unos labios regordetes y carnosos, y una nariz de botón pequeña que me encantaba, pero diría que mi característica favorita habrían sido mis curvas. Mamá me bendijo con una fantástica figura de reloj de arena. Diría que muchos me habrían considerado atractiva, pero estaba a punto de graduarme, sin haber tenido nunca una cita o ni siquiera haber tenido un novio. Me gustaba mantenerme en silencio y evitar el drama que parecía seguir a los hormonales adolescentes lobo, así que incluso con mi aspecto físico y mi rango dentro de la manada, no mucha gente se tomó el tiempo de acercarse y conocerme. Sali de mi niebla pensamientos y tome mi cabello en un moño un enorme y desordenado, antes de correr a mi armario y poner mi maxi vestido amarillo favorito y sandalias de gladiador marrón. Debido a mi corta estatura, de un intimidante 1,57, tuve que atar un nudo delante del vestido para evitar tropezar y caerme, pero aun así me encanto. Me detuve delante de mí tocador, aplique un poco de rímel y brillo de labios, luego tomé mis cosas y baje las escaleras. En el camino hacia abajo, eché un vistazo a mi teléfono y vi que tenía suficiente tiempo para un desayuno rápido antes de irme. Hice un golpe de puño antes de redondear de la esquina a la cocina. Me encantaba la comida y no me daba vergüenza decirlo. Di los buenos días, cuando pasé junto a algunos miembros de la manada que ya desayunando y miré para ver más en el comedor. Les salude con la mano antes de abrir el refrigerador, asome la cabeza y empecé inconscientemente a hacer mi baile de comida feliz. —Oh, ¿Qué delicia tienes querida nevera? —pregunté, mientras examinaba las estanterías. Mi hermano Aaron estaba sentado en el mostrador, comiendo un enorme tazón de Fruity Pebbles, y se rio de mi exhibición. —Eres tan rara, hermana, nunca he visto a alguien tan feliz por el desayuno. —Entonces no estás comiendo las cosas buenas. Una vez que has probado una tartaleta de arándano azul recién salido del horno y le has puesto mantequilla, has probado oficialmente el cielo, créeme —respondí. —¿Cómo es que no tienes el tamaño de una casa en este momento? —preguntó, mirándome con curiosidad. —Buena genética supongo, tal vez soy especial y fui bendecida por la misma Diosa de la Luna —respondí en broma. —¿Bendita? Lo dudo mucho. Si ese fuera el caso, ella te habría dado la estatura que te falta, enana—replicó mientras saltaba del mostrador y me acariciaba la parte superior de la cabeza como si fuera un cachorro. Le di una palmada en la mano —¿Y qué? Eres increíblemente alto, gran cosa. Y deja de acariciarme a menos que quieras sentir los puños de esta enana. Siendo gemelos, Aaron y yo podríamos pelear como gatos y perros un minuto, y luego ser los mejores amigos el siguiente. Amaba a mi hermano más que a nada y sabía que sentía lo mismo. —Eso está bien. Ayer te vi entrenando con Jordyn. Veo que por fin has estado prestando atención al entrenamiento de combate. Yo odiaba el entrenamiento de combate. Siempre parecía más un castigo que cualquier otra cosa y, además, me veía más como una amante que una luchadora. Como hija del Alfa de la manada de la luna Opal, sabía que pronto Aaron debía ser el luchador quien asumiría el cargo de nuestro padre un día y se suponía que una vez que encontrara a mi compañero, tendría a sus cachorros y sería una "buena esposa", lo que sea que eso signifique, pero mi mamá, Luna de Opal Moon encontró que esta idea era una tontería e insistió en que empezara a entrenar inmediatamente. ¿Y si mi pareja fuera un alfa de otra manada? Nadie quería una compañera que solo fuera adecuada y conociera sobre arreglos florales. Papá dudó al principio porque es casi imposible negar a tu pareja, aunque seas el alfa, él cedió, y solo así pude entrenar los últimos seis meses. Como tenía sangre alfa, era más feroz que otros lobos, y me había comprendido el entrenamiento bastante rápido. Podía seguir el mismo ritmo que los guerreros de la manada que habían estado entrenando desde que eran crías. Mi fuerza me había enorgullecido mucho, y era increíble saber que podría defenderme a mí misma y a mi manada si llegaba el momento. Miré a Aaron y sonreí. Aunque éramos gemelos, no podríamos habernos visto más diferentes. Tenía la piel más clara que la de papá, los ojos verdes y el cabello marrón ondulado. También tenía una personalidad fantástica y amigable y una sonrisa que podía hacer el día de cualquiera. Con 1,88 de altura, superaba a la mayoría de los chicos de nuestra escuela y las chicas no parecían tener suficiente de él. Con su buena apariencia y su pronto estatus de alfa, uno pensaría que sería un hombre fornido que dormía con toda la población femenina, pero eso no podría haber estado más lejos de la realidad. Aaron creía en la importancia de las parejas y quería esperar por la suya. Ella compartiría todo, desde su primer beso hasta su primera vez teniendo sexo. Para Aarón, no había nada más especial que compartir todos los primeros con quien Diosa de la Luna había hecho especialmente para ti. También creía en eso, pero no pensé que estuviera tan entusiasmada por encontrar el mío como lo estaba Aaron. Él conocía su lugar en la manada y en el mundo, pero mi futuro seguía en el aire. Creo que eso me asustó un poco. Mientras estaba en mi propio mundo, mi mamá entró a la cocina con una gran sonrisa en su cara. La manera en que casi rebotaba en los dedos de los pies me dijo que tramaba algo y no podía estar más emocionada por eso. —¿Están listos, mis bebés?—Aaron y yo nos miramos y luego gira a mamá. —¿Eh? —los dos dijimos al mismo tiempo. Ella puso los ojos en blanco, pero recuperó rápidamente su emoción. —¿Este sábado? Todo está listo. Tengo toda la manada preparada, y tu papá ha invitado a cuatro alfas y algunos invitados de manadas vecinas. ¡Va a ser muy divertido! Aaron y yo todavía estábamos completamente perdidos, y nuestras caras deben haberlo mostrado claramente porque mamá se tiró las manos y gritó. —¿Tu cumpleaños? ¡No me digas que olvidaste que cumplirás dieciocho años este sábado y finalmente puedes encontrar a tu compañero! No puedo esperar a ser abuela. Tendré los nietos más guapos de todos los tiempos. Con eso la compresión me golpeo y mis ojos se abrieron como platos. ¿Mi decimoctavo cumpleaños? ¿Cómo podría haber olvidado mi cumpleaños y mis dieciocho en ese momento? —¡Mierda! — chillé antes de poder controlarme. Mamá me disparó dagas y me dijo: —¿Perdón? —tan peligrosamente bajo que me dio escalofríos. —Lo siento, mamá —susurré. Aquello funciono porque casi inmediatamente, ella estaba de vuelta para charlar sobre la fiesta, compañeros y todo lo demás. La afiné y abrí rápidamente mi vínculo mental con Aaron. La mayoría de los hombres lobos no podían conectarse mentalmente hasta que hubieran llegado a la mayoría de edad, y su lobo se hubiera despertado por completo, pero como éramos gemelos podíamos unirnos entre nosotros y a nadie más. ¿Sabías de esta fiesta? ¿Y cómo olvidé nuestro cumpleaños? No tenía idea. ¿Papá invitó a otras cuatro manadas? ¿Sabes cuánto aumenta nuestras posibilidades de encontrar a nuestros compañeros, Alaia? Por mucho que odiemos las fiestas y que seamos el centro de atención, esto es algo bueno. ¿Bueno para quién? ¿Y si mi pareja es de otra manada o un abusador imbécil con un fetiche para los pies, o peor, qué pasa si no le gusta el queso? ¿Realmente Alaia, que no le guste el queso es peor que un idiota abusivo? Consigue tu mierda, hermana. Lo que sea. Corté el vínculo mental justo cuando oí a mamá hablar de nuevo. —Bien, bebés, váyanse. No quieren llegar tarde. Después de todo, es su última semana. Fue entonces cuando me di cuenta de que ni siquiera tuve la oportunidad de tomar el desayuno. Empezó a empujarnos hacia la puerta, y mi estómago retumbó en protesta. Con sus sentidos intensificados, escuchó el sonido y sonrió. —Eso te enseñará a golpear el botón de repetición varias veces. —¡Por favor, por lo menos déjame agarrar un plátano o algo así! Tenía tiempo, lo tenía, pero Aaron me distrajo, y querías hablar de la fiesta. Me muero de hambre —rogué. Era inútil, nos empujó al garaje, y mamá cerró rápidamente la puerta detrás de nosotros. —Puedes tomar algo de una máquina expendedora si nos damos prisa, vamos —dijo Aaron. Mi estómago protestó y rugió todo el camino al colegio; ese día ya era una mierda completa.

editor-pick
Dreame-Editor's pick

bc

La hija del duque

read
242.6K
bc

Almas gemelas

read
276.2K
bc

Nirella

read
1.0M
bc

|Rechazada|

read
302.8K
bc

Tras tus Huellas

read
36.2K
bc

La Mirada de Jade

read
90.3K
bc

Olvida que te amo

read
472.3K

Scan code to download app

download_iosApp Store
google icon
Google Play
Facebook