bc

La protegida del jefe

book_age18+
3.0K
FOLLOW
12.5K
READ
HE
boss
bxg
kicking
brilliant
office/work place
assistant
seductive
like
intro-logo
Blurb

Mía Navarro, se dirigía a su boda, pero al recibir un mensaje junto a un video evidenciando la infidelidad de su prometido con una de sus damas de honor, salió del auto, chocó con un hombre sexy, quien la ayudó. Ella pensó que nunca lo volvería a ver; sin embargo, descubre que él es su nuevo jefe.

Cristian Blake, tratará de proteger a Mía de su ex prometido. En este proceso ambos no podrán evitar enamorarse. Si quieres conocer el final de esta historia te invito a leerla.

chap-preview
Free preview
El engaño
Narra Mía Angela y mis tres damas de honor están conmigo en el dormitorio principal de la casa que comparto con mi futuro esposo, Michael. Como la iglesia está a sólo media milla de distancia, les dije a todos los invitados a mi boda que se reunieran en mi casa. Otro intento de hacer que todo esto parezca un día más, no el día monumental de mi relación de cuatro años. Coloco mi mano sobre mi estómago, respiro profundamente y luego exhalo. La ansiedad por la boda es común. He leído sobre innumerables mujeres que se han acobardado poco antes de la boda. Eso es todo esto. No tengo motivos para preocuparme. Una vez que comience la ceremonia y vea a Michael parado frente al altar, todos mis nervios se disiparán.Tu sueño se está haciendo realidad, Mía. Disfrútala. —No puedo creer que seas la primera de nosotras en casarnos— dice Sara desde su lugar en el brazo de mi sofá. Tiene una pierna cruzada sobre la otra, dejando al descubierto su envidiable bronceado a través de la abertura de su vestido tubo, largo hasta el suelo. Admiro su reflejo en el espejo y el resto de mis damas de honor. Todas llevan vestidos de color rosa a juego que elegí cuando escogí mi vestido. Todo sin mangas y fruncido, un diseño que sabía que favorecería a todos a pesar de sus diferentes formas corporales. Una sonrisa cruza mi rostro, pero aparto la mirada antes de empezar a derramar lágrimas. Se supone que mi rímel es resistente al agua, pero me niego a correr riesgos. —Y a Michael Alves, de todos los hombres—dice Ana con un suspiro de envidia—. Eres tan afortunada. —Michael es el afortunado—corrige Angela. Luego, a pesar de estar a mi lado con ambas manos sobre mis hombros, mira mi reflejo en el espejo como una madre orgullosa —.Mía es un partido absoluto. Le lanzo una sonrisa agradecida. Angela siempre me ha apoyado. Ha estado increíblemente a la defensiva a medida que se acercaba la boda, y hoy no acepta ninguna mierda de nadie. Ella es realmente la mejor dama de honor y la mejor amiga que una mujer podría pedir. —No podrías haber elegido un vestido más perfecto— dice. A diferencia de mis damas de honor, el vestido de Angela tiene el mismo diseño pero en azul cielo. Pensé que resaltaría más sus ojos marrones y su piel ligeramente bronceada, y tenía razón. El azul es el color de Angela. Le doy un suave empujón. —Tú también te ves genial— articulo. Mi tercera y última dama de honor, Kristen, levanta una ceja mientras examina mi vestido en el espejo con expresión de disgusto. —Parece un poco incómodo—miro mi vestido de sirena de encaje. Tiene un escote en forma de corazón y un top tipo corsé con abertura en V, pero Kristen se refiere explícitamente a la cintura ceñida. Angela lanza una mirada defensiva en su dirección. —Mia simplemente se hincha durante esta época del mes. No es culpa suya que su período le cayera tan cerca de la fecha de su boda. —Como dije durante la prueba, los vestidos ajustados nunca te favorecen—presiona Kristen. Deja escapar una gran exhalación y luego mira su manicura en busca de algún desconchado—.Sin embargo, nadie quería escucharme. Angela mantiene la barbilla en alto. —Porque te equivocaste. Frunzo el ceño. Me pregunto qué le habrá pasado a Kristen. Ella y yo nunca hemos sido los más cercanas dentro de nuestro grupo de amigos, pero no es propio de ella hacer comentarios sarcásticos como este. Todo empezó cuando elegí mi vestido de novia hace unos seis meses. Fue sutil entonces, pero lo noté. Debe ser porque quería ser la primera de nuestro grupo en casarse. Por supuesto, no puedo evitar cómo resultaron las cosas para Michael y para mí. Si bien ambos tenemos nuestros problemas, creo que somos una buena pareja. Aun así, el matrimonio no estaba en mi mente cuando me propuso la idea hace un año. Honestamente, nunca ha estado en mi mente, incluso después de que nos comprometimos.Angela me gira los hombros para que quede frente a ella. —¿Debería prepararte un poco de té? Sacudo la cabeza. —Está bien. De verdad —volteo hacia el espejo, plancho mi vestido con los dedos y observo el reflejo de Kristen poniendo los ojos en blanco. —Mía, los autos acaban de detenerse—dice Fernando, mi hermano menor asomando la cabeza hacia la habitación a través de la puerta entreabierta. —Perfecto—responde Angela y mira alrededor de la habitación—¿Están todas listas? Sara y Ana asienten y se levantan del sofá. Kristen permanece en silencio mientras se levanta del sillón individual adyacente al sofá. —Espera un minuto—escucho la voz de mi padre decir detrás de mi hermano. En cuestión de segundos, entra en la habitación y se acerca a mí—.No podemos irnos a la iglesia sin que yo vea a mi hija con su vestido de novia. —Papá— digo, feliz de verlo por primera vez esta mañana.Cuando mis padres y Fernando llegaron aquí, yo ya estaba peinándome y maquillándome, así que mamá fue el único m*****o de mi familia al que he visto hasta ahora. Tanto papá como Fernando visten trajes negros. Nunca pretenden vestirse igual, pero siempre terminan pareciendo gemelos por su falta de estilo. No ayuda que ambos tengan el mismo cabello castaño, espeso y descuidado. Fernando siempre tiene la nariz metida en un libro de texto de ingeniería, así que entiendo por qué rara vez mantiene su apariencia, pero esta es simplemente la apariencia de papá. Esta mañana, sin embargo, le pedí a mi estilista que los arreglara bien antes de dirigirnos a la iglesia. Tanto el cabello de papá como el de Fernando están peinados hacia atrás sin un mechón fuera de lugar. Nunca los había visto tan apuestos. Mamá entra poco después de él con su vestido de satén morado hasta la rodilla. Creo que veo algunas lágrimas en sus ojos, pero las esconde magistralmente. —Eres la novia más encantadora, cariño. Papá me abraza en uno de sus grandes abrazos de oso. —Mía, nunca te has visto más radiante—miro a Fernando, que no ha pronunciado una palabra desde que se unió a mamá y papá a mi lado. Fernando niega con la cabeza. —Te ves absolutamente impresionante, hermana mayor. Por una vez en tu vida. Le doy un empujón en el brazo en broma. Puede que Fernando burle de mí constantemente, pero es tan protector conmigo como lo es Angela. Además, es mi hermano pequeño. Es el único al que le permito hacer bromas a mi costa. —Será mejor que nos vayamos, o llegarás tarde—dice papá, frotándome el brazo. Se vuelve hacia mamá—.Vamos, Helena. —Viajarás con mamá, papá y conmigo, ¿verdad?— pregunta Fernando. Sacudo la cabeza. —En realidad, creo que, después de todo, tomaré un auto aparte. Me dará la oportunidad de aclarar mi cabeza antes de todo—mi hermano inclina la cabeza hacia un lado y analiza mi rostro con ojos preocupados. Odio cuando se pone así. Como si le estuviera ocultando algo. Resoplo y le golpeo el hombro—¿Por qué me miras así? Cualquiera en mi lugar estaría nerviosa. Él sonríe, pero todavía puedo sentir su preocupación. —Lo sé. Nos vemos en la iglesia. Se da vuelta y sigue a mis padres, quienes salen de mi habitación y se dirigen a la sala de estar. Mis damas de honor son las siguientes en irse hasta que solo quedamos Angela y yo. —Te llevaré tu bolso— dice, recogiéndolo de la mesa y arrojándose la correa sobre su hombro—.Solo toma tu teléfono en caso de que necesites comunicarte con uno de nosotros—asiento con la cabeza. Sin ningún lugar donde poner mi teléfono, a menos que lo guarde en mis senos, lo sostengo con torpeza. Mientras me dirijo hacia la puerta, Angela me agarra de la muñeca—¿Necesitas algo más antes de salir? —Estoy bien— le digo y le dedico una gran sonrisa. Intento detectar algo inusual en su tono en caso de que esté haciendo el papel de Fernando, pero Angela parece genuina. Mis hombros se relajan. Al menos entiende por qué estoy sudando un poco más de lo habitual. Ella me conoce mejor que nadie. —Más que bien— me asegura—.Estás en camino de convertirte en la Señora Alves. Nos dirigimos al frente de mi casa de piedra rojiza, donde nos esperan tres SUV negros. Parece que mis padres y Fernando ya se han subido a uno mientras mis damas de honor suben al asiento trasero del auto detrás de ellas. El auto que me guardaron está al frente de la fila.Angela se agarra a la cola de mi vestido, me acompaña hasta mi auto y me abre la puerta. Me deslizo en el asiento trasero mientras ella mete el resto de mi vestido en el auto. Una vez que estoy situada, Angela se voltea hacia el auto de las damas de honor para asegurarse de que aún no ha despegado. —Será mejor que me vaya entonces—dice. —Buena suerte—susurro, e intercambiamos miradas de complicidad. Ella cierra mi puerta y luego desaparece detrás de nosotros. Aprieto un poco más mi teléfono mientras veo salir a los otros dos autos. Después de todo, se supone que la novia llega última. —¿Está lista para partir, señorita?— pregunta mi conductor. Tan pronto como asiento, sale a la calle y se dirige a la iglesia. Dejo escapar un suspiro y apoyo mi espalda contra mi asiento, mirando por la ventana para pasar el tiempo. Mi teléfono vibra en mi mano y salto ligeramente. Cuando reviso mis notificaciones, parece que alguien de un número desconocido me ha enviado un mensaje con un vídeo adjunto. —Lo siento, tienes que saberlo de esta manera—se lee en el texto debajo del video.Presiono reproducir. Es de una mujer rubia tumbada en su cama con la cara de un hombre entre sus piernas. El vídeo es de bastante mala calidad, por lo que su cara tiene grano, pero su cuerpo es largo y esbelto. Mis ojos se abren. ¿Por qué alguien me enviaría esto? Esto tiene que ser de algún idiota que envía videos a números aleatorios. Estoy a punto de apagarlo cuando la mujer grita: —Oh, Michael—entrecierro los ojos ante el vídeo. ¿Acaba de decir Michael? ¿Como mi Michael?—.Michael, sí— gime de nuevo, su respiración se transforma en un jadeo impotente—.Sí, justo ahí. —¿Te gusta eso, bebé? Con sólo una vista de la parte posterior de su cabello castaño, sé de inmediato que este es, de hecho, el Michael con el que he tenido una relación comprometida durante cuatro años. El hombre que pidió pasar el resto de su vida conmigo. ¿El bastardo se folló a otra mujer a mis espaldas? Sacudo la cabeza. Esto no puede ser reciente. Me salto el vídeo con un dedo tembloroso en un intento de descubrir cuánto tiempo hace que esto pudo haber sido. Hasta donde yo sé, esto podría ser de sus días universitarios antes de que nos conociéramos. —Di mi nombre— jadea ella mientras se sienta a horcajadas sobre Michael. Él gruñe incontrolablemente, sus dedos se hunden en las caderas desnudas de esta misteriosa mujer. —Kristen—grita Michael y echa la cabeza hacia atrás en puro éxtasis. —¿Qué carajo?—empiezo, pero soy interrumpida por el bocinazo de un auto a nuestro lado en el tráfico. Cuanto más miro el vídeo, más obvio se vuelve que este es el dormitorio de Kristen. Las paredes son del mismo horrible tono de naranja quemado, y puedo ver esa hortera colcha floral en cualquier lugar. —Dilo de nuevo—llora. —Kristen— dice más fuerte. Apagué el vídeo. Ya no puedo verlo ni escucharlo. Mi corazón se siente como si estuviera acelerando doscientos latidos por minuto. Estoy plagado de rabia y vergüenza. No es de extrañar que Kristen haya sido tan perra últimamente. No importa lo que haga, no puedo ir allí. No puedo mostrar mi cara en esa iglesia. —Deténgase aquí, por favor—le digo al conductor. —Todavía estamos a cinco cuadras de la iglesia. —Soy consciente. Déjeme aquí. Tan pronto como se detiene, salgo del auto y corro en la dirección opuesta. Si bien no tengo intención de regresar a casa, necesito alejarme lo más posible. Que se joda Kristen. Que se joda Michael. A la mierda esta estúpida boda que, para empezar, nunca me emocionó tanto. Y sobre todo, que se joda el amor.

editor-pick
Dreame-Editor's pick

bc

Navidad con mi ex

read
8.6K
bc

Mi Sexy Vecino [+18]

read
49.6K
bc

Prisionera Entre tus brazos

read
85.4K
bc

Bajo acuerdo

read
7.2K
bc

La esposa rechazada del ceo

read
159.9K
bc

Tras Mi Divorcio

read
508.1K
bc

Yo, no soy él

read
88.0K

Scan code to download app

download_iosApp Store
google icon
Google Play
Facebook