bc

Vendida como la criadora del Alfa

book_age18+
detail_authorizedAUTHORIZED
15.5K
FOLLOW
124.1K
READ
billionaire
alpha
possessive
sex
fated
mate
submissive
maid
luna
drama
moon goddness
werewolves
abuse
first love
war
virgin
shy
like
intro-logo
Blurb

—A la cama —ordenó mi nuevo amo: El Alfa de Drogomor.

Caminé hacia la cama, desnuda, avergonzada y al borde de las lágrimas.

Estaba a punto de perder mi virginidad, pero no significaba nada para el hombre que iba a tomarla.

***

Soy Rosalie, 20 años. Mi padre me vendió al Alfa más aterrador.

—Para mí, no eres más que una criadora —dijo con crueldad.

Hacía tiempo que sabía que mi amor por él era inútil. Sin embargo, fui ingenua al pensar que ese era el final de la historia.

Cuando nacía el bebé, me matarían.

***

Todos pensaban que había muerto, pero sobreviví.

—¡Eres tú! —exclamó. Agarró mi mano y sus ojos se llenaron de incomprensibles emociones—: Vuelve a mí, Rosalie...

—Lo siento —lo miré con calma—: Creo que te estás equivocando de persona...

chap-preview
Free preview
Capítulo 1: Golpeada y vendida
—En unos días, tendremos todo el dinero que necesitamos, y ella será el último problema del que debemos preocuparnos. *** La lluvia me golpeaba y el dolor en mi cuerpo por el impacto era agonizante. El ardor en mis pulmones se estaba volviendo extremo y mis piernas estaban acalambradas, pero sabía que me iba a doler mucho más si no llegaba a tiempo. La última vez que llegué tarde, por solo dos minutos, me golpearon tan fuerte que no pude acostarme durante una semana. Solo disminuí la velocidad a medida que me acercaba a la oficina de mi padre, jadeando para recuperar el aliento. Me llamó la atención la voz de mi madrastra. —Harland, cariño... En unos días, ya no será nuestro problema —le recordó. La sutil presunción y malicia en el tono de mi madrastra me hizo darme cuenta instintivamente de que estaban hablando de mí. ¿Qué quiso decir? Mi corazón latía con fuerza por la carrera y por lo que acababa de escuchar, pero no pude evitar callar mis pasos mientras escuchaba. Sabía que no debería estar escuchando a escondidas, cualquier cosa que hiciera sin permiso tendría represalias. Pero sus palabras me hicieron detenerme en seco. Tenía que saber más. —... se la llevarán y nosotros obtendremos el dinero. Mis ojos se abrieron y mi cuerpo comenzó a temblar incontrolablemente. ¡¿De qué estaba hablando?! —Tic tac, Rosalía. Llegas tarde otra vez —dijo una voz detrás de mí. Giré la cabeza y me encontré con la sonrisa siniestra de Derek. Los ojos grises de mi hermanastro me miraban de arriba abajo en mi ropa empapada, como si quisiera quitármela con la mirada. Desde que me conoció cuando yo tenía 14 años, había estado tratando de ponerme las manos encima. Ni siquiera quería saber qué habría hecho si mi madrastra no lo hubiera obligado a dejarme en paz, solo porque yo era quien había estado ganando dinero para la familia. Hice lo mejor que pude para evitar a Derek, y eso sin duda lo enojó. Probablemente por eso tenía ese placer enfermizo de verme castigada por mi padre o mi madrastra. Pero en ese momento, él no era mi mayor preocupación. Noté que las voces en la oficina se habían callado. Habían oído lo que dijo Derek. —¡Rosalie! —la voz de mi padre me puso los nervios de punta. Estaba acabada. Casi traté de huir, pero sabía que Derek me detendría. Nada como una buena paliza para acabar la noche. Regodeándose, mi hermanastro se movió a mi alrededor y abrió la puerta. Respiré hondo, reprimiendo mi miedo, sin atreverme a mirar a las personas en la habitación. —Padre... —mi voz tembló. —Te dije que era una alborotadora, escondiéndose y espiando como un ratón —dijo mi madrastra con una sonrisa —¿Quién sabe lo que hará cuando crezca? —¿Nos estabas espiando? —gruñó mi padre. Olí la bocanada familiar de alcohol y comencé a temblar incontrolablemente. Sabía lo horrible que podía ser mi padre cuando estaba borracho. Bajé la cabeza, temerosa de mirarlo a los ojos. Tuve que redirigir su atención: —Aquí está el dinero que gané hoy... Isis se rió. Su voz era como clavos en una pizarra. —Mira lo astuta que eres, ¿tratando de encubrir tu crimen con solo unos cuantos dólares? No solo llegas tarde, también estabas espiando... Parece que alguien necesita una pequeña lección —siseó, envolviendo sus largas y arregladas uñas en la parte superior del brazo de mi padre. Él levantó la mano. Por reflejo, levanté el mío para cubrir mi cabeza. Temblando, me mordí los labios para no gritar; gritar solo traería un castigo más brutal. Un segundo, dos segundos... el dolor esperado no llegó. En cambio, sentí que me quitaban la billetera de las manos. Abrí los ojos para ver a mi padre con dinero en la mano, observándome con tristeza. En lugar de sentirme aliviada, me sentí aún más asustada. La mirada en los ojos de mi padre me dijo que algo peor iba a pasar. Sopesó la billetera en una mano y frunció el ceño: —¿Eso es todo? —Hoy está lloviendo mucho, así que no vinieron muchos clientes al restaurante... Te he dado cada centavo que he ganado... —susurré estremeciéndome. ¡Zas! Un fuerte golpe golpeó mi cara, tirándome hacia atrás. Caí directo al suelo. Me desplomé, escuchando el rugido enojado de mi padre débilmente por encima del zumbido en mis oídos. —¿Qué quieres decir? ¿Estás diciendo que dependo de ti para mantenerme? ¿Cómo te atreves a burlarte de mí?" Los puños cayeron sobre mi cabeza y mi espalda como una fuerte lluvia. Acuné mi cabeza entre mis brazos y grité: —No, lo siento... Lo siento mucho... Por favor, detente... El intenso dolor me puso en trance y mi visión comenzó a nublarse. —Padre... por favor detente... —La matarás —la voz de mi madrastra sonaba como si viniera de un lugar muy lejano—: Harland... Cariño, recuerda... Esa cara bonita y esa voz suya es su mayor activo. No queremos arruinar las cosas, ¿verdad? Mi madrastra se llamaba Isis. Solía estar feliz de que mi padre encontrara a alguien después de la muerte de mi madre, y ella parecía hacerlo feliz. Solía desear poder hacerla feliz a ella también. Tenía la ingenua esperanza de que, algún día, las cosas mejoraran entre nosotras. —¡Obviamente no está trabajando lo suficiente! ¡Este dinero no es nada! Centavos en comparación con lo que esperaba. ¿Por qué la diosa de la luna le dio tal talento para empezar? Mi padre rugió. Me apoyé contra la pared y me encogí en el suelo, mirando a mi padre con miedo, temeroso de que levantara la mano para golpear de nuevo. —Bueno, cariño —Isis detuvo a mi padre—: Obviamente es más decepcionante de lo que esperábamos. No importa. Ya hablaste con Talon esta mañana. Ya sabes cuál es el plan para ella. En unos días, tendremos todos nuestros problemas financieros resueltos y ella será una cosa menos de la que preocuparnos" La expresión ebria de mi padre pasó de la ira a la diversión. Había algo siniestro acechando en sus ojos, poniéndome la piel de gallina. —Pareces confundida, hija —mi madrastra me miró con una sutil sonrisa—: Díselo, Harland. Apuesto a que estará emocionada con la noticia. Sé quien soy. La sonrisa de Isis me tenía aterrorizada. Si ella estaba feliz en este momento... no era por una buena razón. Mi padre se puso en cuclillas a mi nivel y no pude evitar retroceder de miedo. Levantó la mano y la presionó sobre mi cabeza, lo que envió un escalofrío por mi columna. —Vas a hacer un gran trabajo para mí. De hecho, uno que cambiará nuestras vidas para siempre. Mi corazón latía con miedo, pero me quedé en silencio esperando mi sentencia. —Vas a servir al Alfa de Drogomor. Parece que necesita una... sirvienta y está dispuesto a pagar mucho dinero para conseguir una. Jadeé con incredulidad. ¡Mi padre! Lo llamé padre, pero me vendió, como si yo fuera solo una oveja.. ¿Cómo podría? Estaba aterrorizada, conmocionada y sin palabras. ¡Esto no puede estar pasando! Mis ojos iban y venían frenéticamente entre Isis y mi padre mientras se ponía de pie. La mirada en el rostro de mi madrastra no mostró más que diversión y confirmó la verdad de lo que estaba diciendo. —No me mires así, Rosalie —dijo Isis—. Deberías considerar un gran honor trabajar para el más rico y poderoso de todos los Alfas. Puede que haya hecho su parte justa de matar y lastimar a la gente, pero es muy conocido, y ser parte de su manada... bueno, ese es el mayor de los honores —agregó con una sonrisa. El Alfa de Drogomor: el gobernante de la manada más poderosa del Continente Oriental. Era conocido por su crueldad y odio a los maleducados. Se rumoreaba que mató a la mayoría de sus sirvientes, y su reinado estuvo empapado de sangre, incluido el de su propio padre. No había nada que ese hombre no hiciera para asegurarse de que quienes lo rodeaban siguieran todas sus órdenes. La manipulación no era algo para lo que tuviera tiempo. Preferiría sacrificar a los débiles y bañarse en su sangre bajo la luna llena. Incluso se decía que su lobo era un monstruo, con ojos rojos que brillaban en las sombras, observando a sus víctimas antes de desgarrar sus cuerpos m*****o a m*****o. ¡Y mi propio padre me iba a vender a esa despiadada máquina de matar! Reuní todo mi coraje y rogué: —Padre, por favor no lo hagas. Por favor, trabajaré más duro. Prometo. ¡Déjame quedarme! —Rosalie, no estreses así a tu padre. Mendigar no te lleva a nada bueno en la vida —intervino Isis, que parecía estar de bastante buen humor. Ella me sonrió, pero su sonrisa era maliciosa. No podían hablar en serio. Yo era su única hija. ¡La única que continuaba con su linaje! —Hay muchas cosas que puedo hacer aquí para ayudarte a que ganes más dinero... Por favor, dame otra oportunidad de mostrarte mi valía —supliqué con lágrimas en los ojos —incluso me volví hacia ella—: Isis, por favor... di algo... Pero no me respondió. Los golpes que vinieron después fueron más duros que los anteriores. Dejé que las lágrimas rodaran por mis mejillas. —¡No te atrevas a hablarle así! —gritó mi padre. —Padre, por favor no me hagas esto... —sollocé en el suelo—: No me envíes a él, te lo ruego.... Si mi madre todavía viviera... Pero no pude terminar mis palabras. El desafío volvió loco a mi padre. Observé que su mirada se volvía asesina cuando se dio la vuelta, me agarró por el cuello y me levantó en el aire. —¡HARÁS LO QUE YO TE DIGA QUE HAGAS! —me gritó. Y antes de que me diera cuenta, mi espalda golpeó la pared con fuerza. Todos los huesos de mi cuerpo se sentían como si estuvieran rotos, y el intenso dolor casi me hizo desmayarme. Deslizándome al suelo, comencé a llorar. Ya no me importaba si me veía. Extrañaba a mi madre más que nada en este momento. Mi padre, el Alfa de nuestra manada, había cambiado cuando ella murió. Él nunca fue así antes. Yo había sido su orgullo y alegría, y mucho más. Solía dejarme montar sobre sus hombros y llamarme su «pequeña alondra». Él me amó, una vez, y pensar en eso me rompió el corazón. —¡Derek! —ordenó mi padre. —Sí, Alfa. —Lleva a Rosalie arriba para que pueda limpiarse. Nuestros distinguidos invitados llegarán pronto, y no quiero que se vea así. Todo mi cuerpo estaba en un dolor indescriptible. No podía respirar. Mi visión se nubló. A medida que Derek se acercaba, lo último que escuché antes de desmayarme en un montón de lágrimas fue que Isis lo convenció de que no arruinara mi rostro o mi voz, los dos activos míos que podrían obtener aún más dinero del comprador: El Alfa de Drogomor. ###

editor-pick
Dreame-Editor's pick

bc

Prisionera Entre tus brazos

read
89.5K
bc

Bajo acuerdo

read
17.3K
bc

Mi Sexy Vecino [+18]

read
58.4K
bc

Navidad con mi ex

read
9.8K
bc

La esposa rechazada del ceo

read
181.2K
bc

Tras Mi Divorcio

read
519.0K
bc

Yo, no soy él

read
90.0K

Scan code to download app

download_iosApp Store
google icon
Google Play
Facebook