bc

Un viaje inesperado

book_age18+
4.4K
FOLLOW
41.6K
READ
revenge
contract marriage
HE
badboy
kicking
office/work place
like
intro-logo
Blurb

Eliot Brander es un abogado éxitoso de Nueva York, su familia le exige contraer matrimonio, él ignora todas sus amenazas porque siente que su perfecta vida es tranquila. Sin embargo, se ve interrumpida cuando Alizeé Henning lo invade como un húracan, en un intento desesperado por conseguir desenmarañar los secretos sucios de su padre hace un contrato con Eliot para contraer matrimonio y de está forma Eliot se librará de las exigencias de su familia y le dará a Alizeé los recursos que necesita, pero cuando el amor empieza a surgir, el pasado parece un obstáculo que deberán susperar juntos.

chap-preview
Free preview
Capítulo 1
—Señorita Henning. La mujer rubia escuchó que alguien dijo su nombre, ella había ido al sanitario, no se sentía bien desde que bebió el trago que Kendal Burke le había ofrecido, no la rechazó porque era su compañía en la fiesta y sería de mala educación. —Señor Brander —murmuró ella intentando disimular serenidad —. Buenas noches. Se sintió aturdida cuando escuchó aquel zumbido en sus oídos, sintió unos brazos sostenerla, estaba confundida, no entendía cómo había logrado hacer efecto aquella bebida si fue al baño a vomitar, tal vez algo había quedado en su organismo. —¿Dónde está la otra salida? —preguntó Eliot a un mesero que iba pasando hacía la cocina, el chico se fijó a la mujer que no se veía bien —. No se siente bien adentro, la llevaré al médico sin hacer un escándalo, tal vez fue algo en la comida. El chico se alarmó al escucharlo y le mostró la salida por la parte de atrás de la cocina, lo que menos necesitaba el lugar era un escándalo por intoxicación o tal vez una demanda, los millonarios eran capaz de cualquier cosa. El auto de Eliot llegó hacía donde estaba él, le costó entrar con el cuerpo de Alizeé Henning, el chófer se sorprendió al verlo entrar con una mujer, pero lo disimuló muy bien, Eliot no era el tipo de hombre que llevaba mujeres en su limusina. —¿A dónde señor Brander? —le preguntó carraspeando. Eliot miró a Alizeé, tenía los ojos cerrados, ella estaba consciente, pero no en condiciones de salir, él la había visto con Burke y desde el momento que la vio entrar del brazo con él sabía que algo no andaba bien, si la llevaba a un hospital o con un médico sería malo para la familia Henning, no sé podían dar el lujo de tener una mala noticia. —A mi apartamento —respondió finalmente. El chófer obedeció la orden de su jefe, miraba que la mujer a su lado no estaba bien, la situación era extraña, su jefe nunca subía mujeres a su auto y menos las llevaba a su apartamento, en los últimos meses solo una mujer había subido a ese auto y era una antigua colega y amiga, Elizabeth Pierce. Al llegar al edificio, Alizeé se podía mover por sí sola, pero su mente parecía confundida, subieron el ascensor y al llegar al apartamento Eliot sin ninguna delicadeza la dejó caer en sofá, la cabeza de Alizeé se agito un poco, él abrió los ojos y no se movió unos segundos esperando algún reclamó, pero no hubo nada. Se enderezó y fue a la cocina por un vaso de agua por la mujer que ahora estaba en casa, desde que salió esa tarde a la fiesta sabía que un mal augurio le rodeaba cuando tuvo que regresar porque había olvidado la invitación con la que no lo dejarían entrar o cuando casi le cae la bombilla de la lámpara que el técnico estaba cambiando en la entrada, él no creía en esas cosas, pero era como si el universo le hubiera intentado decir “¡Hey! Prepárate, porque traerás una mujer a tu apartamento”. Tomó lugar al lado de Alizeé y le tocó el hombro desnudo para que despertará, al no recibir respuesta, la agitó bruscamente, Eliot no era la persona más delicada en el mundo. —Señorita Henning, debe tomar algo de agua. La rubia apenas se movió, cerró los ojos y los abrió con fuerza para ver con claridad, Eliot tomó el vaso de agua y se lo acercó a la boca, ella sintió esa humedad en su labios y dio dos tragos. —Más, tiene que acabarlo —le recriminó él, entre más pronto se fuera, sería mejor. Ella se quejó, pero al final tuvo que tomar el agua cuando casi era ahogada con el vaso, le sujetó el brazo a Eliot con fuerza haciendo una mueca cuando el último trago pasó por su garganta. —Gracias —expresó bajo, apenas si se escuchó, sintió aquel perfume varonil, se sentía acalorada y excitada, aún estaba mareada y vio aquella figura delante de ella, como un impulso se inclinó y lo besó. A Eliot lo tomó por sorpresa esos labios sobre los suyos, las manos sobre sus mejillas y de pronto el cuerpo femenino estaba encima de él, cuando la lengua de la chica invadió su cavidad bucal y sintió el leve sabor a tequila mezclado con algo dulce, cerró los ojos y respondió a ese apasionante beso, algo se encendió dentro de él, la tomó por la cintura y apretó, deslizó sus grandes manos hasta los glúteos de la mujer. Alizeé llevaba un vestido carmín, largo con una abertura en la pierna que le permitió subirse con habilidad sobre el regazo de Eliot, marcaba su figura en la parte frontal con solo una manga del lado derecho y en hombro izquierdo descubierto con leve escote entre sus senos. Él la presionó contra su cuerpo y ella soltó un gemido al sentir la dureza que escondía Eliot entre su pantalón de tela, él le besó el cuello y le tocó los pechos, cuando descubrió la abertura la deslizó con habilidad y acomodó a Alizeé en el sofá, vio ese color rosado masajeo aquellas pequeñas montañas, ella no llevaba sostén, vio el lunar cerca del pezón y sonrió, él tenía un lunar parecido cerca del derecho, no esperó cuando lo metió a su boca y Alizeé se retorció de placer, le sujetó el cabello con fuerza mientras él jugueteaba y disfrutaba de cada uno. —Eduard. Eliot sintió como un balde de agua fría cuando escuchó el nombre que dijo Alizeé, levantó la mirada y se dio cuenta que tenía los ojos cerrados, posiblemente aún seguía con el efecto del alcohol o lo que sea que haya ingerido, él nunca se acostaba con mujeres en su apartamento y mucho menos inconscientes, no iba a empezar ahora. Se levantó con pesar hacía su habitación, buscó una camisa y un chándal, al regresar ella estaba durmiendo, hizo un esfuerzo monumental para no volver a tocarla y colocarle la camisa para cubrirla, al final terminó de quitarle el vestido y los zapatos, le colocó una colcha encima y fue a la cocina a prepararse un té. Observó a Alizeé con ojos desconfiados, ese cabello rubio, sus ojos azul eléctrico, su fino rostro con pómulos levantados y labios marcados, era una mujer hermosa, ¿qué hacía en esa fiesta relacionándose con el idiota de Kendal Burke? ¿Qué hubiera pasado si él no hubiera estado ahí para sacarla? Tampoco podía darse mucho crédito porque casi se aprovechaba de ella, un golpe de excitación recorrió su cuerpo y se tocó los labios, a diferencia de sus amigos promiscuos, él prefería la discreción y tranquilidad, no es que no disfrutará de encuentros sexuales, pero no era tan descarado, principalmente para dejar a una mujer en ese estado, ahora una punzada de rabia invadía su interior, le dio un último trago a su té viendo que esa mujer le había causado demasiadas emociones por una noche, así que apagó la luz y se fue a la cama, mañana sería otro día, que para su fortuna desgracia desencadenaría una serie de eventos relacionados con la rubia que había dejado en el sofá.

editor-pick
Dreame-Editor's pick

bc

Mi Sexy Vecino [+18]

read
51.9K
bc

La esposa rechazada del ceo

read
168.9K
bc

Prisionera Entre tus brazos

read
86.8K
bc

Navidad con mi ex

read
8.9K
bc

Bajo acuerdo

read
10.0K
bc

Tras Mi Divorcio

read
511.5K
bc

Yo, no soy él

read
88.6K

Scan code to download app

download_iosApp Store
google icon
Google Play
Facebook