bc

La novia falsa

book_age18+
2.1K
FOLLOW
11.9K
READ
billionaire
HE
arrogant
bxg
kicking
city
lies
addiction
assistant
like
intro-logo
Blurb

Reinaldo Brant, necesita contratar a un mujer que actúe ser su novia. Él hará todo por arreglar su reputación del falso rumor que se ha propagado sobre él.

Micaela Anderson, ingresa a Empresas Brant para una entrevista de trabajo secretarial. Sin embargo, se sorprende cuando esto no ocurre, en cambio, Reinaldo le propone ser su novia falsa. Ella necesita el dinero, así que acepta de inmediato.

No obstante, fingir los llevará a enamorarse y no será fácil poder ocultarlo ¿dejarán de actuar para darse una oportunidad en el amor?

chap-preview
Free preview
La entrevista
Narra Micaela Me senté en una sala de espera rodeada de chicas rubias y delgadas con faldas inmaculadas y blusas abotonadas y todo lo que quería hacer era derramar mi agua, pretender que fue un accidente y usar eso como una excusa para irme. Me moví un poco en la incómoda silla de plástico, estiré el cuello para mirar por la esquina de la pared que delimitaba la sala de espera de la oficina hacia donde otra chica rubia y flaca con ropa perfecta estaba sentada detrás del escritorio de la recepcionista, y estaba a centímetros de levantarme. Este trabajo no era para mí. Quiero decir, yo no era rubia para empezar. No tenía ropa cara y no tenía la postura de una gimnasta profesional. Y en serio, la chica parecía estar leyendo un libro de texto de Cálculo avanzado, ¿quién hacía eso? Si no fuera por Lorena, ya me habría ido, pero me consiguió esta entrevista. La conocía desde la universidad y habíamos sido amigas desde el primer año cuando la ayudé a encontrar su teléfono una mañana después de una fiesta particularmente dura. Se había emborrachado tanto que lo dejó caer en unos arbustos y, por suerte para nosotras, la batería no se había descargado. Escuchamos el timbre del arbusto, y yo estaba como, ¿ese arbusto está sonando? Efectivamente, ahí estaba, en un pedazo de tierra, como a dos pies de distancia. Fuimos mejores amigas después de eso. Me puse de pie, lista para correr. Amaba a Lorena, era un amor y una de las personas más inteligentes y talentosas que conocía, pero en serio, no estaba preparada para esto. Debería haber estado en casa, en mi apartamento, estudiando para el examen de la abogacía, que había estado tratando de ignorar durante los últimos meses desde que me gradué de la facultad de derecho. Mientras que todos mis compañeros tomaron el examen, lo aprobaron y se convirtieron en abogados en ejercicio, seguí postergándolo, y tambaleándome.Tal vez este trabajo era otra forma de posponer las cosas. Tal vez si me fuera ahora mismo a casa me recuperaría y finalmente tomaría la estúpida prueba. Quiero decir, no necesitaba ser el asistente de un tipo rico, incluso si pagaba fabulosamente bien, y tal vez podría... —¿Micaela Anderson? —la recepcionista rubia se paró frente a mí, golpeando un bolígrafo n***o en la palma de su mano—. El señor Brant, la verá ahora. Sentí que mi corazón dio un vuelco. Estaba tan cerca de escapar, pero no podía correr, no ahora, no con esos hermosos ojos de la dama rubia mirándome. —Por supuesto —dije tontamente. Seguí a la recepcionista de regreso a las oficinas. El lugar era precioso. Nunca había visto tanto vidrio en toda mi vida: vidrio liso y transparente, esmerilado, vidrieras, en todas las formas, tamaños y espesores. Los cubículos estaban en el centro del espacio principal, y la gente zumbaba allí, moviéndose de un escritorio a otro con un propósito, hablando entre ellos, riendo a carcajadas. Todos vestían elegantes atuendos casuales de negocios. Tenía que seguir recordándome a mí misma que si podía pagarme la facultad de derecho, podría hacer cualquier cosa. La recepcionista me llevó a una sala de conferencias en el otro extremo del edificio. Las persianas estaban corridas, aunque la luz se filtraba entre las lamas. Abrió la puerta y me hizo pasar adentro. —Micaela Anderson—dijo, anunciándome como una dama rica en un baile elegante, y luego desapareció. Me paré frente a una larga mesa de caoba en la sala de conferencias. Una pantalla blanca se bajó en el otro lado, en blanco y vacío. Se instalaron varios teléfonos en lugares estratégicos. Las paredes eran marrones y grises suaves, y la decoración era decididamente moderna: pinturas con formas abstractas en colores brillantes cubrían las paredes. Dos hombres estaban sentados mirándome: uno, un tipo mayor con el cabello canoso, y otro, un hombre más joven y guapo, con llamativos ojos azules con un extraño ceño fruncido. —Gracias por venir, señorita Anderson —dijo el hombre mayor—.Mi nombre es Jack, soy el abogado y consejero principal de la compañía. Caminé hacia Jack y extendí mi mano, empujando hacia abajo la repentina sacudida de ansiedad. Me la estrechó con una sonrisa y traté de no mantener el contacto visual apropiado. —Encantada de conocerlos—dije, y coloqué mi currículum sobre la mesa frente a cada uno de ellos. Extendí mi mano hacia el señor Brant, él era el dueño de esta empresa, pero él solo asintió hacia mí. Sentí el calor descender a través de mi rostro ante el extraño desaire, y miré a Jack, quien aún sonreía cortésmente, como si nada extraño acabara de suceder. Me preguntaba si Brant tenía fobia a los gérmenes o algo así. Jack recogió mi currículum, pero Brant lo ignoró y me miró con una mirada firme y desconcertante.Me hundí en una silla e hice lo mejor que pude para proyectar confianza. Fingí ser una de esas mujeres inmaculadas de la sala de espera: espalda recta, sonrisa poderosa. Totalmente podría hacer esto. —Señorita Anderson— dijo Jack—. Fue a la facultad de derecho en una de las mejores universidades del país, es impresionante. —Gracias— dije. Revisó el currículum. —Se da cuenta de que esto es para un trabajo de asistente, ¿correcto?—cerré la sonrisa con fuerza, solo asentí con la cabeza una vez y miré a Brant, con la esperanza de que de alguna manera no viera a través de mi fina capa de competencia. Él era la razón por la que estaba allí. Lorena era su prima, y ​​aunque no había oído hablar mucho de él en todo el tiempo que éramos amigas, sabía lo básico. Reinaldo Brant, era rico como el infierno. Comenzó joven, se saltó la universidad y abrió una empresa de computación en la nube antes de que eso fuera realmente una cosa. Desde entonces, dirigía una empresa de inversión que prácticamente imprimía dinero, y se le consideraba uno de los hombres dorados de la informática y las finanzas.Y tenía una reputación terrible. No en términos de acostarse con varias mujeres, aunque probablemente eso también. No, la mayoría de la gente pensaba que era un completo imbécil. Pude ver por qué. Me miró como si quisiera que me levantara y saliera, como si yo fuera la que estaba perdiendo el tiempo. A pesar de que él era el que estaba tratando de contratar a un asistente, y yo estaba allí como un favor para su prima.Si no estuviera tratando activamente de evitar convertirme en una persona real y pasar el examen, nunca habría aceptado esto, pero Lorena sabía que estaba buscando algo temporal y dijo que sería una gran oportunidad. Nunca quise involucrarme con un tipo como Brant, y había una voz muy fuerte y muy intensa en la parte posterior de mi cabeza que pensaba que debía darle la espalda y huir. Aparentemente, huir era mi movimiento en estos días. —Sí, por supuesto—le dije—.Estoy entre la escuela y el examen de abogacía y realmente necesito pagar el alquiler. Jack se rio entre dientes y le di mi mejor sonrisa ganadora. —Ciertamente podemos ayudar con eso—dijo. —Lorena te envíó—dijo Brant de repente, interrumpiendo a su abogado. Si a Jack le molestaba, no lo demostró. Supuse que estaba acostumbrado a que lo interrumpieran, trabajando para un tipo como él. Los intensos ojos azules de Brant me miraron y se inclinó ligeramente hacia adelante. Su traje era simple, un n***o liso, la tela no era nada especial, pero estaba cortado como si hubiera nacido en esa cosa. Sus brazos eran musculosos, su pecho presionado contra la camisa blanca y fresca, y tuve la estúpida e impulsiva necesidad de pasar mis dedos por su espeso cabello castaño. En cambio, le devolví la mirada e incliné la cabeza. —Sí, lo hizo—le dije—. Ella pensó que sería buena para esto. —¿Sabes para qué estamos contratando realmente?— preguntó. Brant. Jack comenzó, sus labios fruncidos en una mueca, pero Brant levantó una mano—¿Ella te lo dijo?—presionó. Por un segundo, me sentí incómoda y miré a Jack. No sabía a qué se refería Brant. — Ella me dijo que es un trabajo de asistente—dije, mirando entre los dos hombres. Realmente no sabía de qué estaba hablando. Lorena me había advertido que Brant era un idiota, pero dijo que pagaba bien, que el horario sería flexible, que el trabajo sería fácil y que tenerlo como referencia sería bueno para cualquier cosa que decidiera hacer en el futuro. No tenía ni idea de lo que estaba hablando, más allá de todo eso. Se reclinó en su silla, sin dejar de estudiarme, y me sentí como si estuviera inmovilizada contra la pared, una mariposa con las alas extendidas. Se pasó un dedo por la barbilla, luego hasta el pliegue debajo de la punta inferior y lo frotó. Miré su boca y sentí una extraña sacudida en mi pecho, y tuve que apartar la mirada, hacia sus ojos, que no era mucho mejor, como resultó. —He tenido mala prensa últimamente—dijo Brant, mirando a Jack, quien abiertamente gimió y se frotó la cara con ambas manos—.Aparentemente, me vieron con una joven actriz italiana ¿Leíste sobre esto? —No— dije—.Me gradué hace un par de meses y he estado bastante concentrada en estudiar para el examen de abogados—agregué. Lo cual era mentira, ya que lo que realmente había estado haciendo era ver series de comedia en Netflix, dar largos paseos por el río y comer yogur helado con Lorena Simplemente no seguí las noticias de cerca y no me molesté con los chismes. No parecía desfasado. —La joven actriz en cuestión tiene esposo—dijo—.Y su esposo es m*****o del parlamento italiano. Creo que puedes imaginar cómo esto sería malo para mí. —¿Es verdad?—pregunté de repente, las palabras salieron como si tuviera derecho a saber la respuesta. Me sentí como una idiota casi al instante, y deseé no haber dicho nada, pero a Brant no pareció importarle. —No respondas a eso—dijo Jack antes de que Brant pudiera abrir la boca. —No importa si es verdad— dijo Brant inclinando la cabeza—¿Eso te molesta? Traté de ocultar mi disgusto y claramente fracasé, porque Jack volvió a gemir y se frotó la cara aún más fuerte, como si tal vez pudiera quitarse la incomodidad de esta conversación de su piel. —No es asunto mío— dije aunque definitivamente lo estaba juzgando. Rico, hermoso, un completo imbécil y dispuesto a acostarse con una mujer casada, como si no pudiera tener a ninguna otra chica soltera que quisiera. Eso no me sentó bien en absoluto. —No me follé a la chica, si eso es lo que piensas—dijo Brant. —Brant, en serio—dijo Jack—.Como tu abogado y tu amigo, tienes que cerrar la puta boca. Pero Brant lo ignoró. Sentí que mi corazón latía rápidamente y traté de entender lo que estaba haciendo. No necesitaba escuchar nada de esto, aunque claramente quería que lo supiera por una razón. Las estrellas del cine con esposos políticos eran cosa de una película o una telenovela, no algo que sobresaliera en mi vida, sin importar lo lejos que estuviera. Y, sin embargo, aquí estaba yo, asintiendo como si tuviera mucho sentido. —Gina y yo éramos amigos— dijo —.Los rumores de que nos vieron juntos son todos ciertos, por supuesto. Visité Italia y pasé tiempo con ella mientras estuve allí. Pero nunca nos besamos, nunca dormimos juntos. Aunque te aseguro que lo habría hecho si yo quisiera. —Eso es presuntuoso —dije, e inmediatamente me arrepentí. Levantó una ceja, como si hubiera maldecido en la iglesia o algo así. —No creo que lo sea— dijo— .Soy bueno para leer a la gente, y no hay duda en mi mente de que ella se habría acostado conmigo. —Estoy segura de que piensa eso señor Brant, pero no todas las mujeres adoran en el altar de los hombres ricos— dije, y por dentro estaba como, ¿qué diablos me pasa? Estaba tratando de conseguir un trabajo, no tratando de regañarlo por ser un imbécil. Y, sin embargo, mantener la boca cerrada no era exactamente una de mis habilidades. Pero no parecía importar. En todo caso, sonrió un poco, y sus labios se separaron, esos labios carnosos y bonitos, mostrando dientes rectos y blancos. Jack, por su parte, estaba sudando. —Creo que eso es suficiente detalle—dijo Jack— .Tenemos muchas mujeres para entrevistar. —No, no lo haremos —dijo Brant —. Puedes tratarme de tu—pidió— . Quiero contratarte, Micaela— solté una risa sorprendida. Era un sonido de burla y me desgarró la garganta como un tren. Deseé no haberlo hecho, porque Jack se frotó la cara, otra vez, como si no pudiera creer nada de esta mierda, y tenía razón. Todo esto fue increíble.Más o menos insulté a Brant hace un segundo, y ahora quería contratarme. Había estado en entrevistas de trabajo antes, y estaba bastante segura de que no era así como se suponía que debían ser. —Hay muchas otras mujeres—dijo Jack—.Si tan sólo pudiéramos...—Brant levantó una mano. —Micaela, ¿quieres este trabajo? —Necesito un trabajo —dije, lo cual fue pasivo, lo admito, pero al menos la verdad. Ya no estaba segura de lo que quería de Reinaldo Brant. Golpeé nerviosamente con mis dedos el reposabrazos n***o de mi silla mientras Brant me observaba, claramente contemplando algo. El silencio era pesado, y sentí que estaba viendo toda mi vida desarrollarse frente a mis ojos.

editor-pick
Dreame-Editor's pick

bc

Navidad con mi ex

read
8.6K
bc

Bajo acuerdo

read
7.2K
bc

Prisionera Entre tus brazos

read
85.4K
bc

La esposa rechazada del ceo

read
159.9K
bc

Mi Sexy Vecino [+18]

read
49.6K
bc

Tras Mi Divorcio

read
508.1K
bc

Yo, no soy él

read
88.0K

Scan code to download app

download_iosApp Store
google icon
Google Play
Facebook