bc

Satanás

book_age18+
532
FOLLOW
2.3K
READ
dark
sadistic
dominant
goodgirl
king
bxg
heavy
city
enimies to lovers
lawyer
like
intro-logo
Blurb

Él la observaba desde la oscuridad. La quería para él…

Ella solo podía escuchar y obedecer. Ella quería su libertad…

- ¿Quién eres? Dímelo ya – exige ella sin saber que su supuesta orden en él solo causa risa.

- Pequeña April – pronuncia con notoria burla en su voz – Tú no estás en posición de exigir nada. En este lugar soy yo el único que manda – anuncia con una expresión bastante sombría que sin ver le pone la piel de gallina a la bella mujer.

- Demasiada palabrería y poca información – dice la joven al mismo tiempo que intenta soltarse lo que sea que apresa sus muñecas.

- Eso preciosa saca las garras – comenta satisfecho él – Sin embargo por más que lo intentes las cuerdas no te soltarán si yo no lo ordeno antes.

- Mira imbécil, no sé qué es lo que quieres pero...

- ...

chap-preview
Free preview
+Prólogo+
 Narradora Omnisciente Catorce años atrás  El parque Lambro, para April visitar dos horas al día después del colegio ese parque significaba libertad. Algunas veces había estado tan a gusto con tranquilidad que ese lugar le profesaba que se quedaba dormida, aunque fuera su lugar favorito en la cuidad siempre debía regresar a casa, su abuela estaría preocupada si no lo hacia...  Le encantaba su escuela, pero no podía decir lo mismo de sus compañeros. Los chicos, pues eran como cualquier muchacho de quince o dieciséis años, aún así a ella no le agradaban nada. Las chicas, sus compañeras solo la pasaban de fiesta en fiesta, ciertamente en algún momento quiso aventurarse a conocer que se sentía el ir a uno de esos eventos sin embargo nada de lo que se esperaba se comparaba con lo que se encontró al asistir a esa fiesta: Alcohol, cigarrillos y drogas. No era que no fuera a probar el alcohol o algún cigarro en su vida, simplemente no le gustaban los ambientes como esos, ni las personas que solían rondarlos.  No era de las personas a las que le gustaban los problemas pero sin buscarlos aparecían todo el tiempo y lo único que podía hacer era defenderse aunque eso no era siempre lo mejor. Tampoco debía meterse donde no le importaba sin embargo era algo que ella no podía controlar por eso algunas veces se veía envuelta en líos. Resumido en cuatro simples palabras de veinticuatro letras: NO TOLERABA LAS INJUSTICIAS.  Y ahora lo sabía más que nuca, probablemente se meteria en serios problemas pero no podía permitir que alguien inocente fuera violentado por un trío de niños calenturientos. Sí, eso eran sus compañeros... Tal vez la golpearían, pero no podía observar sin hacer nada. Además ese lugar nadie lo podía profanar, entonces no pasaría por alto una pelea en el único lugar en que lograba estar en tranquilidad. - Vamos chicos, todo fue un accidente - asegura un chico que pasaba de los quince años, quien al parecer estaba en el lugar equivocado en el momento incorrecto - No hay porque se agresivos, ¿Cierto? - cuestiona notablemente nervioso el joven.  - Tranquilo amigo, no hay problema - anuncia el cabecilla del grupo y en el rostro de los aludidos crece una sonrisa perversa - Lo peor que podría pasar es que por accidente, estrellemos nuestros puños en tu débil cuerpo - entona acompañado de una risa macabra.  - Tienes razón Cal, puede que accidentalmente repartamos algunos golpes por tu estúpido cuerpo - concuerda el castaño más alto - Todo no será más que un pequeño accidente al igual que lo tuyo - dicho esto, los tres empezaron a acercarse peligrosamente al indefenso joven. Antes de llegar a completar su trayectoria hacia el muchacho April decide salir del lugar donde esta y los enfrenta.  - Mira nada más quienes están aquí - expresa la chica colándose las manos a cada lado de la cadera.  - ¿April? - pregunta Cal anonadado - ¿Qué haces aquí? - Lo mismo podría preguntarles a ustedes - dice desviando su mirada al joven en el suelo - A diferencia de ustedes, este lugar lo conozco bien. Ahora aléjense de él - demanda señalando a el chico.  - Este no es asunto tuyo April, sólo ignóralo y vete - aconseja el castaño, la joven se encoge de hombros dándose la vuelta - Desperdiciaste una oportunidad, ella pudo haberte salvado de la paliza que te daremos - la actitud de la muchacha logro engañarlos a todos. los cuatro jóvenes estaban creídos de que April se iría, pero paso todo lo contrario...  - No te equivoques José, porque pude, puedo y lo haré - afirma la chica encaminándose al desconocido - Ahora levántate - exige extendiendo su mano para ayudarlo a levantarse.  - Gracias, enserio podrás con ellos - sonríe agradecido - No es que no confié en ti, pero no confío - ella solo suelta una pequeña y corta risa.  - Tu déjamelo a mi - dice segura de si misma, haciendo que la esperanza renazca en el chico - Ustedes tres. - April, April ¿Cuántas veces te he dicho que no te metas en mis cosas? - pregunta con frustración Cal.  - Muchas, demasiadas en realidad. Al igual que yo te he dicho que no desquites tus malditos problemas familiares con otras personas - comenta ella e inmediatamente ambos amigos de Cal estallan en risas.  - ¿De qué se ríen? - cuestiona frunciendo el entre cejo.  - Creo que se están burlando de ti Cal - dice April, dando pasos hacia atrás tomando la mano del joven junto a ella y salir de ahí antes de que los otros se den cuenta.  .  . . Estar un poco más cerca de su casa la hacia sentir más segura. Probablemente provocó una pequeña riña entre los tres amigos, pero al menos salvo al chico desconocido de la golpiza que le esperaba. Con suerte podía llegar a casa y su abuela no estaría allí... - ¿Siempre haces estás cosas por desconocidos? - indaga confundido.  - No siempre, supongo que lo hago con personas que no pueden defenderse o que aparentan eso - contesta sin mirarlo - Te he ayudado y ni siquiera sé cómo te llamas. - Me lo dices o me lo preguntas - murmura entre risas, ella lo mira con mala cara - Esta bien lo siento. Thiago D' Angelo, es un gusto conocer a una jovencita como usted - se presenta, mirando a April con una sonrisa coqueta. - De acuerdo... - dice restandole importancia al avistar su casa a unos cuantos pasos - ¿Quieres pasar un rato? - propone con una cálida sonrisa, sin embargo Thiago niega. - Te lo agradezco April, pero ya debo irme. Esperan por mi - indica con la culpa inundando su voz - Ya no veremos. Nuevamente gracias por tu ayuda, en algún momento serás recompensada - asegura antes de desaparecer de la vista de la joven, dejándola confundida. . . . Casi al otro lado de Milán, Italia se encuentra una hermosa y rustica mansión, donde el amo y señor de esta acaba de arribar después de una busqueda fructífera siendo recibido por todo el personal de la casa. - Señor - exclamaban junto con una leve inclinación, como muestra de respeto. - ¿Dónde está metido Bernat? - pregunta con tono arrogante.  - Señor, sabe que siempre estoy donde usted lo pida - recuerda el nombrado - Me necesitaba... - He hecho mi elección. Deja de decirme señor - revela una vez llegado a su despacho.  - Perdón señor - pestañea varias veces confundido - ¿Qué quieres decir eso?  - Quiere decir que es unos años más habrá otra persona a parte de mi al mando de esta casa - indica arreglando algunos papeles en un portafolio.  - Como tu digas Thiago - acepta encogiéndose de hombros - ¿Puedo saber el nombre de la futura señora...?  - April Smirnov - murmura entre suspiros, pero lo suficiente alto para ser escuchado. - ... 

editor-pick
Dreame-Editor's pick

bc

Mi Única

read
683.0K
bc

El monstruo de mis sueños.

read
225.0K
bc

Enamorada por mi venganza.

read
7.1K
bc

Perfecto Error

read
123.6K
bc

Un matrimonio sin amor.

read
44.3K
bc

LA ENFERMERA DE LA MAFIA

read
12.0K
bc

Almas gemelas

read
273.6K

Scan code to download app

download_iosApp Store
google icon
Google Play
Facebook