bc

Doble placer

book_age18+
2.0K
FOLLOW
16.2K
READ
billionaire
love-triangle
HE
bxg
kicking
brilliant
city
friends with benefits
seductive
like
intro-logo
Blurb

Sandra Elvir, salió a un bar a olvidar un poco la ruptura con su novio. Lo que no esperaba era despertar en una habitación que no era la suya junto a dos atractivos gemelos. Ella, al principio se resistirá al doble placer, pero la tentación y la lujuria será inevitable.

chap-preview
Free preview
Capítulo 1
Cuando llegué el bar pedí una cerveza, luego un trago más fuerte. Vine sola a desahogarme, habia terminado con mi novio, después de haberlo encontrado en la cama con otra, pero al parecer hoy no era mi noche de suerte, no había ningún hombre que llamara mi atención y me distrajera de la situación amarga. Me encogí de hombros y seguí bebiendo hasta perder la noción del tiempo. *** Me desperté sintiéndome como si me hubiera atropellado un camión. ¿Dónde diablos estaba yo de todos modos? Las sábanas olían diferente a las mías. Abrí los ojos y miré a mi alrededor.Sí, definitivamente me desperté en la habitación equivocada. –Finalmente estás despierta—dijo un hombre. Sorprendida, contuve la respiración, aunque honestamente no debería haberme sorprendido. Anoche me emborraché y terminé en un lugar que no podía reconocer. ¿Qué más podía esperar? Y entonces me di cuenta de que algo parecido a una varilla estaba presionando contra mi muslo.Salté de la cama, arrastrando la manta conmigo, lo que resultó ser una mala idea. La manta se deslizó de la cama, dejando al extraño hombre tendido en todo su esplendor desnudo, con su cuerpo musculoso y su madera matutina extendida para que yo la viera. Maldita sea, tenía un cuerpo sexy. Concéntrate, me dije. Ese no era el punto principal en este momento. Ayer rompí con mi novio y terminé teniendo una aventura de una noche. Ese fue el punto principal. El hombre apoyó la cabeza entre las manos y sonrió— ¿Por qué estás tan nerviosa? Anoche no pareció importarte— mis ojos viajaron más bajo de lo que deberían haberlo hecho; vaya, era grande.Me cubrí los ojos con la palma de la mano, en parte para evitar mirar y en parte para mostrar mi exasperación. — Esto fue un error. Me emborraché anoche y no sé quién eres. Mejor me voy y nunca más nos veremos. Él se encogió de hombros. –Segura ¿Por qué no le preguntas a mi hermano primero? ¿Hermano? ¿Qué tuvo que ver su hermano con esto? La puerta de la ducha se abrió, respondiendo a mi pregunta. Una réplica del hombre con el que acabo de dormir entró en la habitación con gotas de agua adheridas a su piel, algunas de ellas rodando por su hermoso y desgarrado pecho y abdominales. Miré de un lado a otro. Ambos hombres tenían exactamente la misma cara. No pude notar la diferencia; Cabello castaño, sonrisa descarada, sexys ojos verdes. Penes del mismo grosor. —Oh, hola—dijo, secándose el cabello con la toalla. Una bola de bilis subió por mi garganta. Pasé corriendo junto al gemelo y corrí hacia el baño. Necesitaba vomitar. Minutos después... —Déjenme aclarar esto. Tuve un trío con ustedes dos—nos sentamos a la mesa del comedor. Los hermanos cuyos nombres son: Liam e Ivan estaban sentados frente a mí. Se tomaron un tiempo para explicarme quién era quién, pero después de eso me resultó fácil distinguirlos. Los latidos en mi cabeza no se habían calmado; de hecho, empeoró y una segunda ronda de vómitos amenazaba con abrirse paso. —Sí—respondieron al unísono. —Ustedes deberían saber que no deben aprovecharse de una mujer borracha—murmuré, frotándome la frente con el pulgar. Entrecerré los ojos hacia ellos—.Así que hice un trío con ustedes dos–ellos asintieron con la cabeza, ambos aparentemente divirtiéndose viendo la forma en que yo me retorcía y entraba en pánico ante la nueva información. Me desplomé sobre la mesa y sacudí la cabeza—.Necesito despertarme. ¿Qué diablos se supone que debo hacer ahora? –Podríamos volver a tener sexo— bromeó Ivan—.Es sábado por la mañana. Levanté un dedo hacia su cara. —No quiero tener nada relacionado con ustedes. Mi posición es la misma que antes: me voy y nunca más nos vemos ni hablamos de esto–saqué mi teléfono y marqué un taxi. Ivan preparó un poco de café mientras yo intentaba llamar a un taxi. El servicio de reservas me redireccionaba constantemente y ponía música desagradable mientras esperaba. ¡Era sábado por la mañana! ¿Por qué seguía siendo tan difícil conseguir un taxi? Me entregó el café. —Gracias—dije, y entonces alguien del servicio de atención al cliente finalmente levantó el teléfono. —Reserva de taxis. ¿Como puedo ayudarte? —Necesito un taxi para...—cubrí el micrófono y encaré a los gemelos–¿Dónde estamos? Ivan tenía una sonrisa traviesa en su rostro, sus ojos dirigidos a algo detrás de mí. Antes de que pudiera darme la vuelta, sentí el calor de Liam en mi piel. Sus manos recorrieron mi cintura, moviéndose hacia abajo y acercándose peligrosamente a mi sexo. –Deberías quedarte a jugar un rato más–me susurró Liam al oído. Sus dedos acariciaron el interior de mi muslo. Dieron vueltas hasta que uno de ellos "accidentalmente" rozó la carne de mi coño.¿Cómo llegó este hombre aquí tan rápido? Estaba tomando café hace apenas unos momentos. Intenté apartar su mano, aunque realmente no quería que se detuviera. Mi intento fue, en el mejor de los casos, mediocre. —Quítame las manos de encima. Él ignoró mi demanda, hizo a un lado mis bragas y deslizó su dedo entre mis pliegues. Estaba mojada y deseando por él. Todo en mí anhelaba que él metiera su pen dentro. —¿Está segura? Pareces bastante preparada —luego su lengua descendió por mi cuello.Me mordí el labio inferior para evitar gemir. —¿Está ahí todavía? ¿Señorita?—inquirió el operador de llamadas, devolviéndome a la realidad.Saqué la mano de mi celular. –Sí, todavía estoy aquí, tratando de averiguar la dirección—y luego lo cubrí de nuevo, no queriendo que se diera cuenta de mi fuerte jadeo. Ivan nos miró desde el otro lado de la mesa. Pude ver sus boxers a través de la mesa de cristal. Un bulto saludable había comenzado a formarse entre sus piernas. —Está bien, ¿puedes detenerte?— Pregunté de nuevo, esta vez sonando más serio—.No estoy de humor para esto—era mentira, pero esperaba que no lo consideraran demasiado obvio.Las embestidas de sus dedos de repente se volvieron más duras y rápidas, y luego, después de una última embestida alucinante que frotó mi núcleo, se retiró.Allí comencé a ver estrellas por un breve segundo. Esa fue la mejor sensación que jamás había sentido; nada de lo que ninguno de mis ex novios logró por mí. Para colmo, lo hizo sólo con un dedo. Y terminó demasiado pronto. Decepcionada y avergonzada de lo fácil que era, contuve el aliento y le dije al operador: —No importa, encontré otro vehículo. —Está bien, no hay problema— respondió. Parecía tranquilo pero sabía que estaba molesto por tener que tratar con clientes estúpidos como yo. También tuve que tratar con clientes estúpidos en mi propio trabajo. Siempre tenía que parecer tranquila cuando me cabreaban.Me levanté y agarré mi bolso. –¿Adónde vas?—Preguntó Ivan levantándose mientras yo lo hacía. Se movió para bloquear mi camino. —Me voy a casa. –Pero apenas estábamos empezando a divertirnos. Le lancé la mirada más amenazadora que pude. —Muevete. —Vaya, qué miedo—dijo, retrocediendo con fingido miedo—.Después de usted, señorita. Pasé a su lado y salí corriendo por la puerta, con mis bragas completamente empapadas. Nota: Historia sobre un trío. Para personas de mente abierta. Será narrada solamente por la protagonista Sandra Elvir.

editor-pick
Dreame-Editor's pick

bc

Navidad con mi ex

read
8.6K
bc

Prisionera Entre tus brazos

read
85.4K
bc

Mi Sexy Vecino [+18]

read
49.6K
bc

Bajo acuerdo

read
7.2K
bc

La esposa rechazada del ceo

read
159.9K
bc

Tras Mi Divorcio

read
508.1K
bc

Yo, no soy él

read
88.0K

Scan code to download app

download_iosApp Store
google icon
Google Play
Facebook