bc

La niñera dulce del millonario

book_age18+
2.8K
FOLLOW
17.8K
READ
billionaire
HE
bxb
lighthearted
city
love at the first sight
assistant
like
intro-logo
Blurb

Carol Centeno, es salvada de ser atropellada por el millonario Walter Toledo. Él es un hombre mayor, atractivo y divorciado. Al atentarse que ella tiene experiencia como niñera le ofrece un trabajo, la pequeña Lucía tiene una conexión con ella de inmediato. Con el tiempo todo va bien, pero la atracción que Walter y Carol sienten crece cada vez más, hasta que finalmente se dejan llevar por la pasión. Pero, ¿Que sucederá cuando la situación se complique? Descubrelo en esta historia de amor.

chap-preview
Free preview
El Salvador
Narra Carol Estaba a punto de dar un paseo por un edificio que podría ser el lugar perfecto para mi guardería. Yo he estado trabajando en el cuidado de niños desde que tengo memoria. Y ahora, a los veinticuatro años, estaba lista para dar un paso adelante por mi cuenta. Algunos podrían decir que era demasiado joven, pero estaba lista y hambrienta para dar este gran paso. Tenía un plan de negocios, cortesía de mi hermana pequeña Katy que era una estudiante de negocios de primer nivel. Aun así, mi corazón latía aceleradamente mientras caminaba hacia el edificio de dos pisos en una esquina tranquila. En ese momento, un auto giró en la calle y se estacionó justo detrás de mi auto. Al principio, pensé que podría ser mi agente de bienes raíces, pero el auto era demasiado lindo para ser suyo. Un hombre que vestía un abrigo color claro bien cortado salió del auto. Su cabello estaba bien peinado, y su rostro estaba recién afeitado. ¿Quién era él? Es hermoso. No tuve mucho tiempo para admirar su buena apariencia antes de que una niña pequeña saltara del asiento trasero. Ella claramente era su hija, y tenía una sonrisa enérgica en su rostro. No pude evitar sonreírle. Los niños siempre sacaron eso en mí. Me pregunté brevemente qué estaban haciendo aquí. Sin duda, un hombre que conducía un automóvil como ese no encajaba en una calle casi vacía en la parte no tan agradable de este vecindario. Y ciertamente no había ninguna razón para arrastrar a su pequeña hija hasta aquí también. Me sacudí de mis pensamientos, tenía que pensar en otras cosas, como por ejemplo buscar otro empleo. Ayer fui despedida, llevaba un año de ser la niñera de la familia Veliz. Necesitaba seguir ahorrado para cumplir mi sueño de una guardería. Como si el día pudiera empeorar, otro auto vino volando por la esquina, acercándose a mí a una velocidad impía. Sin embargo, en mi sorpresa, no me di cuenta hasta que fue casi demasiado tarde. —¡Cuidado!—gritó una voz masculina, dos manos grandes agarraron mis brazos y me tiraron contra una pared de músculos, fuera del camino del auto. Jadeé cuando caímos al suelo, pero los fuertes brazos de mi protector me mantuvieron a salvo. Podía oler su colonia, un aroma almizclado de sándalo y especias. Quería enterrar mi cabeza en su cuello y respirar profundamente por un minuto, o treinta—¿Estás bien? Miré el rostro de mi salvador. Era el hombre al que había visto salir del auto de lujo con la niña. Sus ojos marrones examinaron mi rostro con intensidad. No pude encontrar ninguna palabra para responder. Era demasiado hermoso para las palabras—¿Estás herida?—sus ojos se abrieron. Claramente, él pensó que algo estaba realmente mal conmigo. Me acercó más y pasó una mano por mi cabeza, comprobando si había sido herida. Luché contra el impulso de ronronear como un gato y acurrucarme. —¿Te golpeaste la cabeza? ¿Cómo te llamas? Sabía que no me había golpeado la cabeza, pero estaba en estado de shock. Casi atropellada por un auto, salvada por un hombre increíblemente guapo. Se sentía como un sueño extraño. —Carol—respondí. —¿Sabes qué año es? Finalmente recuperé mis sentidos y me senté, alejándome de él. —Estoy bien, no me golpeé la cabeza. El hombre se puso de pie y me ayudó a levantarme. —¿Estás segura? Su mano envolvió la mía casi por completo y su altura me hizo sentir pequeña y femenina. —Sí, lo prometo—sonreí tímidamente. ¡Qué vergüenza! —¿Estás bien? Tú eres el que aterrizó sobre tu espalda. Sacudió la cabeza, ajustando un botón de su abrigo. —Estoy bien. La niña corrió y lanzó sus brazos alrededor del hombre. —¡Papá! ¿Estás bien? —Bien, estoy bien. —¿Estás bien?—luego me preguntó tímidamente. Mi corazón creció dos tamaños. Que dulce niña. —Estoy bien. Gracias a tu papá. Ella sonrió y se escondió detrás de su pierna. El hombre acarició tiernamente el cabello de su hija. —Eso fue un poco aterrador para todos nosotros. Empecé a desempolvar la parte delantera de mi abrigo. —Toda mi vida pasó ante mis ojos —dije. Los tres nos quedamos en silencio por un momento. Esta fue una situación bastante incómoda—¡Oh! Muchas gracias. Lo siento, soy una tonta. Ni siquiera te he dado las gracias todavía. Los labios del hombre se arquearon, de aspecto suave y, oh, tan besables. Era un crimen que un hombre tuviera unos labios tan exuberantes. No pude evitar imaginar cómo se sentirían deslizándose por mi boca, bajando por mi cuello, sobre mi... —No fue nada. Negué con la cabeza ligeramente para despejarla de mis sucias fantasías. —¿Estás bromeando? Podría haber… —recordé a la niña a su lado—.Podría haber sido una mala situación y tú solo… Fui interrumpido por el sonido chirriante de la voz de mi agente de bienes raíces. —¡Jesucristo, Carol! ¿Qué hacías holgazaneando en la calle?—todo mi cuerpo se preparó. Daniel Montés. Sin embargo, Daniel era mucho más que mi agente inmobiliario. Era hijo de amigos de mis padres de su iglesia. Nos conocíamos desde que éramos niños, aunque Daniel era unos cuatro años mayor que yo. Nunca entendí cómo su dulce mamá y papá crearon un imbécil como él. Pero eso es lo que era y lo que siempre había sido. Mis padres nunca se callaron sobre él y sus éxitos en bienes raíces comerciales. Y lo guapo que era. Carol tú y Daniel harían una linda pareja. Esa era una frase a la que me había vuelto insensible.Por lo general, no les prestaba atención hasta que un día, mi madre insinuó hablar con los padres de Daniel sobre tal vez obtener su ayuda en mi búsqueda de un edificio. Me había reído, pero un día después, recibí una llamada telefónica diciéndome lo feliz que estaría de ayudarme a encontrar un lugar para mi guardería. Pero estaba dispuesto a ayudarme sin comisión. Dado mi estado financiero, realmente no podía negarme. Y tal vez no le había dado a Daniel un trato justo todos estos años. Pero casi atropellarme no fue una buena manera de comenzar nuestra relación de trabajo.Daniel caminó hacia mí desde su auto, con una sonrisa en sus labios—.Dios, ¿te imaginas lo incómodo que hubiera sido si tuviera que decirles a tus padres que te golpeé cuando saliste frente a mi auto? Eché un vistazo a su pelo oscuro y engrasado y sus gafas de sol de aviador que protegían sus ojos pequeños y lo supe. Un día de estos voy a tener que darle a este idiota un puñetazo.

editor-pick
Dreame-Editor's pick

bc

Bajo acuerdo

read
7.2K
bc

Navidad con mi ex

read
8.6K
bc

Prisionera Entre tus brazos

read
85.4K
bc

La esposa rechazada del ceo

read
159.9K
bc

Mi Sexy Vecino [+18]

read
49.6K
bc

Tras Mi Divorcio

read
508.1K
bc

Yo, no soy él

read
88.0K

Scan code to download app

download_iosApp Store
google icon
Google Play
Facebook