bc

Volverte a ver.

book_age18+
1
FOLLOW
1K
READ
one-night stand
HE
second chance
badboy
kickass heroine
bxg
kicking
small town
teacher
like
intro-logo
Blurb

Kai ha apagado el fuego que lleva por dentro, siempre esta perfecta, ella siempre tiene el control. Nunca muestra emociones, no las necesita y así decide vivir.Hasta la noche en que busca dejar que el fuego la queme y encuentra al compañero perfecto en un hombre desconocido que estaba en el mismo bar que ella.Sólo una noche, sin excusas ni máscaras. No volvería a ver a ese bello desconocido, no le importa que le dijera todos sus secretos hasta que llorará con él. Ellos nunca volverían a verse, no importa lo explosiva que sea su química o lo mucho que haya dudado al salir corriendo cuando él dormía. Hasta que el destino decide volver a encontrarla con su conquista de una noche, en el peor lugar y en el peor momento.Ahora espera a que este extraño haya olvidado por completo esa noche.

chap-preview
Free preview
Capítulo 1
Trato de mirar la hora en mi teléfono, las lágrimas no me dejan ver. Odio llorar, no me gusta permitir que las personas vean que algo me afecta. Incluso estar realmente alegre es difícil para mí, culpo a mi madre por esto. Ella siempre se ha mostrado estoica ante todos. Nunca la he visto despeinada o reírse a carcajadas, dudo que en ella existan las emociones. Todo esta en control, no importa lo que ocurra debemos mostrar siempre que somos más fuertes que cualquier persona. Nuestra fortaleza reside en no dejarnos someter a los instintos, el único instinto permitido es aquel que te hace sobrepensar cualquier movimiento. Cuando era pequeña pensaba en que haría ella y así actuaba, aún hoy a mis veintiséis años sigo pensando en que haría ella. Incluso en lo que sería el peor día de mi vida, pienso en como haría mi madre para acomodar su mierda y salir a flote de esto. Cualquier hija pensaría en llamar a su madre para recibir los consejos necesarios, no está hija. Se me revuelve el estómago de pensar en los sonidos que haría, por que esta mujer ha dominado el difícil harta del control de sus emociones, pero después de tantos años sé que hay un largo silencio para recriminar y un corto silencio para decepción, hoy no necesito eso de nadie. Reviso mi teléfono ya con mis ojos más descansados son las nueve de la noche, he llegado por inercia a un lujoso bar en el centro de la ciudad esta en la zotea de un elegante hotel, que gracias a dios no es propiedad de mi familia o de algún amigo de mis padres. No tengo ganas de rendir cuentas del porqué he elegido llorar en el rincón oscuro de la barra de un bar, porqué no he elegido un cóctel elegante de colores estridentes, en cambio, bebo el mejor whisky que había para ofrecer. Estoy tentada a exigir la botella, reservar una suite y beber de ella hasta que encuentre la cura para lo que estoy sintiendo. Todo se fue al carajo, ese pensamiento va y viene en mi cabeza ¿Cómo es posible que no lo viera venir? ¿Cómo dejé que algo así ocurriera? Muchas preguntas que debo responder, no hay tiempo. Si antes el tiempo era mi carcelero ahora es mi verdugo, el reloj avanza. Estoy tentada a beber hasta adormecer todo lo que siento. Nunca había sentido tanto dolor en mi pecho, creo que mi corazón se ha roto. Ni siquiera sabia que tenía uno para empezar. No llore cuándo murió mi abuelo quien era la única persona que me demostró amor, alegría y me dio tantas herramientas para enfrentar esta vida solitaria. No llore cuando escuche a mis amigos hablar de que parecía no tener corazón y que lo más probable era que si alguien me tocaba se congelará de ahí mi apodo durante todo el tiempo que estuve en el internado de reina del hielo. No llore en tantas ocasiones en las cuales debí hacerlo, que incluso le pregunté al doctor de mi familia si acaso mis lagrimales podrían están dañados, él amable sólo río diciendo: "Tan sólo fuiste programada para no llorar" Era, hasta hoy, un robot programado para no llorar o sentir. Ahora después de pedir mi segundo vaso de whisky aún considerando si debo beber de la botella en el suelo de una lujosa habitación me detengo a observar el lugar hay algunos grupos de personas, parece una noche tranquila debe ser a que es miércoles, la mayoría de las personas trabaja y no sale a beber a un bar hasta tan tarde. Yo incluida, además tampoco frecuento lugares así. No es mi estilo sentarme en la barra de un bar a beber o juntarme con amigos para una noche de copas. Creo que nunca me he emborrachado en mi vida, otra cosa que agregar a la lista de cosas pendientes para mi próxima reencarnación. No hay forma que en esta vida pueda hacer algo de lo que mentalmente agregó a esa lista que casa vez engrosa más y más, tan patético como suena eso. Vuelvo a levantar la vista para ver el bar, veo un grupo de mujeres quienes habla y ríe muy fuerte, las veo vestidas con vestidos cortos pegados a sus curvilineos cuerpos. Mi yo de las siete de la noche las hubiera mirado sin ningún tipo de emoción, con indiferencia en un movimiento audaz para demostrar que ellas no son mejores que yo y el alfa soy yo. Más inteligente y destructiva siempre, porque cuando las personas saben el lugar que tienen es más fácil para todos que sepan donde deben estar. Esta yo de las nueve de la noche, las envidia y no tiene reparos en reconoce aquello. Odio estar sola en un bar desearía tener una amiga a quien llamar en estos momentos, alguien que me dijera que mataría con sus manos a quien me hace llorar y cómo enterrar su cuerpo. Las escucho reír y creo que mi cara es la de un persona a dieta viendo una pastelería, podría comer pero me haría daño. Pésima analogía ahora además de pena tengo hambre. Otra vez miro alrededor del bar al otro costado de cerca de los ventanales que dan a la hermosa vista de las luces hay un grupo de hombres. Todos con camisas blancas, corbatas y ese aspecto de haber estado trabajando durante largo tiempo. Al parecer están bebiendo después del trabajo si puedo apostar, ganaría seguro. El abuelo me enseñó a observar a las personas, decía que todos contamos nuestra historia en silencio. Veo otras personas compartiendo en mesas individuales,nada tan llamativo como aquellos dos grupos. Pierdo el hilo de mi estudio cuando la atención de todos se enfoca en una pareja que al parecer está teniendo una discusión que escala de a poco. La mujer es hermosa, cabello largo rubio y un vestido rojo que deja la espalda abierta, su pareja es igual de atractivo lleva una camisa negra, tiene las mangas dobladas y se puede ver sus brazos entintados. Un cabello castaño que está despeinado, una cara que perfecta que grita masculino en toda ella. Escucho como la mujer le grita, le reclama hasta el punto que toma su copa y se la arroja en su cara. Segundo más tarde toma sus cosas y se larga del lugar. Todos vuelven a sus actividades, el hombre en cambio se levanta de su mesa y se dirige a la barra sin esperar a la camarera para que le ayude a limpiarse. No puedo dejar de mirarlo, es hermoso. Es alto, atlético y me hace preguntarme que hace para llegar a tener ese cuerpo hay que rendir un altar a su entrenador. Camina seguro de sí mismo, nadie pensaría que esta pasando algún tipo de problema o que hace unos segundos todos miraban sin disimulo en si dirección. Una vez en la barra apoya sus antebrazos en ella, luego gira la cabeza hasta posar sus ojos en mí. El mundo parece perderse en estos instantes, nada existe al alrededor nuestro. Me siento desnuda, siento que soy un cristal en donde el puede ver todo lo que hay en mi interior. No pienso en nada, no existe nadie para mí, solo él y su mirada intensa. Desliza una sonrisa amplia que es capaz de destrozar lo poco de la cordura que queda en mí, contrario a todo pronóstico, le devuelvo la sonrisa. La más honesta que alguna vez le he dado a alguien se la entrego a él. Habla con el cantinero quien se aclara la garganta para atraer su atención, yo espero paciente mientras vuelvo la vista al fondo de mi vaso. Espero que se acerque, lo peor deseo que se acerque. Quiero saber sus secretos, su nombre, su historia. Quiero oler su perfume y saber si puede hacerme reír otra vez. Estoy perdida. Levanto la vista sin disimular, él atractivo hombre se ha marchado de la barra. Ya no está en el bar. Mi corazón palpita lento, en un suave latido creo que esta despertando.

editor-pick
Dreame-Editor's pick

bc

Her Triplet Alphas

read
7.6M
bc

The Heartless Alpha

read
1.6M
bc

My Professor Is My Alpha Mate

read
481.5K
bc

The Guardian Wolf and her Alpha Mate

read
532.1K
bc

The Perfect Luna

read
4.1M
bc

The Billionaire CEO's Runaway Wife

read
620.1K
bc

Their Bullied and Broken Mate

read
477.7K

Scan code to download app

download_iosApp Store
google icon
Google Play
Facebook