bc

Embarazada por el rival de mi padre

book_age18+
1.1K
FOLLOW
7.5K
READ
forbidden
one-night stand
HE
boss
bxg
lighthearted
brilliant
city
like
intro-logo
Blurb

Me enamoré del rival empresarial de mi padre, sin saberlo. Ahora estoy embarazada. Este podría ser probablemente el mayor error de mi vida. Excepto que no me arrepiento de nada.

chap-preview
Free preview
Capítulo 1
Narra Alexa Respiro profundamente y quito de mi mente todos los pensamientos sobre mi padre. Hace sólo media hora, dejé la empresa que mi padre construyó desde cero cuando era joven, la empresa que, por derecho, debería asumir algún día si mi padre dejara de ser un bastardo. Según él, está bien si trabajo allí. ¿Por qué necesita entrenarme? No es que vaya a renunciar pronto. Me burlo y tomo un trago de una especie de alcohol rojo; Ya he tenido suficiente y ya no me importa lo que bebo. Al menos no considera a nadie más como posible heredero. Si lo hiciera, podría simplemente rendirme y pasarme a la empresa enemiga cuyo nombre es: Tecnología Blue. Una empresa que, como mi padre no quiere admitir, lo está haciendo mucho mejor que la nuestra. No es justo. Desde que era adolescente, mi único objetivo ha sido nuestra empresa Imperio Tecnología. Estudié títulos en administración de empresas en la universidad, aprendí todo lo que pude sobre el mantenimiento de la empresa e incluso trabajé tan bien en la base de la empresa cuando comencé que mi padre no tuvo más remedio que ascenderme. Ahora soy uno de los altos directivos de la empresa y mi padre todavía no parece creer que tenga lo necesario para dirigirla. Simplemente no sé por qué. Tomo un sorbo de mi bebida, un estado de ánimo malhumorado se apodera de mí. Cada vez que le ruego a mi padre que me enseñe cómo se gestiona la empresa, él se niega. ¿Le preocupa que yo quiera tomar el control más temprano que tarde? Quiero decir, sería bueno, claro, pero no tengo intención de asumir el papel hasta que mi padre esté listo para jubilarse, sin importar lo lejos que esté. Se lo he dicho muchas veces, pero es algo que no parece querer oír. Vine al club esta noche para relajarme. Mi teléfono vibra en mi bolsillo. Suspiro y lo miro. Por supuesto el mensaje es de mi padre. —¿Dónde estás? Resoplé. —A fuera—le respondo el mensaje. No espero que responda. Es un hombre de pocas palabras, en general, y no le gusta tanto enviar mensajes lo cual es muy gracioso ya que es dueño de una empresa que se ocupa de tecnología. Debió haber pasado por mi departamento por algún motivo y haber descubierto que yo no estaba allí. Bueno, él puede afrontarlo; No quiero hablar más con él ni sobre la empresa esta noche. Ahora, para mi sorpresa, mi teléfono vibró con otro mensaje. —Nos vemos por la mañana. Tengo una propuesta. Parpadeo ante el mensaje. Eso es extraño. La curiosidad arde en mí, pero sé que no me lo dirá por mensaje, y no lo llamaré sólo para que haga comentarios sarcásticos acerca de que me emborraché en un club. Vuelvo a guardar el teléfono en el bolsillo después de enviar un "Ok" como respuesta y frunzo el ceño. ¿A que se debió todo eso? ¿Realmente pensó en lo que dije y decidió algo? Una parte de mí quiere simplemente irme ahora para encontrarlo. Pero si mi padre realmente propone darme más responsabilidades, aparecer con el aliento a alcohol no sería una buena idea. De hecho, le daría la munición que necesita para cambiar de opinión. No, lo mejor que puedo hacer es dejar de beber (después de este último trago, decido tras recordar que acabo de pedir uno) y refrescarme por la mañana. De todos modos, probablemente sepa dónde estoy, pero no voy a darle pruebas. No sé de qué se trata. Pero no puedo evitar la emoción que se está acumulando en mí. Esto podría ser lo que estaba esperando, una gran oportunidad para demostrarle a mi padre que puedo asumir la responsabilidad de algún día dirigir la empresa. Bebo lo último de mi bebida. —¿Ya no?—pregunta el camarero. —No más—digo alegremente. El camarero asiente y me bajo del taburete. El sentido común me dice que probablemente debería dejar el club ahora y dormir un poco. Pero he pasado la mayor parte de la noche deprimida. Ahora tengo algo que celebrar. Un poco de diversión no vendrá mal. Me abro paso hacia la pista de baile. Está lleno y la gente choca conmigo mientras se mueve en el espacio limitado que tiene. Las bebidas chapotean en el suelo, haciéndolo resbaladizo mientras el olor acre del alcohol llena el aire. Alguien choca contra mí y el mundo se inclina mientras caigo de lado. Aunque no golpeo el suelo. Los brazos me atrapan y me impiden caer. Sorprendida y agradecida, miro hacia arriba. Lo primero que veo es un hermoso par de ojos color avellana en un rostro masculino. Brillan bajo las luces estroboscópicas, enmarcados por largas pestañas. Hay desconcierto en esos ojos y me alejo para mirar a mi salvador. Si sus ojos eran asombrosos, el resto de él lo es aún más. Tiene el tipo de apariencia de modelo que esperaría ver en una revista, con una cara angulosa, nariz recta y barbilla suave. Su cabello castaño cae sobre su cabeza, peinado de una manera que acentúa sus pómulos altos y sus ojos almendrados. Lleva una camisa azul con botones, aunque los dos botones superiores están desabrochados para mostrar el suave pecho debajo. Sus jeans son ajustados y le quedan perfectos. Es muy, muy sexy. —¡Gracias!—digo, tratando de gritar por encima de la música. Él frunce el ceño y se inclina, dándome un olor a colonia almizclada que debe estar usando. Es embriagador y ya no estoy segura de si me siento mareada por el alcohol o por él. –¿Qué?— pregunta, su voz todavía suena baja a pesar de gritar. —¡Gracias!— digo de nuevo. Parpadea y luego sonríe, escuchándome esta vez. Le sienta bien una sonrisa; se extiende por su rostro e ilumina sus rasgos, haciéndolo aún más atractivo. —¡No hay problema!– él dice—¿Estás bien? —¡Estoy bien!— grito. Y realmente lo estoy. No me lastimé, pero toparme con este hombre es definitivamente lo más destacado de la noche. Me sonríe de nuevo y se gira hacia mí. Me pregunto con quién estará. No parece preocupado por los compañeros que pueda tener. Ahora se acercó y comenzó a moverse, moviéndose hacia arriba y hacia abajo para empezar para indicar que quiere bailar. No puedo evitar reírme de sus movimientos incómodos, el sonido perdido en el ritmo de la música, pero él se ríe conmigo de todos modos, guiñándome un ojo. Empiezo a moverme también, moviendo mis caderas al ritmo de la música y moviendo mis pies en un patrón simple que hace que mi cuerpo se balancee. Intenta copiarme; sin embargo, por más elegante que parezca su cuerpo ágil, tiene dos pies izquierdos. No me importa. Es divertido y lo suficientemente atractivo como para compensar un simple defecto. A nadie más le importa tampoco; Todos se mueven por su cuenta, escuchando el ritmo que desean. Hay algo en este hombre que resulta intrigante y embriagador. No puedo evitar mirarlo fijamente, recorriendo con mis ojos su cuerpo mientras se mueve. Me inclino hacia él, de repente queriendo saber quién es; Si lo sé, entonces tal vez esta conexión que siento no tendrá que terminar esta noche. —¡Soy Alexa!—grito. —¿Qué?—él grita en respuesta. —¡Alexa!–lo intento de nuevo. Su expresión se aclara y agita su mano hacia sí mismo también. —¡Lucas!— él grita. Lucas. Lo miro y sonrío. Se siente bien saber quién es. Tal vez sea el alcohol el que habla, pero siento que encontrarlo aquí esta noche es la razón por la que estoy aquí. Me pregunto cómo me sentiré por la mañana. Entonces decido que no importa; Ahora mismo estoy con Lucas y bailar con él me hace sentir bien. Estoy feliz y divirtiéndome; existe la posibilidad de que las cosas mejoren mañana y la música vibrante me hace sentir como si estuviera en la nube nueve. Eso es todo lo realmente importante en este momento. —¿Estás aquí con alguien?— pregunto. —¡No!– él dice—¿ y tú? –¡No!— digo alegremente. Entonces, por alguna razón, ambos vinimos aquí solos. Me acerco más a Lucas, mis caderas rozan las suyas. El contacto envía chispas de electricidad a través de mí, haciéndome temblar. Es difícil no imaginar cómo se sentiría esto si no estuviéramos separados por la delgada barrera de nuestra ropa. Puedo sentir la forma en que sus músculos se flexionan mientras baila, y estamos tan apretados que puedo sentir su creciente interés. Joder, esto se siente bien. Nunca he deseado a nadie más en mi vida que a Lucas en este momento. Siempre he estado tan concentrada en mi carrera y en demostrar mi valía ante mi padre que nunca tuve tiempo para mirar realmente a los demás. Una pequeña voz en mi mente me dice que podría ser el alcohol el que habla y que podría terminar arrepintiéndome de haberme arrojado al primer extraño atractivo que vi, pero lo ignoro. Arrepentimientos o no arrepentimientos... nada de eso importa. Lucas está frente a mí, moviéndose conmigo y tocándome, y ese contacto aleja todos los demás pensamientos de mi mente. Quiero que siga tocándome. Quiero alejarlo y violarlo hasta que no haya otros pensamientos en su cabeza excepto yo. Lucas agacha la cabeza. Nuestros labios casi se tocan, su aliento hormiguea contra el mío. Es tan embriagador que mis ojos parpadean antes de lanzarme hacia adelante y besarlo con avidez, necesitando probarlo. Él me devuelve el beso con igual fervor y me encuentro apretada contra él, con mis pechos presionados contra su fuerte pecho. No me importa quién pueda vernos. Sólo quiero esto. Me duele tanto por Lucas que es casi doloroso alejarme del beso, jadeando por aire. Me complace ver la misma lujuria desnuda en los ojos de Lucas; él me quiere tanto como yo lo quiero a él. Y ninguno de nosotros puede esperar más. –¿Quieres salir de aquí?–pregunta, su voz baja y áspera–.Conozco un lugar cercano. Debo ir a casa. Mi padre quiere hablarme de algo importante por la mañana y necesito estar presentable para ello. Quedarme despierta toda la noche con un extraño no es la forma de demostrar lo responsable que soy. Pero no hay nada en el mundo que pueda hacerme negar a Lucas ahora mismo. –Suena genial–digo, envolviendo mis brazos alrededor de su cuello—. Vamos.

editor-pick
Dreame-Editor's pick

bc

Prisionera Entre tus brazos

read
85.4K
bc

Navidad con mi ex

read
8.6K
bc

La esposa rechazada del ceo

read
159.9K
bc

Bajo acuerdo

read
7.2K
bc

Mi Sexy Vecino [+18]

read
49.6K
bc

Tras Mi Divorcio

read
508.1K
bc

Yo, no soy él

read
88.0K

Scan code to download app

download_iosApp Store
google icon
Google Play
Facebook